Política

Miles de personas protestan en Pamplona y las capitales vascas contra la Manada

logo
Miles de personas protestan en Pamplona y las capitales vascas contra la Manada
Concentración en Pamplona contra la libertad provisional de La Manada

Concentración en Pamplona contra la libertad provisional de La Manada. EP

Resumen:

El grito de "no es abuso, es violación" ha vuelto a escucharse en la plaza Consistorial de Pamplona esta tarde en protesta por la decisión de la Audiencia Provincial de Navarra de dejar en libertad bajo fianza de 6.000 euros a los cinco condenados de la Manada. Miles de personas también se han concentrado este jueves en las tres capitales vasca para rechazar la libertad provisional de los agresores.

El grito de «no es abuso, es violación» ha vuelto a escucharse en la plaza Consistorial de Pamplona esta jueves, en protesta por la decisión de la Audiencia Provincial de Navarra de dejar en libertad bajo fianza a los cinco condenados de la Manada.

«Somos mujeres: no vamos a parar» se leía en la pancarta de grandes dimensiones que ha sido desplegada en la plaza, en la que se han congregado unas tres mil personas, según la Policía Municipal, pese a que el espacio ha quedado reducido por el escenario colocado en ella con motivo de un concierto, informa Europa Press.

Junto a esa pancarta los asistentes han exhibido otra con el lema «No es abuso, es agresión, nosotras te creemos», mientras coreaban consignas como «esta justicia es una mierda», «no es no, lo demás es violación» o «basta ya de justicia patriarcal».

Representantes del Gobierno de Navarra y del Ayuntamiento de Pamplona, instituciones personadas en el caso como acusaciones populares, y de diferentes partidos políticos se han sumado a la protesta convocada a través de las redes sociales por el movimiento feminista. Una representante de este colectivo ha leído un comunicado en el que ha asegurado que esta decisión «refuerza» su «enfado» y «rechazo al sistema judicial, que es una herramienta más que reproduce el heteropatriarcado».

«Interpretamos esta decisión como una burla a todas las mujeres, que ningunea nuestra fuerza y nos insulta como movimiento, refleja que la seguridad de las mujeres no es una prioridad para el sistema judicial y que la desproporcionalidad de la justicia se ceba especialmente con nosotras», ha agregado.

Finalmente ha exigido «apuestas institucionales y medidas valientes y el compromiso de todos los agentes políticos y sociales».

Aunque inicialmente se había convocado una concentración, finalmente parte de los asistentes se han dirigido en manifestación hacia la Audiencia Provincial de Navarra, donde han dado una vuelta alrededor del edificio, mientras han continuado coreando sus gritos de protesta.

Miles de personas también se han concentrado este jueves en las tres capitales vasca para rechazar la libertad provisional de La Manada.

En Bilbao, cientos de personas concentradas en la Plaza Unamuno de la capital vizcaína se han situado en torno a una pancarta en la que podía leerse las frases «Solo sí es sí» y «No a la cultura de la violación».

Los concentrados han coreado lemas críticos con la justicia, y eslóganes como «No es un caso aislado, se llama patriarcado», «Tranquila hermana, aquí está tu manada justicia es una mierda» o «Hoy en la calle, mañana violando».

También en San Sebastián, miles de personas convocadas por La Asamblea Feminista de San Sebastián, Donostiako Asamblada Feminista, han participado en una cacerolada que ha partido a las siete de la tarde desde el Boulevard donostiarra bajo el lema ‘Ez dago gure hitza epaituko duenik’ (No habrá quien juzgue nuestra palabra). Basta ya de justicia patriarcal’, informa Efe.

En la marcha, integrada por mujeres de todas las edades, han tomado partes representantes políticos como la diputada de EH Bildu en el Congreso, Marian Beitialarrangoitia, la candidata de la coalición soberanista a la Alcaldía donostiarra, Reyes Carrere, o la coordinadora de Ezker Anitza-IU en Gipuzkoa, Arantza González, entre otros. En Vitoria, las protestas se han convocado a partir de las ocho de la tarde.