Finalmente María Dolores de Cospedal ha decidido renunciar a su puesto de vocal en el Comité Ejecutivo Nacional del PP tras las continuas revelaciones sobre su relación con el ex comisario Villarejo en pleno estallido del caso Gürtel. La ex secretaria general popular justifica su decisión “ante los múltiples ataques que he recibido estos días por las conversaciones mantenidas con el ex comisario Villarejo, y para evitar que estos ataques se hagan extensivos a la formación política de la que he sido Secretaria General, y a su actual Presidente”, según ha anunciado en un comunicado.

 

Además, también ha asegurado que no ha mentido acerca de su conocimiento del ex comisario, cosa que sí reiteradamente hizo la ministra de Justicia, Dolores Delgado. “Las manipulaciones que se están haciendo de las cintas publicadas tratan de ofrecer una imagen distorsionada de la realidad, son extractos editados que solo tratan de perjudicar y dañar mi imagen personal, algo que no quiero que se extienda al Partido Popular”.

Génova pide que la ministra de Justicia “siga los mismos pasos”

Cospedal, que era hasta hoy vocal de libre designación en el Comité Ejecutivo, mantendrá su escaño en el Congreso de los Diputados, han indicado fuentes del PP. Interrogado al respecto el secretario general del PP, Teodoro García Egea, ha defendido que las cuestiones que han trascendido “son temas del pasado en los que esta dirección no tiene nada que ver” y que, por tanto, “sólo nos podemos remitir a las explicaciones de ella”. Ha destacado la presencia de una “estructura pseudopolicial que desmontó el PP” y aprovechado para  la ministra de Justicia, Dolores Delgado, siga los mismos pasos. Dice esperar que ni el Gobierno ni el PSOE “tengan la osadía de hablar de este tema mientras Delgado sea ministra”.

En definitiva, añade Egea, el de Cospedal “es un gesto de mutuo acuerdo que le honra poniendo los intereses del PP por delante de los suyos” y, respecto al escaño, “es una cuestión personal que no  tiene que ver con el partido”. Además, el “número dos” popular ha soslayado las preguntas de si entiende que entre sus cometidos está espiar a compañeros de partido y al interrogante sobre si siente cómodo al sentarse con Cospedal en el Congreso ha desviado la respuesta de nuevo hacia la ministra al afirmar que lo que le incomoda es compartir el hemiciclo con alguien que ha mentido.

Reuniones con Villarejo

María Dolores de Cospedal encargó a José Manuel Villarejo a través de su marido que investigara a Javier Arenas, con el que estaba enfrentado a cuenta de la protección que el político andaluz defendía que había que brindar a Luis Bárcenas cuando ya se conocían los vínculos del tesorero del partido con la trama Gürtel. También, ella y su marido, pidieron en el año 2009 que investigara a Alejandro Pérez Rubalcaba, hermano del dirigente socialista y entonces ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, al que en el PP se señalaba como el cerebro tras las filtraciones que afectaban a la trama Gürtel.

Éstas son algunas de las tareas que, por la mediación de Ignacio López del Hierro, la entonces secretaria general del PP confió al entonces comisario en activo mientras ella libraba una batalla contra el tesorero del partido. Éste se encuentra desde finales de mayo en la prisión madrileña de Soto del Real cumpliendo la pena de 33 años y cuatro meses de cárcel a la que fue condenado por su responsabilidad en los hechos juzgados en la primera época de Gürtel (1999-2005). En todo caso, en el entorno de la también ex ministra de Defensa niegan que  pagara nunca al excomisario hoy preso y en Genova dan por bueno que “no consta” que hayan hecho ningún desembolso.