El alcalde de Cádiz, José María González, Kichi, se sienta este viernes «con toda la alegría del mundo» en el banquillo de los acusados para ser juzgado por un delito de injurias y calumnias contra varios miembros del anterior equipo de gobierno municipal, que lideraba la popular Teófila Martínez.

El alcalde es juzgado hoy junto al ex edil de Medio Ambiente Manuel González Bauza y a su jefe de gabinete, José Vicente Barcia, en el juzgado de lo Penal Número 5 de Cádiz.

Allí deben responder de la acusación de un delito continuado de calumnias con publicidad y otro de injurias con publicidad que le imputa el PP por haber afirmado que el anterior equipo municipal suministró «a sabiendas» agua contaminada a los 13.000 vecinos del barrio de Loreto en 2014, antes de que se procediera al corte del suministro que afectó a la zona durante catorce días.

Mientras que la acusación del PP solicita penas de 24 y 14 meses de multas, la publicación de sentencia a costa de los procesados en los medios de comunicación donde se difundieran las supuestas calumnias e injurias y la indemnización a los querellantes en concepto de responsabilidad civil, la Fiscalía pide que los acusados sean absueltos.

El ministerio público considera que las declaraciones de los responsables municipales, realizadas en una asamblea en la que informaron a los vecinos del barrio del resultado de una investigación sobre el episodio de contaminación de agua y su gestión ante los medios de comunicación, se enmarcan en la crítica política y no suponen ningún tipo delictivo.

A su llegada esta mañana al juzgado el alcalde de Cádiz, González ha subrayado a los medios de comunicación que llegaba a la vista «con ganas de colaborar» y «contento porque por fin hablamos de lo que pasó en Loreto», con lo que «de alguna manera» se cumple «el compromiso con el barrio».

«Si eso significa que nos tengamos que sentar en el banquillo para responder, lo hacemos con toda la alegría del mundo, porque en el fondo estamos absolutamente satisfechos de conseguir que de una vez se hable de lo que pasó en un barrio durante un corte (de agua) que afectó a mas de 12.000 personas y que nos costó millones de euros a los gaditanos. Tenemos que intentar que no vuelva a repetirse», ha añadido.

José María González ha asegurado que llega al juicio «con toda la tranquilidad del mundo», tras recordar que la fiscalía «no ve delito» en su actuación y que es el PP «el único que se obstina en seguir manteniendo esa judicialización de la vida política».