Ni el lehendakari Iñigo Urkullu ni representante alguno del Gobierno vasco, el acto de recuerdo a las 16 víctimas de los atentados yihadistas del 17 de agosto no contará con la presencia del Ejecutivo vasco.

Al acto de recuerdo a las víctimas de los atentados organizados por el Ayuntamiento de Barcelona, al que está anunciada la presencia del Rey Felipe VI, no asistirá el lehendakari, quien ya ha justificado su ausentado por carta asegurando que en el País Vasco ya se celebran dos actos anuales de recuerdo a todas las víctimas del terrorismo.

El lehendakari ha remitido sendas cartas a Torra y Colau para trasladarles su solidaridad»

En sendas cartas remitidas a la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, y al president de la Generalitat, Quim Torra, Urkullu les traslada su solidaridad y recuerdo por las víctimas. En la misma recuerda que ya tuvo oportunidad de mostrarla “al pueblo de Cataluña” personalmente durante su participación en la manifestación de repulsa celebrada hace un año, días después de los atentados de Barcelona y Cambrils.

Actos «unitarios»

Urkullu apunta que en el País Vasco se celebra cada 11 de noviembre, con motivo del día europeo de las víctimas del terrorismo, -convocado por el Gobierno vasco- así como el 11 de marzo, actos unitarios de recuerdo a las víctimas de la violencia.

De este modo, el plantón de Urkullu al Rey, se suma a las críticas vertidas desde el independentismo catalán, que ha rechazado la asistencia del monarca en los actos de recuerdo a las víctimas de los atentados. El acto previsto contará, además de con el monarca, con la presencia del presidente del Gobierno, así como con los líderes del PP, PSC y Ciudadanos.

Los actos de homenaje a los 16 fallecidos y cerca del centenar de heridos se desarrollarán en la Plaza de Cataluña e incluirá una ofrenda floral ante el mosaico de Joan Miró en La Rambla, el lugar donde se produjeron los atentados. El acto central se celebrará a cargo de una actuación musical por parte de 50 alumnos de cinco escuelas de música de Barcelona y Cambrils. Posteriormente se procederá a la lectura de un comunicado en los idiomas de la nacionalidad de los fallecidos. Los actos han evitado el protagonismo de las instituciones y formaciones políticas.