Quim Torra, Carles Puigdemont y Artur Mas han remitido una carta al Rey Felipe VI para pedirle que «aproveche la oportunidad» que ofrecen las próximas visitas del monarca a Cataluña para «abrir una etapa de diálogo» tras la «herida» provocada a su juicio por el discurso del 3 de octubre. En la carta le piden que «reflexione» y le recriminan la «violencia policial» y «los presos políticos».   [Lea la carta aquí]

El presidente de la Generalitat ha anunciado la carta durante la sesión de control parlamentario, en una respuesta perfectamente escenificada a la pregunta del portavoz de JxCat, en plena polémica sobre un eventual plantón de Torra a Felipe VI en la inauguración de los Juegos del Mediterráneo de este viernes en Tarragona.

«Esta semana se inauguran los Juegos Mediterráneos, es una ocasión que nos brinda la historia para recoser lo que la violencia, la represión y la persecución contra el referéndum del 1 de octubre provocó», asegura la misiva remitida a Zarzuela.

Torra no aclara si irá a Tarragona, a la espera de la respuesta de la Zarzuela

Torra no ha aclarado, sin embargo, si piensa asistir a la ceremonia de los Juegos del Mediterráneo, menos aún a la entrega de los Premios Impulsa que organiza la Fundación Princesa de Girona (FPdGi), que tendrá lugar la próxima semana en Vilablareix, tras el veto velado del Ayuntamiento de Girona. Ha deseado «suerte» a Tarragona dando a entender que espera un encuentro previo con el Monarca para justificar su asistencia a los Juegos.

«No puede ser que el Rey se nos dirija para explicar que pasó el 1-O con un discurso como aquel», ha argumentado Torra en el Parlament. «Nadie se le imagina que la Reina de Inglaterra hiciera discurso como el que hizo el Rey», añade para abundar en el mensaje que avanzó este martes su portavoz, Elsa Artadi: «Le pedimos que reflexione sobre lo que está pasando en Cataluña. Deseamos toda la suerte a tarraconenses, pero el Rey tiene que hablar», ha insistido, para dejar en suspenso su participación en los Juegos Mediterráneos.

En la carta compartida con Mas y Puigdemont recriminan a Felipe VI que «en su comparecencia del 3 de octubre abrió una herida en muchos ciudadanos que no habrían creído nunca que el jefe del Estado daría su aprobación a la violenta represión de la policía contra ciudadanos completamente pacíficos», afirma la misiva firmada por el president y los dos últimos ex presidentes nacionalistas de la Generalitat.

La carta recrimina además al Jefe del Estado la existencia de «presos políticos y exiliados», además, de «centenares de ciudadanos perseguidos y represaliados» entre los que citan al rapero Valtonyc para advertir que esta situación «debería interpelarle».

En este contexto, reconocen las «limitaciones constitucionales que os impiden ejercer según que acciones». Pero le reclaman que haga uso de sus «facultades constitucionales» para «arbitrar y moderar entre poderes del Estado».