Política

García Escudero pasa página: laminará a la mitad de la ejecutiva de Cifuentes en Madrid

La nueva dirección reducida se erigirá en "comité electoral" para preparar los comicios locales y autonómicos de mayo de 2019

Toma de posesión de Ángel Garrido, junto a Pío García Escudero, Sáenz de Santamaría, Cospedal y Báñez.

Toma de posesión de Ángel Garrido, junto a Pío García Escudero, Sáenz de Santamaría, Cospedal y Báñez. EFE

La mitad de los miembros de la ejecutiva del PP de Madrid tendrán que despedirse de su cargo tras la caída de Cristina Cifuentes. El nuevo presidente de los populares madrileños, Pío García Escudero, tiene previsto adelgazar la ingente estructura del partido que ha heredado de la hoy dimisionaria con la idea de darle la vuelta, terminando con los últimos vestigios de “cifuentismo”. Fuentes de Génova han admitido que se procederá “a una reducción de la estructura con renovación de caras y de cargos” y los que se salven de la “limpia” cambiarán, con toda probabilidad, sus actuales responsabilidades.

Además de por el deseo de abrir una nueva etapa en el PP madrileño, García Escudero y su secretario general, el diputado Juan Carlos Vera, -que fue coordinador de la campaña electoral de Cifuentes en 2015- han cogido las riendas de una organización que “parece el listín telefónico”, por el gran número de miembros que tiene el comité ejecutivo regional. Nada menos que 57 cargos entre presidente, secretario general, coordinador general, presidentes de comité, tesorería, defensor del afiliado, secretario de actas, vicesecretarios y secretarios de área. Todo ello sin contar con los 25 vocales más los miembros natos por cargo institucional, como lo es el propio Ángel Garrido.

La nueva ejecutiva reducida se erigirá en «comité electoral»

En fin, una mega estructura a la que García Escudero quiere poner fin para diseñar un modelo mucho más ágil con un solo objetivo: preparar al partido para los comicios locales y autonómicos del 26 de mayo del año que viene. La nueva dirección va a tener más “de comité electoral que de organigrama partidista”, explican los mismos medios consultados. Todo su trabajo va a estar orientado estos meses a recuperar el terreno perdido tras las polémicas en torno a Cifuentes, primero por el máster de la Universidad Rey Juan Carlos y segundo por la sustracción de dos botes de crema en un gran centro comercial, que ella siempre negó.

Además de la incorporación de Pablo Casado al PP de Madrid, ya anunciada por García Escudero, lo más factible es que se refuerce la posición de aquellos dirigentes que, como los diputados autonómicos Alfonso Serrano o Álvaro Moraga, están en la secretaría de Organización y Electoral que dirige Vera o han formado parte de los comités electorales del PP para las elecciones generales.

Madrid, plaza prioritaria

Madrid es plaza prioritaria para Mariano Rajoy, hasta el punto de extenderse el temor de que si se pierde el bastión de la Comunidad y no se recupera, además, el ayuntamiento de la capital, la onda expansiva de ese fracaso pueda alcanzar a las generales que, como muy tarde, deben celebrarse un año después. Los sondeos de intención de voto en Madrid publicados en las últimas semanas no son muy halagüeños para  los populares.

No deja de ser paradójico que la planta séptima de Génova no impusiera una gestora en el PP de Madrid, como era la intención inicial, y se limitara a nombrar a un nuevo presidente y secretario general. Parecía una explosión controlada, destinada a no hacer sangre innecesariamente entre la gente de Cifuentes, aunque en la práctica poco va a quedar del equipo que la ex presidenta diseñó en el XVI congreso regional que se celebró hace poco más de un año, en marzo de 2017.

García Escudero admite, sin embargo, “no tener prisa” para acometer los cambios que tiene en mente. Su doble condición de líder de los populares madrileños y presidente del Senado le obliga al equilibrismo para no confundir un papel institucional con otro de carácter político, aunque haya regresado a una casa que dirigió durante once años, entre 1993 y 2004. Entonces le tocó mediar entre las distintas y poderosas “familias” madrileñas representadas por Rodrigo Rato, Alberto Ruiz-Gallardón y José María Álvarez del Manzano.

Problemas de agenda retrasan la primera reunión del PP post Cifuentes

A no mucho tardar deberá reunir a ese ingente comité ejecutivo para anunciar los cambios internos y arrancar la nueva etapa, tal y como le ha pedido su jefe de filas. Pero ni siquiera hay fecha para el primer encuentro del PP postcifuentes, que también ha aparcado las reuniones del comité de dirección los lunes por la mañana.

Esta semana se presenta harto complicada de agenda. Este lunes toma posesión del cargo como presidente de la Comunidad de Madrid, Ángel Garrido, que anunciará cambios en su gobierno con la creación de una nueva consejería de Justicia y una portavocía, que ejercía él. El martes y miércoles vienen marcados por la actividad parlamentaria en torno a los Presupuestos Generales del Estado, lo que impide al secretario general del PP de Madrid preparar una reunión de la ejecutiva. El jueves hay pleno en la Asamblea regional, por lo que, en principio, no habría hueco hasta el viernes próximo para echar a andar con la anunciada nueva etapa.

Comentar ()