PolíticaUNIDOS PODEMOS

CIS: IU se hace fuerte en Unidos Podemos y copa un tercio de intención directa de voto

Izquierda Unida mira de tú a tú a Podemos y mantiene su electorado, frente al desplome que experimenta el partido de Pablo Iglesias

logo
CIS: IU se hace fuerte en Unidos Podemos y copa un tercio de intención directa de voto

Alberto Garzón y Pablo Iglesias, en el Congreso. EUROPA PRESS

Resumen:

Izquierda Unida gana impulso electoral dentro de la coalición de Unidos Podemos en el Congreso de los Diputados. El partido federal ha crecido un 50% en un año en cuanto a intención directa de voto, según los datos del CIS. Si en enero de 2017 los de Alberto Garzón copaba un 24,24% de la intención directa de voto de la alianza con Podemos, en la encuesta del pasado enero IU se alzó con el 36,5% de los apoyos. Es decir, de cada tres votos para Unidos Podemos, uno es de IU, según desprende el análisis de los datos publicados por el Centro de Investigaciones Sociológicas.

El Centro de Investigaciones Sociológicas publica trimestralmente un barómetro electoral reconocido de forma unánime como el más fiable del país por la amplitud del muestrario. En febrero, mayo, agosto y noviembre se publican los estudios elaborados en base a las encuestas recogidas el mes anterior. Después de publicar los barómetros electorales, el CIS publica los ficheros de microdatos que ofrecen al detalle el resultado de las encuestas. En estos apartados se observa la evolución de ambas fuerzas dentro de la coalición en el Congreso de los Diputados.

En el histórico de datos se observa el impacto de algunos acontecimientos, como la irrupción de Podemos en las elecciones europeas, los primeros comicios en los que concurrió el partido de Pablo Iglesias, en mayo de 2014. El CIS de julio de ese año incluyó por primera vez a Podemos, que arrancó con un 11,9 % en intención de voto frente al 6,2% de IU, que descendió ante el auge de Podemos. La intención directa de voto que muestra el CIS corresponde a la respuesta espontánea que dan los encuestados, mientras que la estimación de voto es el resultado de estas respuestas tras la llamada cocina del CIS, por la que se aplican distintas variables como el recuerdo de voto.

Mientras IU se mantiene en intención de voto, Podemos se desploma y pierde 10 puntos

Podemos e Izquierda Unida emprendieron caminos separados en las primeras elecciones generales y se aliaron para el 26J. El partido de Garzón ha mejorado ligeramente en cuanto a intención de voto frente al barómetro post electoral del 20-D, cuando el partido de Garzón se presentó en solitario. En enero de 2016, un 3,3% de los ciudadanos aseguró que votaría a Izquierda Unida. Este enero, un año y medio después de confluir en Unidos Podemos y perder visibilidad propia en el Congreso de los Diputados, IU obtenía un 3,4% en intención de voto, una décima más que hace dos años. Esto significa que en caso de que hubiera elecciones, si IU fuera por separado, marcara perfil propio y compitiera con Podemos, estaría en disposición de mejorar los resultados de 2015.

Mientras IU mantiene la tendencia y conserva a su electorado, Podemos se convierte en un lastre electoral para la confluencia y se desploma, perdiendo más de 10 puntos en dos años. En enero de 2016, Podemos soñaba con el sorpasso al PSOE. Las encuestas le situaban como segunda fuerza y el CIS le daba el 15,8% en intención directa de voto. En enero de 2018, dos años después, Podemos obtiene un 5,9% frente al 3,4% de Izquierda Unida, que gana peso relativo dentro de la  confluencia.

Izquierda Unida duplica en dos años su peso en relación con Podemos

O dicho de otra forma: en la relación entre Podemos e Izquierda Unida, Pablo Iglesias tenía hace dos años un 82,7% de la tarta mientras que Garzón se conformaba con el 17,2%. Ahora IU ha duplicado su peso. La caída de la intención directa de voto del partido morado hacen que Izquierda Unida domine el 36,56% del pastel, más de una tercera parte.

Izquierda Unida mira de tú a tú a Podemos. La diferencia en intención de voto, de dos puntos y medi, le alzan como un competidor real; un partido que puede disputar a Podemos su electorado y que mantiene perfil propio pese a estar en un escenario adverso dentro de la confluencia de Unidos Podemos, donde Iglesias tiene más cuota de pantalla peso que Garzón.

Las cifras de intención de voto sitúan a IU en una posición fuerte a la hora de negociar con Podemos un acuerdo marco para una nueva alianza de cara a las próximas elecciones. El pasado enero Garzón ya mostró su descontento con la actual confluencia de Unidos Podemos y pidió hacer una revisión para obtener más visibilidad dentro del grupo parlamentario. Estos días el secretario de Organización de Podemos, Pablo Echenique, y el de IU, Ismael González, negocian los términos del pacto. Las líneas generales de estas alianzas se presentarán este sábado 12 de mayo en la Asamblea Político y Social de IU, que tendrá que ratificar estos puntos.

La fidelidad del electorado de Izquierda Unida viene apoyado por el arraigo territorial del partido, que en sus 28 años de vida tiene presencia en la mayor parte de los municipios y cuenta con alrededor de 2.300 concejales y casi un centenar de alcaldes. Podemos carece de esta implantación municipal y el pasado enero desmanteló gran parte de su estructura local en pueblos y ciudades. Además, la formación tampoco carece de concejalías municipales como tal, puesto que en las elecciones municipales de 2015 decidió no concurrir como tal sino presentarse a través de confluencias. Sus confluencias sí se hicieron con Ayuntamientos tan importantes como el de Barcelona o Madrid, donde IU también forma parte del gobierno local.

Continúa la caída en intención de voto de Unidos Podemos

El último barómetro del CIS, publicado este martes, confirmaba la caída en intención directa de voto de Unidos Podemos. Si en enero la confluencia obtuvo un 6,6%, ahora pierde una décima y se sitúa en un 6,5%. El peso de IU y de Podemos en este último barómetro aún no se puede determinar al no publicarse los microdatos de la encuesta -la matriz-. El CIS se refiere habitualmente a la confluencia de Unidos Podemos en sus barómetros, aunque algunos indicadores sí distinguen entre las organizaciones de Garzón e Iglesias y arrojan datos reveladores.

Bescansa advirtió de que la ‘cocina’ del CIS maquillaba la caída real de Podemos, como sigue ocrriendo

La caída en intención de voto de este último estudio, muestra lo que es ya una tendencia. La experta en demoscopia de Podemos, Carolina Bescansa, hoy caída en desgracia en el partido, ya venía advirtiendo del desplome de Podemos desde abril del año pasado, cuando publicó uno de los llamados Informe Bescansa que fue publicado en exclusiva por El Independiente.

En el último documento elaborado por la fundadora del partido, tras el CIS del pasado enero, la dirigente volvía a alertar de la fuerte caída de Podemos en intención directa de voto y advertía de que la cocina del CIS maquillaba el descenso real del partido, como también adelantó este periódico.

La simpatía y la fidelidad del voto del último CIS dan a IU un 40% del peso

La intención de voto no es el único dato que muestra tendencias distintas entre Podemos e IU. La simpatía de ambas organizaciones es otro factor que mide el CIS. Preguntados sobre ” cuál de los siguientes partidos siente Ud. más simpatía o cuál considera más cercano a sus propias ideas”, el 6,3% de los ciudadanos eligieron a Podemos, mientras que el 4,1% optó por Izquierda Unida. Entre los votantes de Unidos Podemos el 26J, un 35,3 prefiere a Podemos y un 24,7% se decanta por el partido de Alberto Garzón. En ambos casos se reafirma la tendencia: en la confluencia con Podemos el peso de IU corresponde a un 40%.

El partido de Iglesias es el partido que más rechazo genera en la ciudadanía y un 54,9% asegura que nunca le votaría si hubiera elecciones mañana. En el caso de IU, el rechazo es ligeramente menor, un el 51,7% descarta la posibilidad de darle su apoyo. La cuota de incondicionales, en cambio, no es tan distinta. Un 2,3% de españoles votarían “siempre” a Podemos, mientras que un 1,4% lo haría “siempre” a IU. Algo menos de un punto que da cuenta de la proximidad de ambas fuerzas.