Las juventudes de Ciudadanos en Cataluña han borrado las pintadas en contra del juez Pablo Llarena, que instruye la causa del procés, en las que se le calificaba de “fascista” y se le advertía de que iba a pasar un “infierno”.

Esas pintadas, reivindicadas por Arran, una organización vinculada a la CUP, aparecieron en el asfalto frente a la casa de Llarena en Das, una localidad de Girona, poco después de que el ex president de la Generalitat Carles Puigdemont fuera detenido en Alemania.

“Los Països Catalas serán tu infierno” o “Llarena fascista. Ni en Das ni en ningún sitio” eran algunos de los mensajes que se leían a las puertas de la casa en la comarca gerundense de la Cerdanya y que Arran reivindicó en su perfil de Twitter.

Esos grafitis han desaparecido durante la madrugada de este lunes tras permanecer meses bien visibles, una acción que se suma a otras que ya han llevado a cabo los militantes de la formación naranja, con la retirada de lazos amarillos de las calles o la pancarta a favor de los políticos soberanistas que colgaba de la fachada del Ayuntamiento de Reus.