El vicesecretario de comunicación del PP, Pablo Casado, presidirá una de las cinco comisiones del partido en Madrid, la de Electoral, de modo que pueda ser miembro orgánico del mismo pero sin necesidad de una dedicación exclusiva. La primera ejecutiva regional bajo la presidencia de Pío García Escudero se renió en la tarde de este lunes con otras novedades, entre ellas, la purga de nada menos que de 24 secretarios ejecutivos, que pasan de los actuales 42 que había nombrado Cristina Cifuentes a 18 y elimina una de las seis vicesecretarías.

Casado presidirá el Comité Electoral, donde acabará dando el visto bueno a su propia candidatura si bien encabeza la lista a la Comunidad de Madrid o la ayuntamiento de la capital de España.

Asimismo, tal y como adelantó El Independiente, se reduce a la mitad el equipo de dirección de Cristina Cifuentes, donde no sólo hay una  merma considerable de secretarios de área sino que salen muchos de los que la expresidenta de la Comunidad de Madrid situó al frente de 42 secretarías de área.

«Equipo electoral»

Se abre así una nueva etapa en la que el PP de Madrid va a funcionar como un «equipo electoral», con la vista puesta en los comicios locales y autonómicos de mayo del año que viene para intentar recuperar el terreno perdido con el escándalo del máster de Cifuentes y del posterior y antiguo vídeo que aceleró su dimisión.

En cuanto a la proclamación de las candidaturas y habida cuenta de que partidos como Ciudadanos no tienen previsto iniciar su proceso de primarias hasta enero o febrero del año que viene, no es descartable que, fiel a su estilo, Rajoy no decida las mismas hasta muy avanzado el calendario, contra la intención inicial de adelantar Madrid y Valencia a antes del verano, por entender que son las dos plazas más importantes a conquistar.  Ahora el temor es que se abra un proceso de desgaste contra cualquier nombre que se proponga, y ponen de ejemplo «el acoso» que, a su decir, ha sufrido Casado en estas semanas a cuenta de su currículum académico.