El líder de Podemos, Pablo Iglesias, será quien se encargue este miércoles, por parte de su grupo parlamentario, de interrogar al ex presidente del Gobierno José María Aznar en su comparecencia ante la Comisión de Investigación sobre la supuesta financiación irregular del PP.

Aznar tendrá que responder a las preguntas de los diputados sobre el caso Gürtel y, entre ellas, las del secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, según han confirmado a Efe fuentes del grupo parlamentario confederal. Aunque la portavoz de Unidos Podemos en la comisión de investigación es Carolina Bescansa, ya en otras comparecencias han intervenido diferentes diputados del grupo.

Con la comparecencia de Aznar, que han solicitado la mayoría de los grupos parlamentarios excepto el PP y el PNV, la comisión de investigación retoma sus trabajos en este nuevo curso político.

Aunque en un principio la comisión tenía previsto finalizar sus trabajos este mes de septiembre, el pasado 19 de junio acordó solicitar una prórroga de cuatro meses a partir de octubre para poder concluir sus trabajos.

Ya han declarado pesos pesados

Por la comisión han desfilado ya otros históricos dirigentes del PP como la ex secretaria general María Dolores de Cospedal; la ex ministra de Sanidad Ana Mato; el ex vicesecretario de Política Autonómica Javier Arenas; y el presidente del Senado, Pío García-Escudero.

Todos han coincidido al mostrar su decepción y tristeza ante los casos de corrupción que han salpicado a su partido y en asegurar que nunca tuvieron conocimiento de la existencia de una caja B en el PP.

Aznar, que presidió el PP desde 1990 a 2004, está citado en el Congreso el martes 18 de septiembre a las 9:30 horas, y es previsible que se mantenga en la línea que ha defendido hasta ahora.

Tras la sentencia del caso Gürtel, que consideró al PP responsable lucrativo de esta trama corrupta, Aznar aseguró en una entrevista radiofónica: «Cuando presidía el PP creo que se financiaba por medios legales».

El ex presidente consideró que la sentencia del caso Gürtel es «opinable» como todas y defendió que «hay que demostrar» que realmente hubo financiación ilegal del partido porque la decisión judicial solo prueba que «pasó una cosa» en dos ayuntamientos de Madrid.