Política

El marido de Cospedal utilizó a Villarejo para obtener información sobre 'Gürtel'

López del Hierro llamó al comisario por idea de la entonces 'número dos' del PP para preguntarle si el juez imputaría a Luis Bárcenas, según se desprende del contenido de tres conversaciones mantenidas por ambos y difundidas por 'moncloa.com'

logo
El marido de Cospedal utilizó a Villarejo para obtener información sobre 'Gürtel'
Ignacio López del Hierro y María Dolores de Cospedal, ex secretaria general del PP.

Ignacio López del Hierro y María Dolores de Cospedal, ex secretaria general del PP. EP

Resumen:

El empresario Ignacio López del Hierro, marido de María de Dolores de Cospedal, utilizó al entonces comisario en activo José Manuel Villarejo para tratar de obtener información sobre el avance de la investigación policial y judicial vinculada al caso Gürtel cuando su esposa se encontraba al frente de la secretaría general del PP.

Así se constata en las grabaciones que difunde este lunes el portal moncloa.com relativas a varias conversaciones telefónicas que López del Hierro y Villarejo mantuvieron en 2009. Éstas tuvieron lugar en fechas clave en la instrucción del caso Gürtel, por cuanto las llamadas se desarrollaron en las vísperas de que el Tribunal Supremo asumiera la parte del procedimiento que afectada al senador Luis Bárcenas y al diputado Jesús Merino o después de que el alto tribunal se hubiera ya pronunciado tras recibir la exposición razonada elevada por la Sala Civil y Penal del Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM).

En una conversación que él mismo grabó correspondiente a un almuerzo celebrado en el restaurante Rianxo el 23 de octubre de 2009 al que asistieron la hoy ministra Dolores Delgado, Garzón y cuatro comisarios de policía, Villarejo se jactó ante los comensales -la actual titular de Justicia y el juez ahora inhabilitado se habían marchado ya- de haber intervenido en la investigación del caso Gürtel de la mano del entonces magistrado de la Audiencia Nacional. El comisario ya retirado, en prisión desde hace casi un año como presunto líder de la trama que se investiga en el caso Tándem, lo consigna en su historial profesional: «Tareas de penetración e inteligencia durante varios meses en Operación Gürtel».

Los audios ahora conocidos dejan claro que Cospedal considera a Villarejo como amigo de su marido -el policía le dice a este ‘niño’ en varias ocasiones- y que el entonces comisario en activo se presenta como el ‘solucionador’ del problema que acechaba al PP y que, nueve años después, le ha costado el puesto a Mariano Rajoy como presidente del Gobierno al prosperar la moción de censura promovida por el PSOE tras conocerse la primera sentencia vinculada a Gürtel.

En la conversación mantenida el 18 de junio de 2009, Villarejo y López del Hierro parecen referirse al entonces tesorero del PP Luis Bárcenas, hoy en prisión tras ser condenado a 33 años y cuatro meses de cárcel y en esos momentos aún no imputado. El entonces senador adquirió tal condición procesal el 17 de julio de 2009, justo 24 días después de que la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo se hubiera declarado competente para investigarlo a él y al diputado Jesús Merino por delitos contra la Hacienda Pública y de cohecho y hubiera designado al magistrado Francisco Monterde como instructor.

 

Villarejo.-Qué pasa, niño. Perdona, que estaba antes en una reunión. Dime.
Ignacio López del Hierro.-Es que, es que me preguntaba nuestra amiga… Dice: ‘Oye, mira a ver si tu amigo sabe por dónde van a ir éstos’.

V.-Bueno, ésa es una pregunta como si Dios existe, de amplio contenido (risas). El lunes cuando nos veamos y desayunemos, comentamos.
I. L. D. H.-¿Tú crees que van a más con esto?

V.-Sí, sí, sí porque hay chicha, mucha chicha.
I. L. D. H.- ¿Hay mucha chicha?

V.-Mucha más de la que él se cree. Él piensa que tiene controlado y justificado lo suyo aquí dentro. Esto lo conseguí de aquí, esto de aquí… Él tiene hecho cuatro números y tal porque piensa que le cuadran pero hay mucho dato fuera y muchas cosas que están. Hay mucha chicha. Estaba en una buena línea y tal, pero ahora hay que volver a dedicarle otro mes a comerle el tarro al pavo para decirle que no es tan borde como se ha presentado.
I. L. D. H.- ¿Tú crees que el juez le imputa?

V.-Yo creo que sí.
I. L. D. H.-Tú crees que sí…

V.-Yo creo que con lo que hay… Como el Supremo acepte el tema… Si lo acepta va palante. Si lo acepta va palante. Porque hay chicha para eso.
I. L. D. H.-Bueno, bueno…

V.-Eso es lo que hay.
I. L. D. H.-Bueno, el lunes nos tomamos un café.

En otro pasaje de esa misma conversación, empresario y policía hacen una alusión velada al entonces presidente del Gobierno y líder del PP, al que se refieren inequívocamente por uno de sus rasgos característicos: la barba. Por las palabras que pronuncian, López del Hierro da a entender que su esposa hablaría con Rajoy para tranquilizarlo [a Bárcenas] tras un incidente que se habría producido en un restaurante con el «jefe de la investigación» [en alusión a Juan Antonio González, entonces comisario general de Policía Judicial]. Pero allí estaba el bombero Villarejo, cercano a Garzón, para apagar el fuego:

 

V.-Cuando se recupere, le dices: ‘Tronco…’.
I. L D. H.-
Durante el fin de semana se lo cuenta.

Villarejo.-Claro, dile: ‘Dale un toque al Barbas y que se tranquilice porque fíjate qué espectáculo’. Menos mal que en la reunión estaban amigos (risas) y afortunadamente toreamos ahí como pudimos. Pero le pasa eso que está solo con otro y le pega dos hostias, se monta un pollo de la hostia y sale en los periódicos. El tipo éste se encara con el jefe de la investigación en un restaurante. La leche. Bueno, niño que vaya todo bien. Dame un toque el lunes y tomamos un cafelito.
I. L D. H.-El lunes sin falta.

En la charla que ambos interlocutores mantuvieron el 24 de junio de 2009, no hay dudas de que a la persona a la que se refieren es a Bárcenas, al que Villarejo llama «gilipollas» por reconocer que era «L.B.». Se trata de la anotación con la que la trama corrupta consignaba los pagos al ex tesorero del PP en los documentos contables que se incorporaron al sumario del caso. Esa comunicación tuvo lugar al día siguiente de que el Supremo asumiera la investigación de esta parte de la macrocausa al alcanzar los indicios al senador Luis Bárcenas y al diputado Jesús Merino y transcurre de la siguiente manera:

 

V.-Él dijo: ’Yo soy L.B’. Lo reconoce el gilipollas.
I. L. D. H.-
Sí, sí.

V.-Dijo: ‘Aquí lo que se va es contra la financiación del partido y tal’. Y entonces es cuando se le dice que no, que aquí son cuestiones individuales…
I. L. D. H.-Eso ya lo he dicho yo.

V.-Es que tiene cojones, macho. El rebote que hay por el tema de lo de la prensa y además es mentira (risas). Tengo testigos, joder.
I. L. D. H.-Eso lo ha contado éste.

V.-Sí, uno y otro. Ya sabes que ha admitido el Supremo…
I. L. D. H.-No lo sabía, como vengo de Francia…

V.-Hace un ratillo, no sé si lo habrá dado ya la prensa, me imagino que todavía no. Porque además, en otro alarde de chulería, ha dicho que renuncia al suplicatorio y que tal. Macho, pues si renuncia, pues de puta madre.
I. L. D. H.-Pues venga, renuncia.

V.-Para el partido no es malo. Cuando antes se quite el lastre, mejor.
I. L. D. H.-Mejor, mejor. Para el partido no es malo. Hoy viene en un periódico que he leído en el avión que había división en la dirección del partido con respecto a este asunto…

V.-Una polla como una olla. ¿División?
I. L. D. H.-…que por un lado Arenas defendía a éste y por otro lado la persona de la que tú y yo hablamos de vez en cuando decía que había ver cuál era la verdad y que luego ya…

V.-Que una polla, ¿no?…
I. L. D. H.-
Claro, claro (risas).

V.-Es la leche. Bueno, niño…
I. L. D. H.-Bueno, chao. Me voy a guardar éste ahora.

V.-Y haz el comentario de que ha sentado muy mal y además es un error, joder. Estamos intentando bajar el perfil de tensión que siempre nos viene bien a todos…
I. L. D. H.-Si ellos se empeñan en subirlo qué vas a hacer, joder.

V.-Es un trabajo absurdo y perdido, coño.
I. L. D. H.-Claro, claro.

No habían ni transcurrido ni dos semanas cuando el entonces comisario, adscrito como agente encubierto a la Dirección Adjunta Operativa (DAO) de la Policía Nacional, y el marido de María Dolores de Cospedal vuelven a telefonearse. Fue el 8 de julio de 2009 y en esa conversación José Manuel Villarejo avisa a su interlocutor de que hay «chicha jodida» para el PP en Madrid y Valencia. Ambos hablan de manera encriptada, como temiendo que pudieran estar siendo escuchados:

 

V.-Hay chicha en el horizonte.
I. L. D. H.-
¿Hay chicha en el horizonte?

V.-Sí, chicha jodida.
I. L. D. H.-
¿Jodida para quién?

V.-Jodida para vosotros.
I. L. D. H.-
¿En general?

V.-En dos o tres temas. Aquí en Madrid y en el otro sitio, donde los chicos falleros.
I. L. D. H.-
¿Y por el que se armó la bronca en la comida?

V.-Con ese también. Probablemente al final esa es la esencia del tema, problema financiero. Me extraña que él haya sido el que ha tomado la iniciativa. ¿Y qué quiere hablar con alguien de su confianza o del entorno nuestro?
L. D. H.-No, quiere hablar con alguien del entorno de mi confianza.

V.-Ah, bueno. Eso es porque como está recibiendo hostias por todos lados quiere vender la burra de que él es buen chico. No es mal chico, pero está para determinados horizontes. No creo que sea iniciativa suya.
L. D. H.-No crees que sea iniciativa suya, ¿no?

V.-No, no. Lo ha mandado alguien. O bien El director de cine, el Hitchcock éste, para hacer una pulsión previa a lo que van a pedir. Una subvención al cine a cambio de tal.

López del Hierro a Villarejo: «El instigador es Rubalcaba»

En los nuevos audios a los que ha tenido acceso Moncloa.com , el marido de la entonces secretaria general del PP, Dolores de Cospedal hace saber al comisario que el entonces ministro de Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba está detras de toda la investigación de la corrupción en las filas populares.

V.- Yo, si te digo la verdad, este tío (Jose Antonio González) es muy cagón como para tomar esa iniciativa tan importante, pero por otro lado es un agonía, es un egoísta, es un tío que ha estado siempre medrando con todo el mundo y no quiere perder la teta y está temeroso porque su amigo Bermejo ya no está.

L.D.H.- Estos (los del PP), lo que creen es que viene de Rubalcaba.

V.- Alfredo. Pero no es así del todo.

L.D.H.- Creen que el instigador de todo es Alfredo.

V.- Alfredo, que es un estratega, que es el 90% del partido (PSOE), que es un perfecto cabrón. Acuérdate que cuando empiezan las primeras tensiones yo te digo por Alfredo va por ahí. Acuérdate que cuando habla María Dolores (de Cospedal) con él, el tipo baja la presión y de alguna manera, reestructura el tema. Porque en el fondo de todo, es más sensato, es la línea realmente pura del PSOE. Todos estos son unos advenedizos los que pasan por aquí. El (José) Blanco, el (José Luis Rodríguez) Zapatero… todos estos pasarán como una mala racha. Por eso es el propio Felipe González el primero que está acojonado y se los quiere quitar de en medio”.

En los audios, el comisario insiste en que el deseo de Jose Antonio González por llegar a Cospedal es diferente al modo de actuar del «maquiavelo» Rubalcaba.

El comisario confiesa al marido de la ex secretaria general del PP que el ex ministro del Interior supo del caso Gürtel antes de que comenzasen los juicios:

V.- “En algunas de estas operaciones, que Alfredo sabía lo de Gürtel, no hay duda. Que se le preparó (el caso) a ‘Balta’, no hay duda. Yo estuve en las primeras reuniones, o sea que eso es así. Pero por eso no creo que le hayan mandado a este (JAG) aquí a ver qué le sacas (a Cospedal). Una polla, a ver qué le sacas, a tantearle a mandar mensajes de ver si no nos hacemos daño mutuamente si son ellos los que están.

L.D.H.- Se habla con él (Rubalcaba) directamente.

V.- Claro, por eso te digo.

L.D.H.- Tiene a Trillo.

V: Con Trillo, que es su tronco y le puede decir de quedar a solas. Por eso te digo que me encaja más, como este tío (JAG) es un agonías, con lo cual vamos a ver si no nos lo quitamos de en medio”.

La difusión de estas grabaciones se produce con María Dolores de Cospedal fuera de la dirección del PP, tras no haber alcanzado la Presidencia de la formación en las primarias celebradas el pasado mes de julio. Algunas fuentes sitúan su decisión de no aceptar ser candidata a la Alcaldía de Madrid, como la proponían el ex ministro Rafael Catalá y otros cargos del partido, por su temor a que pudieran hacerse públicas cintas de conversaciones que hubiera tenido su marido con Villarejo.