PolíticaCrisis en la Justicia

Magistrados del Supremo aplauden la renuncia de Marchena: “Es un reto ético”

"Es un enorme gesto de sabiduría y dignidad por parte de Marchena. Pero, ojo, también es un reto ético para la clase política", indican fuentes del Alto Tribunal.

logo
Magistrados del Supremo aplauden la renuncia de Marchena: “Es un reto ético”

El magistrado Manuel Marchena, conversando con la ministra de Trabajo, Magdalena Valerio. EFE

Resumen:

La insólita decisión del magistrado Manuel Marchena de renunciar a presidir el Tribunal Supremo y el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), ha sido aplaudida al unísono por los jueces del Alto Tribunal consultados este martes por El Independiente. El malestar provocado por cómo se han llevado a cabo las negociaciones entre Gobierno y Partido Popular para repartirse la ‘tarta’ de la Justicia, junto con el whatsaap del senador Ignacio Cosidó jactándose del nombramiento de Marchena, han hecho que dicho magistrado haya renunciado al cargo.

 

Este gesto “de dignidad” de Manuel Marchena ha sido valorado muy positivamente por los togados del Alto Tribunal. “Ya está bien de que se repartan el Consejo de esa forma tan descarada”, dice un juez. “No lo han podido hacer peor y Manolo no tiene por qué sufrir esos ataques que pongan en entredicho su valía profesional”, recalca otro magistrado de la Sala Segunda.

“Conociéndolo un poco uno sabe que Marchena es un hombre íntegro que estaba escandalizado por cómo se estaban produciendo los acontecimientos. Ha hecho lo único que podía hacer para salvar a la institución”, añade otro compañero de Sala. “Ahora es cuando los vocales deberían votarlo porque este gesto demuestra que es un juez realmente independiente. Se acaba de ganar la presidencia con este gesto de dignidad institucional”, recalcan varias de las fuentes consultadas. “Es un enorme gesto de sabiduría y dignidad por parte de Marchena. Pero, ojo, porque es un enorme reto ético para la clase política”, añade un magistrado de la Sala Segunda.

“Cosidó ha insultado al Supremo”

Por otro lado, magistrados del Alto Tribunal no dudan en reconocer en privado que debe haber dimisiones entre los negociadores de este pacto fallido ya que dan por sentado que no va a haber ahora renovación del Poder Judicial. “Cosidó ha insultado a la independencia del Supremo. Debe dimitir. Este señor no puede seguir ni un minuto más en política”, explica una de las fuentes informantes.

El peor descrédito para un magistrado es que se piense de él que no es que ecuánime y que sirve a intereses distintos de la Justicia”

Otro togado del Supremo pone de manifiesto que “el mal hacer de la clase política, termina siempre minando la credibilidad de una judicatura que diariamente demuestra que opera con independencia en la resolución de sus casos. Si la opinión pública supiera evaluar la real capacidad de un profesional  para dirigir los altos organismos del Estado, sabrían que Marchena es una de las pocas personas en condiciones de asumir la presidencia del consejo con excelencia institucional”.

“El peor descrédito para un magistrado es que se piense de él que no es que ecuánime y que sirve a intereses distintos de la justicia. Es el único camino que tenía para la preservación de su honor y de su dignidad”, recalcan las fuentes consultadas.

Marchena reivindica su independencia

Fuentes próximas al presidente de la Sala Segunda del Supremo explican a este periódico que el presidente de la Sala Segunda conoció ayer con estupor la noticia del whatsapp de Cosidó, publicada por El Español, y que eso le llevó a una profunda reflexión sobre su nombramiento y la percepción que hay de la Justicia. Fue la gota que colmó el vaso.

No obstante, su renuncia se debe exclusivamenre a una decisión personal donde han pesado varios factores, entre ellos el familiar. Marchena se desmarca así del pacto político para la renovación del Consejo y defiende que la “independencia” ha caracterizado su carrera judicial. Asegura que sus desempeño como magistrado del Tribunal Supremo es “la mejor muestra” de que “jamás” ha aplicado el derecho siguiendo opciones políticas.

“Mi trayectoria como magistrado ha estado siempre presidida por la independencia como presupuesto de legitimidad de cualquier decisión jurisdiccional”, ha resumido. “Anticipo públicamente mi decidida voluntad de no ser incluido para el caso en que así fuera considerado, entre los candidatos al puesto de presidente del Tribunal Supremo y del Consejo General del Poder Judicial”, recalca Marchena a la hora de hacer público su gesto insólito de renuncia a presidir el Poder Judicial.