El Gobierno de Iñigo Urkullu se acerca cada vez más a un escenario de prórroga presupuestaria después de que la reunión que el presidente del PNV, Andoni Ortuzar y una delegación de EH Bildu, encabezada por el secretario general de EH Bildu, Arnaldo Otegi, culminara esta mañana sin acuerdo. La cita, que ha tenido lugar después de que el otro socio del Ejecutivo, el PSE, mantuviera otro encuentro días atrás, se ha desarrollado apenas minutos después de que el consejero de Economía y Hacienda, Pedro Azpiazu, asegurara que el planteamiento que hace la izquierda abertzale para ceder dos abstenciones con las que sacar adelante el proyecto de cuentas vascas para 2019, es “inviable”. Ha añadido además que una prórroga no tendría ninguna incidencia en la prestación de los servicios en Euskadi.

Pese a que por el momento PNV y EH Bildu no han cerrado los contactos de modo definitivo, parece difícil que se pueda acordar la profunda “rectificación” social que Otegi ha reclamado al PNV para permitir que los presupuestos de Urkullu vean la luz. Desde el PNV ha asegurado que la propuesta de EH Bildu deberá “reorientarse” si quiere que pueda ser “viable”. Le han recordado que existen limitaciones presupuestarias “y competenciales” a las que debería adecuarse. La formación de Ortuzar ha asegurado que la negociación continuará por ahora y que por su parte se hará “todo lo posible” para encontrar un camino de “intersección” que facilite un acuerdo. Si finalmente no se alcanza, el Gobierno PNV-PSE se quedaría sin el apoyo necesario.

Hace semanas en Sabin Etxea ya descartaron poder acceder a la propuesta de Elkarrekin Podemos. Consideran que los 15 puntos de modificación que proponen no son aplicables. El Gobierno en casi 1.500 millones de euros los cambios que le reclama la formación de Pablo Iglesias. Al mismo tiempo, el hasta ahora socio presupuestario, el PP, también se da por descartado al negarse el PNV a secundar la exigencia marcada por el presidente de los populares vascos, Alfonso Alonso, quien ha puesto como condición que el PNV rompa su acuerdo de bases con EH Bildu para la redacción del futuro Estatuto de autonomía vasco.

Suficiencia financiera

La izquierda abertzale ha planteado cambios en el proyecto presupuestario por un importe total de 420 millones de euros, fundamentalmente dirigidos a la mejora de las pensiones más bajas y, en menor medida, al fomento del empleo. Un importe que Otegi, a la salida de la reunión, ha considerado que sigue siendo viable y que no pone en peligro la necesaria “suficiencia financiera” del proyecto presupuestario. EH Bildu insiste en que aún hay margen para que el Ejecutivo vasco modifique el enfoque de sus cuentas y satisfaga las demandas sociales que colectivos como los pensionistas, las mujeres o los jóvenes vienen demandando en Euskadi.

En cambio, para el conejero vasco de Hacienda aumentar el gasto de las cuentas en los 420 millones que propone Bildu no es factible. Recuerda que la regla de gasto a la que obliga la Unión Europea “no nos permite gastar más de 370 millones, ése es nuestro margen de maniobra”. Azpiazu ha subrayado sin embargo que el proyecto de presupuestos de 2019 es “el mejor” que ha presentado el Ejecutivo desde el final de la crisis económica, con un 80% de los 11.780 millones de gasto destinado al ámbito social. Aspecto, ha recordado, en Radio Euskadi, que hasta el líder de Podemos ha alabado.