Política

Teresa Rodríguez desoye la directriz de Iglesias y no gobernará con Susana Díaz

logo
Teresa Rodríguez desoye la directriz de Iglesias y no gobernará con Susana Díaz
Teresa Rodríguez y Antonio Maíllo valoran el adelanto electoral en Andalucía.

Teresa Rodríguez y Antonio Maíllo, líderes de Adelante Andalucía. EP

Resumen:

Adelante Andalucía no llegará a un pacto de Gobierno con el ‘susanismo‘. La plataforma electoral de Teresa Rodríguez y Antonio Maillo comienza a marcar su rumbo más allá de los dos principales partidos que lo integran -Podemos e IU-, y afronta la campaña para el 2-D con directrices propias que contravienen la estrategia estatal marcada por Pablo Iglesias. El líder de Podemos lleva meses insistiendo en que el partido debe llegar a acuerdos tras las las próximas elecciones para entrar en los ejecutivos autonómicos y, en última instancia, llegar a ocupar La Moncloa junto al partido de Pedro Sánchez.

Pero Adelante Andalucía va en dirección contraria. Rodríguez y Maíllo vuelven a desafiar a los ‘aparatos’ de Madrid y desoyen las instrucciones de Iglesias, que ha defendido las «coaliciones progresistas» como resultado del próximo ciclo electoral que se abre con las andaluzas, continúa en 2019 con las europeas, autonómicas y municipales, y se cerrará con las generales previstas para 2020. «Después de las elecciones, nuestro objetivo es que se empiece a normalizar una vía de gobierno a través de la fórmula de coalición», defendía Pablo Iglesias en su libro Nudo España (Arpa), recién llegado a las librerías.

Rodríguez y Maillo apuestan por acuerdos puntuales desde la oposición y se niegan a gobernar junto a Díaz

Tanto en público como en privado, Rodríguez y Maíllo han desechado la idea de un gobierno conjunto con Susana Díaz al considerar al bastión socialista andaluz como un subgénero del partido de Pedro Sánchez: ‘susanato’ frente a socialismo. «Hacer un gobierno con quien ha estado más de 30 años en el poder tiene un gran problema, y es que tú quieres regenerar algo donde la otra parte no quiere. Por eso no vamos a gobernar con el PSOE», resumía la secretaria general de Podemos Andalucía este lunes en La Sexta.

La dirigente reprochaba a la presidenta andaluza su papel en la última legislatura después de pactar el Gobierno con Ciudadanos. «Hemos sido una barrera a las derechas en todos los territorios, cosa que no puede decir Susana Díaz, ni en Andalucía ni en Madrid», insistió Rodríguez. En Adelante Andalucía consideran que llegar a un pacto de Gobierno supondría un cheque en blanco para la baronesa andaluza al que no están dispuestos.

Prefieren, en su lugar, alcanzar acuerdos puntuales que permitan a Adelante Andalucía fiscalizar las políticas del PSOE-A, impulsar medidas desde el Parlamento andaluz y evitar los riesgos de asumir la gestión de un partido que lleva décadas en el Palacio de San Telmo. Un pacto de Gobierno conllevaría además serias dificultades para evitar incumplimientos como los que el partido de Juan Marín ha tenido que soportar en la última legislatura de Susana Díaz. Argumentan que su estrategia pasa por consolidarse como alternativa de Gobierno real en lugar de subalternizarse con el socialismo andaluz.

Pablo Iglesias arranca la precampaña del 2-D

La plataforma andaluza va por libre, tanto en cuanto a marca como en estrategia, con el objetivo de ensanchar su espacio electoral y atraer a votantes de otros espacios. Y sin embargo esta desviación de la estrategia estatal de Podemos no se hará notar en campaña, donde la dirección del partido «se volcará» plenamente, como advirtió la portavoz de la ejecutiva, la diputada Noelia Vera. Pablo Iglesias arrancará la precampaña el jueves 8 de noviembre en Andalucía, y está previsto que participe en dos actos más en las semanas siguientes. También el coordinador general de IU, Alberto Garzón, hará campaña por Adelante Andalucía. Y este martes en Madrid se celebrará un encuentro al que asistirán Teresa Rodríguez, Antonio Maillo, Iglesias y Garzón, para abordar el escenario andaluz.

No es la primera vez que Adelante Andalucía abre su propio camino. Ya el nacimiento de esta marca andaluza supuso todo un desafío a la formación de Iglesias, que poco antes había impuesto la marca estatal de Podemos en todas las papeletas para evitar artefactos como el andaluz. Los dirigentes andaluces, que trabajan desde 2016 en un espacio de confluencia, defendieron entonces la «autonomía» de su federación y crearon este espacio de espaldas a las múltiples advertencias lanzadas por la secretaría de Organización Estatal de Pablo Echenique. Unas normas que fueron consideradas «intervencionistas» por Rodríguez, que continuó su propio camino.