Política

Pascal y Puigdemont mantienen las espadas en alto por el poder en el PDeCat

Marta Pascal comparece ante la prensa durante la Asamblea del PDeCat

Pacto de Lledoners» frente a candidatura unitaria. Un PDeCat fuerte o una transición rápida hacia la Crida Nacional. Esta es la batalla que se vive este fin de semana en el Palacio de Congresos de Barcelona, en el que este domingo se votará el futuro de la antigua Convergencia. Marta Pascal ha insistido este sábado en que trabaja por la candidatura unitaria a la ejecutiva, mientras el sector crítico advertía que «están preparados» para presentar una lista alternativa. Las espadas, pues, están en alto.

«Seguimos trabajando en una candidatura de consenso, la rumorología solo es eso, cualquier decisión de pactos os la comunicaremos, lo resto son opiniones y rumores». Pascal salía al paso este mediodía de los insistentes rumores sobre la propuesta del sector crítico que habría rechazado el viernes, y que podría abocar al PDeCat al cisma en las votaciones de mañana.

Los críticos, que suman a la mayor parte del poder institucional del partido, habrían propuesto a Pascal una ejecutiva de consenso presidida por David Bonvehí, su actual número dos, sin secretaría general y con una estructura plana, en la que ella pasaría a un segundo plano. La auténtica dirección política del partido recaería en un comité reducido, integrado por los presos Jordi Turull, Josep Rull y Joaquim Forn y el huido Lluís Puig, junto al presidente -Bonvehí- y la vicepresidenta, papel que asumiría la actual diputada en el Congreso Miriam Nogueras.

Una oferta auspiciada por Turull, que perdió el congreso fundacional frente a Pascal. El ex conseller de Presidencia sigue conservando, como Rull y Forn, un fuerte poder sobre la estructura del partido, sumado al liderazgo moral que les otorga su condición de presos por el 1-O.

Esa sería la propuesta rechazada por Pascal, que se resiste a abandonar las riendas del partido y, sobre todo, a dejar que el PDeCat se diluya en la Crida de Puigdemont. Pascal insiste en una ejecutiva ampliada con todos los sectores del partido, presidida igualmente por Bonvehí pero con ella de secretaria general.

Los críticos amagan con una lista alternativa

EL portavoz oficioso de los críticos y alcalde de Molins de Rei, Joan Ramon Casals ha dejado claro que «si tenemos que presentar una candidatura lo haremos», respondiendo a Pascal que «estamos preparados». Y Nogueras ha advertido que «este congreso no va de nombres», apelación a Pascal, sino de que el PDeCat camine hacia la integración en la Crida. 

Los críticos están convencidos de tener la victoria en sus manos, como dejó entrever ayer el conseller de Interior, Miquel Buch, y consideran que Pascal perdió su oportunidad al rechazar su primera oferta, bautizada como el «pacto de Lledoners». Pascal sigue apelando al voto de las bases, y ha habilitado un voto telemático para mañana que ha levantado fuertes sospechas entre el sector critico.

Retirada la enmienda clave de organización

En este contexto, en la mañana de este sábado se ha producido un movimiento clave en la comisión donde se debate la ponencia de organización. El sector crítico ha retirado la enmienda 183, que anulava la secretaría general que aspira a ocupar Pascal, según algunas fuentes por temor a perder la votación, y para facilitar un pacto con el sector oficialista.

Podría ser la primera victoria de Pascal, que tras los plantones de Carles Puigdemont -virtual- y Quim Torra, hoy ha podido anunciar mañana la presencia del ex líder del independentismo escocés, Alex Salmond, que ofreceá «su mirada» sobre el camino a la independencia. Un camino que en su caso pasó por acumular fuerzas y conseguir un pacto con el Gobierno británico, alejado pues de la desobediencia que sigue defendiendo Puigdemont.

Comentar ()