José María Espejo-Saavedra, vicepresidente primero del Parlament y voz de Ciudadanos en la Mesa del Parlament, se ha convertido en los tres últimos años en experto en las maniobras parlamentarias del independentismo. Desde esa atalaya, cuestiona la “operación diálogo” emprendida por Pedro Sánchez con la Generalitat y advierte contra el acercamiento PSC-ERC: “la política de apaciguamiento no lleva a nada con el independentismo”.

Pregunta.- Han pedido celebrar el pleno suspendido -en el que debería aplicarse la suspensión de los imputados por el 1-O dictada por el juez Llarena- del antes de finalizar el periodo de sesiones ¿confían en que Roger Torrent atienda esa petición?

Respuesta.- Tener esperanzas de que los separatistas cumplan el reglamento del Parlament sería iluso. Esperamos que aunque solo fuera por su conveniencia se pueda producir ese pleno. Es un derecho, porque el reglamento establece que esos plenos solicitados por los diputados, de celebración obligatoria, tienen que producirse antes de que finalice el periodo de sesiones. Lo pedimos hace más de un mes y lo han estado retrasando hasta la fecha que les convenía, y ahora se ha desconvocado porque les convenía por cuestiones internas.

P.- ¿La decisión de Llarena de retirar la euroorden varía la suspensión de Carles Puigdemont como diputado?

R.- En absoluto, no varía en nada. Cataluña de momento está bajo soberanía española y en España Puigdemont está procesado por rebelión y con la prisión provisional decretada, son las condiciones que la LECrim establece para que se considere a los cargos automáticamente suspendidos. La decisión del tribunal alemán es una decisión sobre la extradición a España, no sobre el procesamiento a Puigdemont por rebelión.

Los separatistas usan el Parlament a su antojo, para ellos los millones de catalanes que no les han votado y que también están representados en el Parlament no importan”

P.- Carlos Carrizosa comparó ayer la situación actual del Parlament con la de julio de 2017, en vísperas del referéndum independentista ¿creen que hemos vuelto a un año atrás?

R.- Las circunstancias no son estrictamente las mismas, pero sí. Los separatistas usan el Parlament a su antojo, para ellos los millones de catalanes que no les han votado y que también están representados en el Parlament no importan. Vulneran claramente sus derechos, han cerrado el Parlament e impiden que todos los ciudadanos representados por C’s, que es el único partido que se ha opuesto a este cierre, puedan debatir de aquello que les interesa. Es intolerable que la cámara de representación de los ciudadanos pueda ser cerrada a cal y canto porque tienen un problema interno.

P.- ¿Comparten la fórmula que propuso Torrent para acatar la suspensión de los imputados por rebelión por el Supremo?

R.- No la compartimos. En nuestro ordenamiento jurídico no existe la figura de la sustitución temporal del diputado y la Mesa no puede crear figuras que no existen. Llarena decía que si esa figura es posible en el marco del ordenamiento jurídico y la normativa parlamentaria, él no pondría ninguna traba a eso, no dijo que se tuviera que hacer. Una vez comprobado que eso no se puede hacer porque no está previsto en la normativa electoral, la suspensión se debe acatar en sus propios términos. Los diputados están suspendidos, la Mesa no tiene que suspenderlos, el problema es que algunos miembros de la Mesa creen que vale la sustitución, nosotros creemos que no.

P.- En caso de que JxCat y ERC finalmente cerraran un acuerdo sobre esa base ¿verían necesario recurrirla ante el Tribunal Constitucional?

R.- Nosotros tenemos de hecho ya recurridas las delegaciones de voto, que a nuestro juicio se han hecho fuera de los supuestos previstos en el reglamento del Parlament. Si eso es así, la invención de una figura que no existe también es susceptible de recurso y por supuesto que iniciaríamos las vías correspondientes.

P.- El independentismo ha recibido la decisión de retirar las euroordenes por parte del juez Llarena como una victoria. ¿Creen que es más débil la causa judicial contra los promotores del 1-O?

R.- No, lo que creemos es que la decisión del tribunal alemán pone de manifiesto problemas en la euroorden. Si los países de Schengen nos reconocemos mutuamente como garantistas y democráticos para el enjuiciamiento de los delitos, no tiene sentido que se desconfíe los unos de los otros. Esa es la consecuencia de la decisión del tribunal alemán, más allá de que Puigdemont y el resto de los consejeros fugados siguen procesados por graves delitos.

P.- ¿Trasladarán a sus socios europeos sus dudas sobre la euroorden?

R.- En la medida en que ya hemos pedido al Gobierno que plantee esta cuestión en las instancias europeas, no me cabe duda de que nosotros mismos en las instancias europeas en las que estamos representados lo plantearemos también. Impulsaremos ese debate a nivel europeo.

Más que una oportunidad, la actual crisis, demuestra la continuidad del proyecto independentista dentro de las divergencias que tienen”

P.- ¿La crisis interna del independentismo es una oportunidad para los partidos constitucionalistas?

R.- No ha cambiado la situación. Los independentistas, por mucho que de cara a fuera intenten mostrar una imagen de unidad, están profundamente divididos. Y esto viene de antiguo, de antes del 1-O. Entre ERC y el PDeCat ya existían estas divergencias, las diversas crisis de gobierno de Puigdemont lo evidencian. Más que una oportunidad demuestra la continuidad del proyecto independentista dentro de las divergencias que tienen. Ninguno de los socios ha renunciado a la unilateralidad, a la desobediencia o a continuar el proyecto que inició Puigdemont en la legislatura pasada. No pensamos que haya cambiado el escenario en el sentido del peligro existente para la convivencia en Cataluña y para la estabilidad en el conjunto de España.

P.- ¿Cuál es para ustedes la salida, visto el inmovilismo separatista tras las elecciones?

R.- El desbloqueo no llegará mientras que una de las partes no esté dispuesta a respetar la ley y la democracia. Mientras uno de los actores diga que con independencia de lo que diga la ley y de las normas democráticas van a seguir adelante es imposible el desbloqueo. Lo que hace falta es firmeza ante esa posición. Diálogo por supuesto, pero con aquellos que están dispuestos a respetar las normas de convivencia y la democracia, con aquellos que solo están dispuestos a obtener el resultado que esperan y si no lo obtienen se saltan la ley no veo posible solución. Mientras hay voluntad de incumplir es muy complicado el diálogo. Es dialogar, en sentido figurado, con un arma debajo de la mesa. Es imposible.

P.- ¿Pedro Sánchez se equivocó recibiendo a Torra en La Moncloa?

R.- Es evidente que Torra no salió de la Moncloa diciendo que estaba dispuesto a respetar la legalidad y la Constitucion aunque somos independentistas. Salió de allí diciendo, hemos hablado dejando claro que si hace falta desobedecer, desobedeceremos, no iremos a las multilaterales ni ha hablar de lo que importa, solo de independencia y para materializarla. Fue una reunión más de imagen que productiva en ningún sentido.

P.- ¿C’s está preparado para elecciones catalanas en octubre?

R.- En Cataluña todo es posible, desde el momento en que se ha derogado la Constitución y el Estatut, se ha celebrado un referéndum ilegal y se ha tenido que aplicar la Constitución. Si eso llegase, estamos preparados. No sé si lo que quiere Puigdemont es unas elecciones para comerle terreno a Esquerra, o si tiene miedo de que crezca la CUP. Ellos piensan en sus estrategias electorales, nosotros pensamos en que esta situación llegue a su fin, y solo se acabará cuando admitan que la desobediencia y no respetar la ley no llevan a ninguna parte.

P.- Las encuestas reflejan una subida de ERC y el PSC y un retroceso de C’s ¿se replantean viendo eso su decisión de renunciar a plantear la investidura de Inés Arrimadas?

R.- Actuamos de manera correcta. Yo mismo me presenté a la presidencia del Parlament y se vio claramente que los señores de Podemos en Cataluña preferían a un presidente de ERC que se salta la ley y las resoluciones judiciales. Parecía evidente que Arrimadas no iba a contar con los votos de Podemos ni del PSC, Miquel Iceta dijo que no la votaría. Si los socialistas y Podemos prefieren a los independentistas de ERC y a Oriol Junqueras, que está procesado por rebelión, el problema lo tienen ellos. Las encuestas también nos dieron menos votos antes del 21D, las encuestas hay que tomarlas como una foto, ni despreciarlas ni creérselas a pies juntillas, hay que ver tendencias. De momento no hay una tendencia confirmada.

Los ciudadanos de Cataluña ya han entendido que la política de la distensión, la concesión, el apaciguamiento y la tolerancia ante el incumplimiento de la ley con el independentismo no funciona,

P.- ¿Fue un error acercar a los presos o puede existir una estrategia para contraponer a presos y huidos?

R.- Lo que parece evidente es que fue una cesión a los intereses de los partidos independentistas. Es normal, porque el Gobierno de Sánchez es gobierno interino que tiene que pagar las hipotecas que le llevaron al poder y una de ellas son los votos de ERC y PDeCat. La decisión de trasladar a los presos del procés entra dentro de esas cesiones pactadas, no creo que sea la única ni la última. Ya vemos acercamiento clarísimo del PSC a ERC, algo que por otra parte ya había sucedido históricamente. Volverán a hacer lo mismo, pero los ciudadanos de Cataluña ya han entendido que la política de la distensión, la concesión, el apaciguamiento y la tolerancia ante el incumplimiento de la ley con el independentismo no funciona, solo lleva al mayor incumplimiento de la ley. Por desgracia parece que el partido socialista no se ha enterado todavía.