El Parlament investigará la actuación del Rey Felipe VI en los días posteriores al referéndum ilegal del 1-O. La propuesta registrada ayer por JxCat para crear una comisión de investigación en base a la moción de reprobación aprobada por la cámara contará con el apoyo de CatEC-Podem, según fuentes del grupo de los Comunes, lo que garantiza la mayoría absoluta a favor de la propuesta, mientras la CUP «estudia» su apoyo a la iniciativa. De hecho fue el partido de Ada Colau el que impulsó la moción aprobada el pasado octubre, que el Gobierno ha llevado ante el Tribunal Constitucional.

El texto, airadamente defendido por Pablo Iglesias tras el recurso del Gobierno, denunciaba la actuación de Felipe VI tras el 1-O, cuando según algunas fuentes sindicales el Jefe del Estado habría presionado a grandes empresas, en concreto a Seat, para que anunciaran el traslado de sus sedes sociales fuera de Cataluña como reacción a la consulta independentista. Ahora, JxCat, ERC y CatEC se proponen «investigar» en sede parlamentaria si se produjeron esas presiones, según avanzaron ayer el portavoz de JxCat, Eduard Pujol, y el vicepresidente de la Cámara a propuesta de este partido, Josep Costa.

No sólo eso. La propuesta registrada por el partido de Carles Puigdemont propone tres líneas de investigación: junto a las supuestas presiones del monarca en contra del proceso independentista, quieren investigar las «estructuras de corrupción» que puedan estar «vinculadas a la familia real» y los «supuestos fondos o cuentas irregulares que pueda tener» el rey Juan Carlos.

La comisión pretende investigar las supuestas presiones de Felipe VI para el traslado de empresas catalanas, las grabaciones de Corinna y los negocios de Urdangarin

Los independentistas se refieren así, en primer lugar, a los negocios fraudulentos de Iñaki Urdangarin, que ya han sido investigados y juzgados por la Audiencia de Palma, por los que Urdangarin está cumpliendo en la actualidad pena de prisión. Y pretenden llevar al Parlament el debate sobre la evasión de fondos reconocida por Corinna zu Sayn-Wittgenstein -la «amiga especial» del Rey emérito- en las grabaciones realizadas por el ex comisario Villarejo.

Josep Costa criticó en la presentación de esta iniciativa la negativa del Congreso a investigar las grabaciones de la amiga del rey emérito en las que esta afirmaba que Juan Carlos I tenía cuentas en Suiza, que la usó como testaferro en un terreno en Marruecos y que cobró comisiones por la adjudicación del AVE a La Meca y acusó al Gobierno de intentar «castigar al Parlament» al impugnar ante el Tribunal Constitucional la reprobación del rey incluida en la resolución, pese al dictamen contrario del Consejo de Estado.

«Hay una mayoría suficiente para aprobar esta comisión, para que no queden impunes y sin control político las actividades de personas vinculadas a la Familia Real», insistió Costa. Los comunes ya le han dado la razón, abriendo un nuevo frente contra la Monarquía, después de que el Congreso rechazara ayer debatir la misma moción aprobada en el Parlament, como pretendía JxCat.

La CUP, por su parte, está estudiando el documento, han explicado fuentes de la formación antisistema a Europa Press, pero la comisión tiene los votos garantizados para salir adelante ya que cuenta con los 32 diputados de ERC, los 30 de JxCat y los 8 de los comuns.