Política

Arran sortea bicicletas de alquiler robadas: "Usan el espacio público para enriquecerse"

La organización independentista se jacta de la "expropiación" y defiende la "capitalismofobia" contra las empresas de alquiler

Fragmento del vídeo difundido por Arran.

Fragmento del vídeo difundido por Arran.

La organización separatista radical Arran se jacta en las redes de haber robado cinco bicicletas de alquiler de la empresa Donkey Republic y organiza un sorteo para regalarlas. La agrupación ha difundido en la acción y ha justificado el robo, o “expropiación”, como lo definen, en una denuncia contra el uso del “espacio público” para “enriquecerse”. La alusión al espacio público llega después de que se hayan producido varios incidentes este verano por la colocación de cruces amarillas en plazas y calles públicas. Esta acción se produce, además, un día después de que la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, fuera reprobada en el Ayuntamiento por la «inseguridad» de la ciudad.

En un mensaje publicado en Twitter a primera hora de este jueves, Arran colgaba un vídeo en el que se puede ver a varios jóvenes cortando la cadena de una bicicleta con una cizalla hasta que ésta cae al suelo, cuando la recogen y se marchan del lugar con ella. En el vídeo, que dura 36 segundos, también aparece un mensaje: «Empresas como Donkey Republic se han servido del espacio público para enriquecerse con el alquiler de bicicletas y hacen imposible que podamos aparcar las nuestras», reza en un rótulo.

«Hemos expropiado 5 bicicletas Donkey Republic que usan el espacio público para enriquecerse. Las sorteamos entre todos los que hacen retuit», continuaba el tuit, en el que piden  difusión a su cuenta contra el alquiler de ciclismos y donde también incluyen dos etiquetas: «capitalismofobia» y «ArranFreeBikes».

El robo de las bicicletas difundido en las redes se enmarca dentro de las campañas de la organización radical, que el pasado julio protestaron en Mallorca contra el turismo, pidiendo la expropiación de hoteles y la prohibición de alquileres turísticos. No es la primera vez que se suceden este tipo de escenas: el verano pasado Barcelona fue el escenario de ataques a autobuses turísticos y de varios episodios de lo que pasó a definir como «turismofobia». En las últimas semanas, Arran ha matizado y ha defendido que lo que defienden es, en realidad, «capitalismofobia».

Arran, que el año pasado ya protagonizó actos de vandálicos y sabotajes contra intereses turísticos en Barcelona y Palma de Mallorca, entre otros destinos, denuncia que el actual modelo turístico “es insostenible a nivel humano e insostenible para el territorio”, “no beneficio a la  mayoría de la población” y “está diseñado única y exclusivamente en base a los intereses económicos de la clase que nos explota”.

Comentar ()