Política

Londres sale a la calle para reclamar un segundo referéndum sobre el Brexit

logo
Londres sale a la calle para reclamar un segundo referéndum sobre el Brexit
Decenas de miles de personas recorren esta tarde el centro de la ciudad, convocadas por la campaña "People's Vote", que exige que se someta a votación el acuerdo al que pueda llegar la primera ministra, la conservadora Theresa May, con Bruselas sobre los términos de salida del país de la UE.

Manifestación multitudinaria en Londres a favor de un segundo referéndum del Brexit. EFE

Resumen:

Los organizadores han cifrado en más de medio millón de personas a los asistentes a la manifestación que este sábado ha clamado por un nuevo referéndum sobre el ‘Brexit’ en el Reino Unido. A cinco meses de la fecha de salida de la UE, y todavía sin un acuerdo definitivo, sigue ganando fuerza la reclamación de una nueva votación. El referéndum original, celebrado en junio de 2016, optó por el divorcio con un 51,9% de los votos.

Entre los manifestantes han primado las generaciones más jóvenes, incluidos menores de edad, que lamentan que serán ellos quienes sufran a largo plazo las consecuencias de una decisión mayoritariamente respaldada por las generaciones mayores. “Tu voto, mi futuro”, era una de las pancartas más repetidas durante el recorrido.

La convocatoria ha vuelto a ser organizada por la plataforma People’s Vote, que ya reunió a unas 100.000 personas en una movilización similar el pasado mes de junio. Como la de este sábado, también finalizó frente al Parlamento británico para reclamar acción a una clase política entre la que también se expanden las dudas.

En un país dividido sobre la necesidad de salir o no de la UE, y subdividido además entre los que abogan por un ‘Brexit’ duro o uno blando, la actualidad política es turbulenta. Esta semana hubo rumores de acuerdo en Bruselas sobre los términos definitivos de la salida, pero no se concretaron. La cuestión irlandesa sigue siendo un obstáculo de momento insalvable. El día D sigue fijado en el 29 de marzo de 2019, cuando se abrirá un período de transición hasta 2020 en el que el Reino Unido seguirá aplicando las normas comunitarias, aunque sin representación en las instituciones.

Dentro del partido conservador de la primera ministra, Theresa May, sigue sin existir unidad de acción entre los defensores del hard o del soft brexit. Lo mismo sucede entre los laboristas, donde también hay partidarios de la rectificación o del nuevo referéndum. Sin embargo, los manifestantes de este sábado en Londres han subrayado la ausencia del líder Jeremy Corbyn.

Mientras tanto, ante la posibilidad de que el proceso de salida se alargue, diversas voces en el Reino Unido, entre ellas los ultranacionalistas de UKIP, principales impulsores del Brexit, abogan por concurrir a las elecciones europeas de 2019 para no quedarse sin voz en Bruselas, en el caso de que el Reino Unido siga estando bajo su regulación durante más tiempo del previsto.

La crisis política en el Reino Unido ya ha provocado numerosas dimisiones en el Ejecutivo de Theresa May. La más relevante, la de Boris Johnson, encargado de Asuntos Exteriores y uno de los principales líderes de la campaña del Leave en el referéndum de 2016.