Política

Anticorrupción deja en manos de Hacienda la investigación de las cuentas suizas del rey emérito

El Ministerio Público considera insuficientes los indicios acusatorios de la princesa Corinna contra Juan Carlos I para llevar a cabo una investigación en sede penal, pero no descarta que los hechos puedan tener "trascendencia tributaria"

logo
Anticorrupción deja en manos de Hacienda la investigación de las cuentas suizas del rey emérito
El Rey Juan Carlos, durante una corrida de toros.

El Rey Juan Carlos I, en el palco durante una corrida de toros. EUROPA PRESS

Resumen:

No habrá investigación penal ni parlamentaria al hoy rey emérito, pero la Agencia Tributaria sí podría realizar alguna actuación ante las acusaciones lanzadas por Corinna zu Sayn-Wittgenstein. Es lo que sugiere la Fiscalía Anticorrupción en el informe por el que ha pedido el archivo de la pieza separada del caso Villarejo que salpicaba a Juan Carlos I, que sigue gozando de aforamiento pero no de inviolabilidad desde que a mediados de junio de 2014 abdicó la Corona en favor de su hijo.

El juez de la Audiencia Nacional Diego de Egea ha archivado la pieza separada que salpicaba a Juan Carlos I en la causa en la que investigaba a Corinna zu Sayn-Wittgenstein y al comisario ya jubilado José Manuel Villarejo después de que la Fiscalía Anticorrupción pidiera su sobreseimiento provisional al apreciar “insuficientes” los indicios para llevar a cabo una investigación en sede penal, pero las pesquisas para determinar las irregularidades que la princesa alemana atribuye al hoy rey emérito podrían llevarse a cabo en otro plano: el administrativo.

En el informe presentado este viernes al magistrado de refuerzo del Juzgado Central de Instrucción 6 de la Audiencia Nacional que instruye la Operación Tándem, el Ministerio Público consideraba “débiles” los elementos incriminatorios contra Juan Carlos I, por lo que defendía que debía archivarse esta pieza separada -denominada Carol y que ha permanecido bajo secreto hasta su sobreseimiento provisional- de la Operación Tándem. El otro argumento que sustenta su petición al instructor es que los supuestos hechos delictivos relatados por Corinna a Villarejo en presencia del empresario Juan Villalonga en Londres en mayo de 2015 tuvieron lugar antes del 18 de junio de 2014, día en que Juan Carlos I abdicó la Corona en favor de su hijo y perdió la inviolabilidad con que la Constitución Española blinda la actuación del Jefe del Estado (artículo 56.3).

Dicho precepto de la Carta Magna establece que “la persona del Rey es inviolable y no está sujeta a responsabilidad”, prerrogativa de la que no disfruta desde el momento en que comenzó a reinar su hijo Felipe VI. El hoy rey emérito, no obstante, sigue gozando de aforamiento. Ello significa que sólo puede ser investigado por la Sala Segunda del Tribunal Supremo y que el resto de órganos jurisdiccionales carecen de competencia para ello, entre otros la Audiencia Nacional.

Pero Anticorrupción deja abierta una puerta a que puedan depurarse responsabilidades -no penales- por los hechos que la consultora germano-danesa relató a Villarejo y de los que ella habría tenido conocimiento durante su etapa de relación con el monarca. El Ministerio Fiscal abre la puerta a que las supuestas irregularidades narradas se analicen por parte de la Agencia Tributaria al poder tratarse de una “elusión fiscal” y tener los hechos posible “trascendencia tributaria”.

El Ministerio Público considera insuficientes las acusaciones para una investigación penal, pero no descarta que los hechos puedan tener “trascendencia tributaria”

Así lo plantea la Fiscalía Anticorrupción en el caso del terreno de Marrakech (Marruecos) que, según Corinna, se puso a su nombre a través de “una sociedad manejada por un abogado” y que posteriormente le pidieron que transmitiera a favor de un familiar de Juan Carlos I, lo que podría constituir un delito de blanqueo de capitales. “Esta cuestión no resulta susceptible de investigación en sede penal. En primer lugar, no existe ningún elemento que permita colegir que tal terreno proceda de una actividad ilícita. La titularidad formal del terreno a nombre de la interlocutora podría deberse, como apunta ésta, a una posible elusión fiscal: ‘Me las han puesto […] no porque me quiere mucho. Es porque soy residente en Mónaco. Entonces no tengo el problema de declarar’. Los datos, más allá de su posible trascendencia tributaria, no son suficientes para iniciar una investigación penal que tendría naturaleza prospectiva y que, en todo caso, remite a fechas en las que el entonces Rey Juan Carlos gozaba de la inviolabilidad que para el Jefe del Estado reconoce el artículo 56.3 de la Constitución”, razona.

Actuaciones Agencia Tributaria

Informe de la Fiscalía Anticorrupción en el que abre la puerta a la actuación de la Agencia Tributaria.

Anticorrupción también circunscribe “a una posible cuestión fiscal” alejada de eventuales responsabilidades penales la existencia de cuentas bancarias en Suiza cuyo titular real es el hoy rey emérito pero que figurarían a nombre de un familiar del monarca (Álvaro de Orleans y Borbón) residente en Mónaco como zu Sayn-Wittgenstein. “Una vez más los datos son notoriamente insuficientes para avanzar en la tramitación de esta pieza, pues aluden a una posible cuestión fiscal que no es susceptible de mayores indagaciones pues el hipotético requerimiento de información a las autoridades suizas –se desconoce incluso la ciudad o ciudades concretas– no permitiría ir más allá de lo que se conoce en el ámbito de la cooperación internacional como una fishing expedition. Todo ello sin perjuicio de las actuaciones que pueda llevar a cabo en sede administrativa la Agencia Tributaria”, observa.

El juez que ha investigado las cintas de Corinna desvela en el auto que pidió a la Agencia Tributaria un informe sobre “la titularidad de las cuentas de S.M. Don Juan Carlos I”

En el auto por el que decreta el sobreseimiento provisional de la pieza sobre las cintas de Corinna, el juez de la Audiencia Nacional alude a la contestación que esta misma semana le ha remitido la Unidad Antifraude de la Agencia Tributaria en respuesta a su requerimiento para que “informase sobre la titularidad de cuentas de S.M. Don Juan Carlos I” como prueba de que no hay documentos que sustenten las acusaciones formuladas en dicho encuentro londinense por la empresaria germano-danesa y que el instructor de la causa atribuye a la ruptura de la relación de amistad con el monarca.

Fragmento del auto en el que el juez desvela que pidió a la Agencia Tributaria que le informase sobre la titularidad de las cuentas del rey.

En la resolución conocida este viernes, con la que se da carpetezo a la conocida como pieza Carol, el magistrado no da detalles sobre el contenido de dicho informe de Hacienda, pero el contexto permite intuir que la Agencia Tributaria no ha encontrado evidencias de posibles irregularidades en contra de la versión difundida por Corinna zu Sayn-Wittgenstein.

El primo del Rey

“Entonces han estudiado y han puesto algunas cosas a nombre de su primo. Eso se queda entre nosotros. Es Álvaro de Orleans-Borbón, que también vive en Mónaco. Entonces, las cuentas de banco en Suiza que no han… ‘That didn’t come back in the amnesty‘ las han puesto a su nombre. Es él el que paga los vuelos hasta Los Ángeles y todos esos vuelos privados. Salen de Torrejón para no controlar. De la zona militar. Pero es una compañía inglesa. Se llama Air Partners y salen con los aviones alquilados. Es Álvaro el que está pagando”, se oye decir a la ex ‘amiga entrañable del rey’ en la conversación difundida por El Español y OKdiario. Corinna no ha desmentido que sea su voz, lo que ha llevado al juez a no comprobar siquiera la veracidad de la identidad de las personas que hablan en las grabaciones al no haber denunciado éstas que otros se habían hecho pasar por ellos tras la difusión de las cintas.

A la espera de lo que pueda hacer la Agencia Tributaria, el sobreseimiento provisional de la pieza de la Operación Tándem que afectaba al rey emérito se ha producido sólo días después de que la mayoría parlamentaria de PSOE, PP y Cs votaran en contra de la constitución de una comisión específica en el Congreso de los Diputados para investigar las supuestas actividades irregulares del monarca a las que se refería Corinna, iniciativa que presentaron a finales de julio Unidos Podemos, ERC y el Grupo Mixto.