Política

Rivera rompe con Casado y abre la puerta a tramitar los Presupuestos de Sánchez

Ciudadanos permitirá el desbloqueo parlamentario de 21 proposiciones de ley que tenía paralizadas en la mesa del Congreso junto al PP, entre ellas la de reforma de estabilidad presupuestaria

logo
Rivera rompe con Casado y abre la puerta a tramitar los Presupuestos de Sánchez

Albert Rivera y Pablo Casado en una imagen de archivo

Resumen:

No fue sólo el jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez, el que rompió relaciones con Pablo Casado el pasado miércoles tras la bronca sesión de control al Gobierno. Ciudadanos decidió también marcar distancias con el PP para desbloquear 21 proposiciones de ley que tenía paradas en la mesa del Congreso de los Diputados con el concurso de los populares. Una de ellas va a ser la reforma de la Ley de Estabilidad Presupuestaria, proposición de ley presentada en agosto de este año por PSOE, Unidos Podemos, ERC y Compromís. Terminado el plazo de enmiendas, Ciudadanos va a permitir la tramitación parlamentaria de una reforma cuyo objetivo es eliminar la posibilidad de veto del Senado a la senda de estabilidad, según explica el portavoz de Cs a El Independiente, Juan Carlos Girauta. Girauta señala que “estamos en contra de que se le atribuya al Senado un derecho que que no tiene que ver con sus competencias”.

 

Ciudadanos quiere un modelo en que el veto de la Cámara Alta no implique la vuelta del texto al Gobierno sino al Congreso, como pasa con los Presupuestos, y que sea en la Cámara Baja donde se vuelvan a votar las Cuentas Generales del Estado, eso sí, con una mayoría cualificada de dos tercios de la misma sin que basten más “síes” que “noes”. En cambio, para el PP estamos “ante el primer paso para la tramitación de los Presupuestos Generales del Estado” de Pedro Sánchez , ya pactados con Podemos pero de los que no hay, por el momento, ni anteproyecto. Por su parte, el PP responderá con una enmienda de totalidad con texto alternativo para que se mantenga el veto del Senado, en una Cámara donde dispone de mayoría absoluta.

Rivera, “necesita diferenciarse” de Casado tras capitalizar el control al Gobierno el pasado miércoles, dicen en Génova

No es la única proposición de ley que podrá iniciar su trámite parlamentario, aunque sí la más importante, con efectos más inmediatos. El desbloqueo abre la puerta, en unos casos, al debate de totalidad y, en otros, al de articulado, de cuestiones que tienen que ver con sanidad, pensiones, blanqueo de capitales, reparación jurídica de las víctimas del franquismo y de sus sentencias dictadas, salario mínimo interprofesional de 1.200 euros o violencia de género. Todavía quedan otras 15 bloqueadas en la mesa por la mayoría que PP y Ciudadanos suman en la misma, aunque pueden correr la misma suerte que las anteriores.

Además de abrir la puerta a que Pedro Sánchez pueda ver aprobadas sus cuentas y, por tanto, agotar con cierta comodidad la legislatura, desde Génova interpretan que el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, “necesita diferenciarse” tras una sesión que capitalizó el pasado miércoles Pablo Casado, cuando acusó al jefe del Ejecutivo de ser “partícipe” del “golpe de Estado en Cataluña”, afirmaciones que luego matizaría pero que le convirtieron ese día en el eje del debate parlamentario con un Rivera muy desdibujado. Génova no duda en hablar de “ruptura” con una formación con la que ha ido de la mano en la mesa del Congreso.

Hasta aquí habíamos llegado. Se le puede hacer un favor al PP, no quince”, afirma Girauta

En cambio Ciudadanos desmiente esta lectura. Girauta explica que la decisión de permitir la tramitación de estas proposiciones de ley se tomó por entender que “hasta aquí habíamos llegado. No se podían seguir congelando”. Pero el objeto de esta estrategia no es tanto el PP como el Gobierno de Pedro Sánchez y el partido que lo sustenta. “Los socialistas se van a encontrar con algunos problemas después de decir que sí a cosas muy peregrinas que presentaban otros grupos como Podemos, y el PSOE se va a tener que retratar ahora que está en Moncloa”.

Girauta dice entender “la preocupación del PP, pero no hay motivación política” o, al menos, no la hay dirigida contra los populares. El pasado jueves, un día después de la última sesión de control, el PP “nos pidió que siguiéramos bloqueando y aplazando muchos asuntos”. Fue una conversación entre el secretario general del Grupo Popular y de Ciudadanos, José Antonio Bermúdez de Castro y Miguel Gutiérrez, respectivamente.

Gutiérrez “le dijo que no, que se puede hacer un favor pero no quince y ahora tenemos nuestra estrategia”. La portavoz popular, Dolors Montserrat, habló con Girauta para interesarse sobre si se trataba de una ruptura de relaciones políticas, según la versión del dirigente “naranja”. “Le expliqué que el criterio es técnico, que tiene que ver con una práctica y el rigor legislativo”, subraya.

Este martes se debate en el Congreso una proposición para limitar los plazos de enmiendas

Precisamente, este martes se debate en el Congreso la toma en consideración de una proposición de reforma del Reglamento del Congreso de los Diputados, presentado por el Grupo Socialista en septiembre de 2017, sobre limitación de las prórrogas de plazos de enmiendas a las iniciativas legislativas.  Los socialistas proponen la reforma del artículo 110.1 del Reglamento para que quede redactado de la siguiente manera: “Publicado un proyecto de ley, los Diputados y los Grupos Parlamentarios tendrán un plazo de quince días para presentar enmiendas al mismo mediante escrito dirigido a la Mesa de la Comisión”.

“Este plazo podrá ser prorrogado hasta en dos ocasiones por acuerdo de la Mesa del Congreso si lo solicita algún Grupo Parlamentario. Para que puedan acordarse posteriores prórrogas será necesario que así lo soliciten, al menos, dos Grupos que representen a la mayoría absoluta de los miembros de la Cámara”. La clave está en que PP y Ciudadanos, si bien tienen mayoría en el órgano de gobierno del Congreso no representan, a la mayoría absoluta de los miembros de la Cámara.

Se abre así una nueva e intensa etapa parlamentaria en la que muchos tendrán que retratarse.