Política

La agenda de Casado para Sánchez: Ley electoral, Cataluña, inmigración y economía

Por su parte, el presidente del Gobierno pedirá a su interlocutor "lealtad" y "altura de miras" en las políticas de Estado

Pedro Sánchez y Pablo Casado.

Pedro Sánchez y Pablo Casado. EP

El encuentro que mañana jueves a las cinco de la tarde mantendrán el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el líder del PP, Pablo Casado, no será ni mucho menos protocolario. Casado se presenta con una apretada agenda de asuntos, algunos tan espinosos, que, de hecho, ya han provocado los primeros encontronazos entre el Gobierno y el PP. Se trata de la crisis migratoria, que el Ejecutivo niega y que viene precedida de unas controvertidas declaraciones del líder popular cuando advirtió de la supuesta existencia de «millones de africanos» que quieren dar el salto a Europa.

La secretaria de Estado de Migraciones, Consuelo Rumí, le comparó con el xenófobo ministro italiano del Interior, Matteo Salvini, tras calificar su discurso “alarmista”. En cambio, el aludido se escuda en que esta es una cuestión que necesita de «políticas eficaces», que pasan, entre otras cosas, por el control de las fronteras exteriores de la Unión Europea. Este miércoles Casado visita Algeciras y Ceuta para apoyar a las Fuerzas de Seguridad del Estado, desbordadas por las avalanchas migratorias en pateras  y asaltos multitudinarios a la valla fronteriza. Tiempo le ha faltado para acusar al gobierno socialista de «efecto llamada».

Casado va a exigir «responsabilidad con los compromisos de la UE y el techo de gasto»

En materia económica, el sucesor de Mariano Rajoy va a pedir «responsabilidad con los compromisos de la UE y el techo de gasto», que Sánchez no ha podido sacar adelante con los socios que le respaldaron en la moción de censura. Unidos Podemos, ERC, PDECat  y Compromís se bajaron de ese carro. Sólo PNV y Nueva Canarias votaron a favor, poniendo otra vez de manifiesto la endeble situación parlamentaria del partido en el Gobierno. No es de esperar que de la reunión de este jueves en Moncloa salga un acuerdo en torno al techo de gasto para 2019, por lo que Sánchez se verá obligado a prorrogar el último de Rajoy, aunque eso no le aboca a un adelanto electoral.

Cataluña también está entre los temas que Casado pondrá sobre la mesa en su cita con el jefe del Ejecutivo. El máximo dirigente popular ya ha advertido que si las cosas siguen el cauce actual, con un Quim Torra entregado a la estrategia de Carles Puigdemont, pedirá la aplicación del artículo 155 apelando, además, a la holgada mayoría que el Grupo Popular tiene en el Senado. La celebración este miércoles de la reunión bilateral Gobierno-Generalitat donde se ha incluido eufemísticamente la cuestión del referéndum de autodeterminación y el futuro de los presos secesionistas ha sido durante criticado por el PP, que acusa a Sánchez de pagar el «peaje» del apoyo a la moción.

Coincidencia en la reforma de la LOREG

La última cuestión tiene que ver con la reforma de la LOREG en lo que afecta a las elecciones municipales. Los populares quieren la elección directa de alcalde y, en su caso, una segunda vuelta si la distancia entre la primera y segunda lista es estrecha. Esta es una propuesta que los socialistas llevaron en su programa electoral de las elecciones municipales de 2015, pero ambos partidos no se han sentado en serio a abordarla y no parece que lo vayan a hacer ahora a menos de un año de las próximas elecciones municipales. Además, no es descartable que en la conversación surja también otras cuestiones como la crisis del sector del taxi, con una huelga salvaje, o el anunciado acercamiento de presos etarras a cárceles próximas al País Vasco.

Sánchez pedirá al líder del PP «lealtad» y «altura de miras»

Por su parte, Sánchez pedirá al líder del PP «lealtad» y «altura de miras» en las políticas de Estado y dejar a un lado la confrontación para otros asuntos, informa Efe. El presidente del Gobierno trasladará a su interlocutor la importancia de proteger las políticas de Estado y de la «cultura de la colaboración», ha adelantado la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, en una rueda de prensa a preguntas de los periodistas. «40 años después de convertirnos en una democracia todos nos merecemos, incluidos los responsables políticos, que haya cosas que formen parte de la protección y de la altura de miras», ha subrayado Calvo.

Aunque no ha concretado materias, ha señalado que se pedirá colaboración en los mismos asuntos en los que los socialistas han mostrado su lealtad y en los que «la democracia necesita que no estén en danza constante de la discrepancia política». «Eso es proteger España», ha recalcado la vicepresidenta, que se ha mostrado convencida de que serán materias que «un líder joven, como Pablo Casado, que tiene que tener sí o sí futuro por delante, las tiene que entender»

La estrategia de Casado pasa por una ofensiva total contra Sánchez aprovechando los signos de recuperación que parece experimentar su partido tras el congreso de los días 20 y 21 del pasado mes de julio y la debilidad cada vez más manifiesta de los socialistas. Insiste en que el PP está preparado para un adelanto electoral, aunque lo cierto es que los sondeos, si bien vaticinan esa recuperación, también apuntan a que necesita algo más de tiempo para reafirmarse.

El CIS de julio, con intención de voto, se hizo antes del congreso popular

El trabajo de campo del último CIS con intención de voto se realizó en la primera semana de julio, en plenas primarias populares, pero antes de la resolución del congreso extraordinario. En esa medida su valor es escaso, apenas papel mojado pues no evaluará el impacto de la elección de Pablo Casado en su confrontación con Soraya Sáenz de Santamaría. Habrá que esperar al barómetro de octubre -que se conocerá en noviembre- para ver los datos electorales que arroja el instituto demoscópico público. Sondeos de distintos medios de comunicación apuntan a una recuperación del PP, incluso algunos ya le sitúan por delante del PSOE, como el último de «La Razón», con entre 106 y 109 diputados, aunque aún muy lejos de los 137 diputados que consiguió Rajoy el 26-J.

Comentar ()