Envejecida, conservadora, recia y cargada de joyas del románico: Zamora es una capital de provincia castellana como Dios manda en la que un comunista obtuvo el 29,10% de los votos en las últimas elecciones municipales. Sorprendiendo a todos, Paco Guarido (Izquierda Unida) se encaramó a la alcaldía en mayo de 2015 tras un pacto con el PSOE y después de pasar muchos años en la oposición, desde la que realizó una labor pedagógica que terminó aupándolo.

Sucesor de la caída en desgracia Rosa Valdeón -enfrentada al coordinador general del PP Fernando Martínez Maíllo- y completamente reacio a la confluencia con Podemos, Guarido (1958), al que nunca se le ve enfundado en un traje, repasa con El Independiente la situación de su formación, su amistad con el padre de Pablo Iglesias o su choque con sectores de la Iglesia.

Garzón e IU

Pregunta.- Este domingo IU vota si confluye en las municipales y autonómicas. ¿Cómo ve a IU?

Respuesta.- En un proceso de entreguismo a Podemos. La confluencia no es lo que preveía la constitución de IU como movimiento político y social. Más que un referéndum, lo de ahora es un plebiscito sobre una decisión puramente electoral tomada por la dirección. Veo a IU más debilitada, con menos militantes, menos visibilidad y menos fuerza. Y no porque no la tenga, sino porque no se apuesta por ella.

Garzón tiene mayoría pero su corriente va perdiendo fuelle»

P.- A Alberto Garzón hasta ahora lo ha respaldado la militancia.

R.- No tengo mucho tiempo para seguir los procesos internos. Si ha conseguido respaldo, no ha sido en Zamora. Aquí hicimos hace meses una consulta entre nuestra militancia y por inmensa mayoría salió que fuéramos solos en las autonómicas, municipales y nacionales. Pero sí, naturalmente Garzón tiene el respaldo de la mayoría. Su corriente también va perdiendo fuelle en bastantes provincias. Nuestra visibilidad está quedando en un segundo plano.

P.- ¿Su relación con la dirección está rota?

R.- Yo no tengo ninguna relación con la dirección porque soy un militante más.

P.- Pero usted es el único alcalde de una capital de provincia. Es un símbolo.

R.- Yo con la dirección nacional solo me relaciono a través de la dirección provincial y de la autonómica, la de Castilla y León. No tengo nada roto: la discrepancia es la discrepancia y tendremos que respetarnos.

P.- IU por lo tanto no está finiquitada…

R.- Si seguimos por el mismo camino, claramente en unos años no seremos nadie. Algunos aspiramos a cambiar el rumbo. Solo hay que ver lo que era IU hace cuatro o cinco años y lo que es ahora. Presencia en el Parlamento, presencia en medios de comunicación… La dinámica de los acontecimientos va a llevarnos a la nada. Muchas veces los medios ni siquiera decís, y me parece lógico, el nombre completo del grupo, “Podemos” en vez de “Unidos Podemos”. En el Parlamento podemos presentar una proporción mínima de iniciativas con relación a las que puede presentar Podemos, y así todo.

Los medios dicen Podemos y no Unidos Podemos»

P.- ¿No cree que IU tenía un techo electoral? Éste se dio hace más de 20 años con Julio Anguita…

R.- En algunas encuestas antes de la aparición de Podemos se nos daba por encima del 15%. Aquí no se trata solo de sacar el 20%, el 30% o el 40%; se trata de ser fieles al programa, a los principios. Para ganar a lo mejor hay que hacer como otros partidos que cambian de ideología de la noche a la mañana. Ahora mismo no aparecemos en las encuestas, pero sí da la sensación de que la simpatía hacia nosotros crece y hacia Podemos baja. Si se mantiene la coalición, creo que se debe más al contrapeso en positivo nuestro que a la aportación de Podemos. Muchos no queremos conquistar a cualquier precio el poder, sino hacerlo siendo consecuentes. Podemos cambia de opinión veinte mil veces y va dando bandazos, que si el asalto a los cielos, que si pasamos de la casta a investir al PSOE sin pedir nada a cambio… de esos bandazos creo que les viene el escaso prestigio. Nosotros nos mantenemos estables aun con porcentajes bajos. Tenemos que ser creíbles.

No quiero conquistar el poder a cualquier precio, dando bandazos como Podemos»

P.- ¿No está contento con la moción de censura que ha llevado a Pedro Sánchez a la Presidencia?

R.- No, no, me he alegrado mucho con la moción, y esa alegría se respira en la calle. Pero Unidos Podemos debería de haber sacado una contrapartida, un mínimo de programa. Cuando se intentó en diciembre de 2015, IU y Podemos llevaron una serie de planteamientos que fueron en gran parte aceptadas por el PSOE. Cuando le das el voto a alguien lo normal es que haya ciertos compromisos. Solo digo eso.

Confluencia con Podemos

P.- ¿Ve a Podemos entonces como un rival?

R.- No, no lo veo así. Cuando hemos votado en Zamora que queremos ir solos a las elecciones, inmediatamente después decimos que después de las elecciones hay un socio de coalición preferente que es Podemos. Obviamente al principio todos nos hacemos competencia a todos.

P.- ¿No es posible en Zamora la confluencia municipal?

R.- Aquí hemos hecho una votación provincial y ha salido lo que ha salido, más del 90% de votos de la militancia respaldando nuestras siglas. Este fin de semana hay otra votación promovida por la dirección federal en la que podrán votar los simpatizantes. Ya veremos qué sucede. No estamos obligados a ir en listas si así lo decide una circunscripción.

La dirección regional de IU me ha transmitido que podremos ir en solitario»

P.- Si después de la votación del domingo la dirección nacional les obliga a confluir, ¿qué?

R.- Vamos a ver: la dirección regional y el coordinador de Castilla y León José Sarrión nos han transmitido y garantizado que IU Zamora podrá ir en solitario. Pero yo no lo veo claro. Las direcciones de Podemos, IU y Equo sellaron un acuerdo para confluir en las elecciones (Unidas Podemos Izquierda Unida Equo, UPIUE), con excepciones. Sería válida entonces en un municipio una candidatura que se llame ‘Unidas IU’ o ‘Unidas Podemos’.

Pero lo que nadie me deja claro es qué ocurriría en casos como Zamora si en las asambleas de los dos partidos se decide concurrir de forma separada. ¿Sería posible competir entre ‘Unidas IU’ y ‘Unidas Podemos’? He preguntado y nadie me lo sabe explicar. Queremos ir en solitario y luego explorar una coalición: aquí gobernamos con el PSOE y no se nos han caído los anillos, lo vemos normal. Podemos no podía ver ni en pintura al PSOE y ahora…

P.- ¿Ha visto a Garzón desde que es alcalde?

R.- Sí, estuvo por aquí hace menos de un año. Fue bien recibido, sin ningún problema.

Garzón ha visitado Zamora. Mi relación con él es buena, a pesar de las discrepancias»

P.- ¿Cómo es su relación con él?

R.- Buena. Él sabe cómo piensa la organización en Zamora y nosotros sabemos cómo piensa la dirección nacional. Sabemos que son mayoritarios, la correlación es así.

Guarido en una rueda de prensa municipal.

Guarido en una rueda de prensa municipal.

P.- No solo la dirección nacional, sino también IU a nivel regional. ¿Zamora es el poblado de Astérix?

R.- Pero solo al nivel de las capitales de provincia. Si nos vamos a los pueblos de toda España, las siglas de IU estuvieron presentes en muchos ayuntamientos. En Benavente, aquí al lado, en Villaralbo… son pueblos importantes de Zamora. Respetamos otras fórmulas, Valladolid Toma La Palabra, Imagina Burgos, Ganemos Palencia…, pero pedimos que no se minusvalore la fuerza de nuestras siglas en solitario.

P.- El padre de Pablo Iglesias, Javier Iglesias, es un viejo conocido en la izquierda zamorana.

R.- Javier ha ido siempre en las listas del PCE y de IU en Zamora hasta 2011. Tengo una buena relación con él. Es verdad que en los últimos años nos hemos visto menos: está entre los fundadores de Podemos en la ciudad, y lógicamente ni yo voy a sus asambleas ni él a las nuestras. Nos vemos en manifestaciones, actos, Zamora es una ciudad pequeña en la que todos nos conocemos… nuestra relación es normal.

Pablo Iglesias puede gastarse el dinero en lo que quiera. Yo no habría hecho referéndum»

P.- ¿Qué opina de su hijo Pablo Iglesias?

R.- Que es el dirigente de un partido político que, como partido, ha cambiado muchas veces de opinión. Canalizó mucha rabia en un momento determinado y ahora se está desinflando.

P.- ¿Y del caso del chalé en Galapagar?

R.- Uno se puede gastar su dinero en lo que quiera. Jamás criticaría a nadie de IU por comprarse lo que quiera con su dinero. Lo que no me parece es que tenga que procederse a ratificar esa decisión en plebiscitos. Con el dinero limpio que uno gana yo jamás habría hecho eso. El problema de Iglesias es que criticó unas determinadas cosas en un determinado momento y ahora es víctima de sus propias circunstancias, y por la boca muere el pez.

P.- ¿Qué le parece Errejón?

R.- ¿Errejón? No tengo ninguna opinión especial sobre él, lo juzgo en el mismo plano que a Pablo Iglesias. No tengo muchas referencias de él.

P.- ¿Y Carmena? ¿Colau?

R.- De todos los alcaldes de eso que llaman “las ciudades del cambio” tengo una opinión buena. Lo que nunca he entendido es por qué siempre que se cita a ciudades del cambio nunca se cita a Zamora. Tan ciudad del cambio somos nosotros como Barcelona, Madrid, Zaragoza…

Zamora y la Iglesia

P.- ¿Se ve repitiendo? Se dice que el Ayuntamiento se entrega más a la deuda que a las obras.

R.- En estos tres años a nivel local no se ha publicado ninguna encuesta. Antes siempre se publicaban en los medios. Pues bien: si se hiciera una creo que el resultado sería muy bueno para nosotros. No todo son obras, pero las obras son lo que más se ve. Hemos hecho también cosas inmateriales: lanzamos presupuestos participativos por primera vez, y ocupamos un lugar muy destacado en el ranking de Transparencia Internacional viniendo de muy abajo; hemos adoptado decisiones sobre Memoria Histórica que en una ciudad conservadora eran impensables; hemos quitado la medalla de oro a Franco y a todos los ministros suyos galardonados, hemos homenajeado a los 43 empleados municipales despedidos tras la Guerra Civil, seis de los cuales fueron asesinados… Y lo hemos hecho con traquilidad.

Antes siempre se publicaban encuestas. Ahora no hay ninguna en Zamora»

Heredamos muchas obras iniciadas y frustradas que nos ha tocado gestionar. Y las estamos terminando. Las obras en el Banco de España para llevar la sede de la Policía, la escuela de adultos y una biblioteca en Matadero, que es una obra abandonada que llevaba ocho años en marcha y está con el esqueleto… Lo vamos a terminar todo esta legislatura, además del clásico asfaltado, cambio de aceras, etcétera. Me parece que nuestra gestión ha sido bastante buena a pesar de que Montoro nos obligue a amortizar deuda. Hemos pasado de no tener déficit a una situación de bonanza envidiable.

P.- Ha chocado con sectores de la Iglesia por no abrir la Semana Santa.

R.- Vamos a ver: marcamos unas pautas al inicio del mandato con relación a la Semana Santa para separar actos civiles y religiosos. En el Salón de Plenos se ceremoniaban los típicos actos adorando a la Virgen: todo eso se cortó y yo dejé de abrir los días grandes de Pascua. Ahora hemos tenido un problema con el Obispado, y no voy a decir la Iglesia porque ésta es muy amplia y no es lo mismo: la procesión del Corpus Christi, por coincidencia en las fechas, debía compartir espacio este año con la Feria del Libro, que patrocina el Ayuntamiento. El Obispado pidió que se suspendiera la feria y dijimos que no: que tanto respeto merecía un evento como el otro. Así que el Obispado nos ha atacado por la vía de la recogida de firmas en iglesias destacando que hemos prohibido el Corpus, lo cual es falso. Muchos católicos sin embargo han entendido nuestra posición y la comparten. Pero lo peor es que desde el Obispado se hecho un llamamiento para que el año que viene no vuelva a repetirse la situación. Y yo eso lo entiendo como una llamada para no votar a IU.

El Obispado de Zamora ha hecho un llamamiento para que yo no repita en 2019″

P.- Usted inauguró el AVE entre Madrid y Zamora. ¿Qué opina de la alta velocidad?

R.- Con el AVE somos pragmáticos en IU: hacemos una apuesta por la red de ferrocarril convencional y no por la red de alta velocidad, que se lleva aplastantemente la mayoría de la inversión y es muy cara. Ahora bien, hecha la vía no nos queda más remedio que apoyarla y promocionarla, ya que nos proporciona una vía de comunicación con Madrid muy buena. Otras líneas en cambio, como las que recorren Sanabria, han ido abandonándose. Habría que recuperarlas.