Internacional | PolíticaCUMBRE DE LA OTAN

Trump clama victoria al lograr que los aliados aumenten el gasto en defensa

El presidente de EEUU presenta como un éxito que los miembros de la OTAN renueven su objetivo de llegar al 2% del PIB

logo
Trump clama victoria al lograr que los aliados aumenten el gasto en defensa
Donald Trump, en rueda de prensa en Bruselas.

El presidente de EEUU, Donald Trump, en Bruselas, tras finalizar la cumbre de la OTAN.

Resumen:

El presidente de EEUU, Donald Trump, asegura que los aliados se han comprometido a aumentar su presupuesto en gasto militar, lo que hará a la OTAN “una organización más sólida”.

Anticipa que el resto de los aliados aportarán 33.000 millones de dólares extra, lo que considera una buena señal, aunque el comunicado de los aliados lo que señala es que renuevan su objetivo de llegar al 2% del PIB en gasto militar.

Justo antes de viajar a Londres, afirma que el gobierno británico ahora se inclina hacia la UE (Brexit blando), si bien los británicos votaron por el Brexit tal cual.

Trump intenta rebajar las expectativas sobre su encuentro en Helsinki con el líder ruso, Vladimir Putin.

Donald Trump se ha despedido de Bruselas, al término de una crucial cumbre de la OTAN, con su deseo de que haya “paz en el mundo”. Después de atacar a los aliados por su tacañería en gasto militar, Trump ha asegurado que “el compromiso de EEUU con la OTAN es muy fuerte y seguirá siendo muy fuerte”. ¿Cambiará usted de opinión en el Air Force One? Llegaron a preguntarle. “No lo haré. Otros lo hacen. Yo no soy así. Soy muy estable”.

“Todos los países de la OTAN han acordado aumentar su gasto en defensa. La OTAN ha hecho un gran avance hoy”, ha declarado Trump, en una rueda de prensa que no estaba prevista en principio. Los países aliados van a contribuir con 33.000 millones más, aparte de EEUU. Incluso la cifra puede llegar a los 40.000 millones, según Trump.

Los números “van a dispararse como un misil”, bromeó en tono poco pacífico. Sin embargo, en el comunicado final lo que figura es una renovación del compromiso de la cumbre de Cardiff de 2014 de llegar al 2% del PIB en defensa en 2024.

Confirmó que había dicho a los aliados que le disgustaría muchísimo si no había compromisos claros en relación con el aumento del gasto en defensa. De hecho, Trump había elevado incluso sus demandas en la primera jornada. En concreto, hoy jueves ha arremetido con fuerza contra Alemania, Bélgica y España por su reducido gasto militar. “Angela, hay que hacer algo”, clamó a la canciller alemana.

En el caso de España, es del 0,9%. Sánchez ha defendido cuando recibió la carta de Trump con sus demandas de mayor presupuesto en defensa, y ahora en la cumbre que la aportación española va más allá con especial hincapié en la participación en misiones internacionales. Las fuentes españolas aseguran que no hubo confrontación, sino intenso debate.

Finalmente, España ha asumido el objetivo del 2% pero como el resto de los aliados. Con la conciencia de que EEUU les urge. Solo ocho de los Veintinueve superan el 2% del PIB en gasto militar en la actualidad. EEUU tiene un presupuesto en defensa del 4,2% de su PIB.

El presidente de EEUU considera que después de esta cumbre la OTAN es “una máquina puesta a punto”. Trump ha realizado estas declaraciones tras forzar una reunión extraordinaria con los aliados. Muchos temían que el encuentro terminara con una amenaza de Trump sobre el futuro de la relación transatlántica.

Sobre el presidente ruso, Vladimir Putin, y su próximo encuentro en Helsinki no quiso ser muy concreto. Expresó su deseo de que Rusia deje de ser una amenaza para la seguridad de los aliados porque “es la razón por la que EEUU gasta tanto en defensa”.

“No es mi enemigo, pero tampoco le conozco tanto como para ser mi amigo. Cuando nos hemos visto nos hemos llevado bien”, ha señalado. Le ve, sobre todo, como “competidor”.

Ha asegurado que si él hubiera estado al mando en EEUU, no habría ocurrido la anexión de Crimea por Rusia, y que “no le hace feliz”. Pero no sabe qué pasará ahora. La OTAN ha dado garantías a Ucrania, en concreto a su presidente Petro Poroshenko, del apoyo a la unidad territorial del país frente a Moscú.

Ha señalado que Putin y él hablarán de Siria seguramente, pero no quiso levantar muchas expectativas sobre acuerdos. Poco antes había confesado que sería lo más fácil de su periplo esta semana al otro lado del Atlántico.

Esta noche cena con la primera ministra, Theresa May, que acaba de dar a conocer el Libro Blanco sobre el Brexit, su plan sobre la relación con la UE una vez ejecutada la salida. Está previsto que se encuentre con la reina Isabel II.

El gobierno británico parcece que ahora vuelve su mirada a la UE y eso no parece que fuera lo que votaron los británicos”, dice Trump

También le preguntaron a Trump sobre el Brexit y dejó claro que para él Brexit es Brexit. “Es cuestión de los británicos pero el gobierno parece que ahora vuelve su mirada a la UE y eso no parece que fuera lo que votaron”, dijo. El viernes comparece ante la prensa junto a Theresa May, primera ministra británica. Quizá modere su pasión por los Brexiters entonces.

Lo que más remarcó, sin embargo, es que sabía que en el Reino Unido era popular por sus visiones sobre la inmigración. También hay quienes le detestan y por eso se van a evitar actos en el centro de la capital. Pero eso lo pasó por alto.

Sus ataques a Alemania, por su dependencia energética de Rusia y su visto bueno al gasoducto Nord Stream 2, hicieron temer un choque de trenes. La canciller Merkel se defendió con elegancia y recordó cómo en otro tiempo parte de su país sí que había dependido de la Unión Soviética. Finalmente, se vieron y cara a cara Trump mantuvo las formas. “Mantenemos una extraordinaria relación”, afirmó, con una Merkel entre condescendiente e incrédula.

La cumbre de este miércoles y jueves en Bruselas no era una cumbre más, como confirmó el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg. Los ataques de Trump a varios aliados, sobre todo a Alemania, hacían prever un final explosivo. Sin embargo, la habilidad diplomática del secretario general y de los jefes de gobierno ha aplacado la furia del líder estadounidense. Al menos de momento.