Política

Galicia lidera el fiasco de militantes que votará en las primarias del PP

Sólo en torno al 7 por ciento de la militancia del Partido Popular se ha inscrito para votar

logo
Galicia lidera el fiasco de militantes que votará en las primarias del PP
María Dolores de Cospedal, en un acto de campaña.

María Dolores de Cospedal, en un acto de campaña. EFE

Resumen:

Algo más de un 7 por ciento de la militancia del Partido Popular se ha inscrito para votar, según los últimos datos que maneja Génova. 66.384 son los afiliados que quieren ejercer su derecho al voto, aunque son datos todavía provisionales. En fin, unas cifras exiguas que demuestran que pesos pesados como Soraya Sáenz de Santamaría, María Dolores de Cospedal y Pablo Casado no han tenido efecto de arrastre de su militancia a los que parece no haberles motivado ni siquiera tener, por vez primera, la opción de elegir en votación directa al líder de su partido y, en consecuencia, a su candidato a la presidencia del Gobierno, pues ambas condiciones van unidas estatutariamente.

4.222 inscritos en territorio de Feijóo

La comunidad que más inscritos lleva es Andalucía, unos 12.119, en consonancia con el mayor número de militantes (169.602) y Valencia 8.974 con 149.177 afiliados. Galicia ha pinchado. Porque a pesar de ser el tercer territorio en número de carnés populares declarados, 101.100, sólo se han inscrito 4.222. Esta desafección gallega se explica en muy buena medida por la negativa del presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, a presentarse para suceder a Mariano Rajoy. En Madrid, cuarta Comunidad en número de afiliación, votarán 10.020.

En Castilla-La Mancha, territorio de María Dolores de Cospedal, se han apuntado 4.803, un 10 por ciento del censo real aunque los datos de Génova hablan de 94.607 afiliados. Aunque la cifra es baja, fuentes regionales del PP explican a El Independiente que en el último congreso regional sólo fueron 3.300. En Castilla y León se han inscrito 6.691 (51.770 militantes) y en Baleares, 2.899 (31.481). La Rioja desborda todas las previsiones porque se han sumado 2.045 militantes de los 5.473 que dice Génova, aunque fuentes territoriales afirman que es un dato de participación del 65 por ciento, asumiendo que su numero de afiliados es menor del oficial.

En Cataluña se han apuntado 1.762 militantes, en Murcia, 2247; en Aragón, 2.116; en Asturias, 1.523; en Canarias, 2.081; en Cantabria, 1.523; en Ceuta y Melilla 242 y 422, respectivamente; y en Navarra, 266.

El «pecado original»

Quizá el pecado original venga de una militancia declarada de 869.000 militantes que pocos saben dónde están realmente. El Independiente reveló que si, nos atenemos a las cuotas de los afiliados, estos no son más de 150.000 afiliados, lo que no está mal pero sí muy lejos de esa ingente cantidad que nunca se ha purgado. De ese modo, los 60.000 posibles inscritos para ejercer su derecho al voto el 5 de julio se convertirían no en un exiguo 7 por ciento, sino por encima en un 40, muy por encima.

El coordinador general del PP, Fernando Martínez Maillo, se ha mostrado esta mañana algo más optimista al estimar que la participación puede llegar al 8 por ciento. «En los últimos congresos autonómicos creo que votó en torno al siete o el ocho por ciento. Creo que la cifra puede andar por ahí», ha señalado en una entrevista en TVE recogida por Europa Press en la que ha afirmado que «no va a haber una gran diferencia entre el congreso autonómico y el congreso nacional en términos de participación».

Aunque ha reconocido que no tiene las cifras concretas porque «se están incorporando algunas provincias», Maillo estima que sólo votarán en las primarias «en torno al 7 u 8 por ciento» de los 860.000 afiliados censados, esto es, entre 60.000 y 69.000, dato que no maneja la comisión organizadora.

García Hernández: «El PP bordea el ridículo»

Por su parte, José Ramón García Hernández, ha presentado un recurso ante la comisión organizadora para que todos los afiliados al corriente de pago puedan votar sin necesidad de haberse inscrito, plazo que finalizó este lunes a las dos de la tarde. Para este candidato a suceder a Mariano Rajoy, exigir la previa inscripción impide que haya afiliados que decidan en el último momento ejercer su derecho al voto, sobre todo tras las sospechas de la más que previsible exigua participación.

«El PP está bordeando el ridículo. Que haya un 7 por ciento de afiliados que puedan votar falsea las primarias. Estamos vulnerando el espíritu de los estatutos», ha argumentado para arremeter contra la comisión organizadora, ante la que ha presentado su protesta e, incluso con la amenaza de impugnar el proceso porque «serían unas falsas primarias».

Críticas de Margallo

El candidato a la presidencia del PP y exministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, considera que la estimación del voto de los militantes, inferior al 10%, para elegir el sucesor de Mariano Rajoy es «ridículamente baja»: «Hubiese esperado una participación de un 80 por ciento de los afiliados».

Así lo ha explicado en una entrevista en RNE recogida por Europa Press, en la que ha asegurado que el número de inscritos, cifrado este martes por el coordinador general del PP, Fernando Martínez-Maillo, en un siete u ocho por ciento de 860.000 censados, «refleja una profunda desafección por parte de la militancia en un momento de emergencia nacional».

Para Margallo, la situación en el PP es «lo suficientemente grave» como para «no darse cuenta de que el separatismo catalán y el Gobierno se aprovechan de las dificultades internas» de la formación ‘popular’ y, en este sentido, ha pedido a la militancia «dar un paso al frente y hacer algo».

En relación al proceso de primarias del PP, en la que se realizará una primera vuelta en la que votarán los afiliados, y posteriormente los comisarios decidirán el presidente ‘popular’, Margallo ha defendido «hacer primarias de verdad, que no estén sometidas a la recolocación de un colegio de compromisarios»

Respecto a la propuesta de la precandidata María Dolores de Cospedal de que, tras la primera votación que realizarán los afiliados, los dos candidatos elegidos se unan en una lista única, Margallo ha señalado que «todo dependerá del programa que el candidato ofrezca», aunque ha asegurado que él, personalmente, no se integraría en ninguna lista, sino que trabajaría «desde la retaguardia» porque aún no ha visto «ningún programa atractivo».