Política

García Escudero incorporará a Casado en el PP de Madrid y defiende su idoneidad como candidato

Maillo asegura que Casado saldrá "reforzado" y pide explicaciones a Villacís, que nombró a Alberto Pérez de Vargas, ex director del Cisneros, "concejal-vecino" de Chamartín

logo
García Escudero incorporará a Casado en el PP de Madrid y defiende su idoneidad como candidato
Garrido durante su investidura.

Garrido durante su investidura.

Resumen:

Nunca esperé protagonizar ahora este debate de investidura”, ha dicho casi al arranque de su intervención el sustituto de Cristina Cifuentes en la presidencia de la comunidad de Madrid, Ángel Garrido.

Este jueves se celebra la primera sesión del debate y lo hace arropado por Génova y los principales dirigentes de esto nuevo PP de Madrid, esto es, el ahora líder regional y presidente del Senado, Pío García Escudero, y el secretario genial, Juan Carlos Vera. También le ha arropado el coordinador general popular, Fernando Martínez Maillo, y el  portavoz del PP en el ayuntamiento de Madrid, José Luis Martínez Almeida, además de un puñado de diputados nacionales.

A diferencia de su intervención institucional con motivo de la Fiesta del Dos de Mayo, donde no citó en ningún momento a la dimitida Cifuentes, ha aludido a ella como una “profesional entregada al servicio público, que en estos años ha gobernando la Comunidad de Madrid con dedicación y acierto, en circunstancias muy difíciles”.

Este jueves se ha celebrado la primera sesión del debate de investidura del sucesor de Cristina Cifuentes, Ángel Garrido, y lo ha hecho arropado por Génova y los principales dirigentes del nuevo PP de Madrid, esto es, el ahora líder regional y presidente del Senado, Pío García Escudero, y el secretario general, Juan Carlos Vera. También le ha arropado el coordinador general popular, Fernando Martínez Maillo, y el  portavoz del PP en el ayuntamiento de Madrid, José Luis Martínez Almeida, además de un puñado de diputados nacionales. En este contexto, García Escudero ha anunciado su intención de contar con Pablo Casado en la ejecutiva regional del partido al margen de la polémica sobre las condiciones en que se sacó la carrera de Derecho. “Yo voy a contar con él”, ha dicho el también presidente del Senado para expresar su deseo de que “me gustaría que todo esto, que está bastante enmarañado se aclarara cuanto antes y para bien. Por supuesto voy a contar con Casado para la directiva del PP en Madrid porque es uno de sus puntales”. Asimismo, ha defendido que el portavoz popular está en posición de ser candidato del PP en las elecciones locales y autonómicas de mayo del año que viene. “Por supuesto”, ha dicho como respuesta a una pregunta en este sentido.

La sesión de investidura ha estado dominada en los pasillos de la Asamblea de Madrid, por las informaciones en torno a la carrera de Casado, al que Maillo ha sustituido para permitirle explicarse ante los medios de comunicación. El número tres del PP ha afeado a Ciudadanos el nombramiento del “concejal vecino” de Chamartín, en alusión al ex director de la Cardenal Cisneros, Alberto Pérez de Vargas, que acusó a Casado de aprobar fraudulentamente por presiones de, entre otros, Esperanza Aguirre, y luego se ha desdicho en un torrente de declaraciones incoherentes. Cree Maillo que la portavoz de Ciudadanos en el Ayuntamiento de Madrid, Begoña Villacís, “tendrá que dar alguna explicación de eso”.

Maillo asegura que Casado “va a salir reforzado y, si no, al tiempo” y pide explicaciones a Villacís

Ha negado, en todo caso, la existencia de “fuego amigo”. Dice que “es fuego enemigo, y de fuera del PP”, para aseverar a continuación que “no hay nada sobre Pablo Casado, no hay absolutamente nada. Es una persona muy honrada, que ha demostrado una gran preparación. Ese nivel de exigencia que se les pide a algunos dirigentes del PP porque tienen futuro, viene de fuera y de eso va a salir reforzado y, si no, al tiempo”, ha asegurado.

La de Casado ha sido la gran ausencia de un acto que termina de enterrar la “era Cifuentes”, porque aunque Garrido ha apelado a ella y se ha declarado heredero de su gestión, intenta pasar página. “Nunca esperé protagonizar ahora este debate de investidura”, ha dicho casi al arranque de su discurso Ángel Garrido. A diferencia de su intervención con motivo de la Fiesta del Dos de Mayo, donde no citó en ningún momento a la dimitida Cifuentes, ha aludido a ella como una “profesional entregada al servicio público, que en estos años ha gobernado la Comunidad de Madrid con dedicación y acierto, en circunstancias muy difíciles”.

En un discurso muy institucional, más propio de una larga legislatura que de una interinidad de poco más de 10 meses hasta las próximas elecciones locales y autonómicas, la ha querido recordar “con el respeto que merece, como persona y como presidenta de esta comunidad”. Tras defender que “no aspiro a más, pero tampoco a menos” ha expresado su disponibilidad a gobernar en un “intensa” recta final de legislatura.

Garrido ha indicado en su intervención que “con la misma sinceridad que les confieso que no esperé vivir esta situación, también les digo que no voy a rehuir de mi responsabilidad ante los madrileños, ante mi región, y, si me lo permiten, ante mi partido”. Y si hoy se tenía que investir a un nuevo presidente de la Comunidad, “no se debe a problemas de gestión del equipo que ha venido  gobernando, ni tampoco a la situación de la región, que es objetivamente mejor que en 2015”.