La izquierda abertzale ha hecho público cuál es su posición sobre el modo en el que se debería formar a los estudiantes de 4º de la ESO en el sistema educativo vasco sobre las seis décadas de violencia terrorista padecidos en Euskadi. En un documento, la coalición se muestra en contra del programa “Herenegun!” presentado por el Gobierno vasco y del que solicita que sea retirado. Durante la comisión parlamentaria celebrada la semana pasada Bildu anunció que ni siquiera se molestaría en hacer llegar sus aportaciones a la Secretaria de derechos humanos, Convivencia y Cooperación de Jonan Fernández, que ha elaborado la unidad didáctica, pese a que las tenía redactadas. En ellas la coalición que lidera Arnaldo Otegi se muestra muy crítica con el contenido de la misma y con la imagen y protagonismo que se concede al papel jugado por la izquierrda abertzale ante la violencia de ETA.

Así, critica que se hable en términos de “ETA-HB”. Cuestiona que se establezca una identificación “deudor del contenido del ‘todo es ETA’”. Defiende que lo correcto sería que la incorporación de ambas organizaciones en el material fuera dejando claro que “la trayectoria, actitud y acción” de ETA y Herri Batasuna ante la violencia terrorista “fueron absolutamente independientes y absolutamente diferentes”: “No podemos transigir con que esta vinculación quede instaurada”. La coalición llega a afirmar que las sensibilidades que ahora integran la organización “si algo hicieron fue proponer un programa de resolución negociada y dialogada a la situación de conflicto político que se desarrollaba”. También se muestra contraria a que se plantee en una “categoría delictiva el indeterminado ‘entorno de ETA’” a la hora de referirse a la izquierda abertzale.

La izquierda abertzale se desmarca del término «socializar el sufrimiento», y afirma que «no está en ningún documento»

En su documento de alegaciones contra la unidad didáctica que ahora está en fase de revisión, -contra la que se han manifestado todos los partidos excepto el PNV y asociaciones de víctimas- la izquierda abertzale considera que se le ha tratado de modo injusto ya que el material educativo propuesto “no recoge de forma objetiva lo acontecido en nuestro país los últimos 50 años”. Acusa al Gobierno de Urkullu de no buscar con ello la verdad sino convertir ‘Herenegun’ en una vía para imponer una “lectura política, ideológica y subjetiva” en las aulas sobre ciertos “episodios históricos y por tanto, discutibles”, señala la coalición.
Critica que a EH Bildu tan sólo se le incluya de modo indirecto y sin que pueda incluir “su relato” de lo acontecido. Pone en duda que la escasa presencia que se le concede en el material escolar se corresponda con la representatividad que posee y que se reduzca su opinión a que responda una pregunta, “¿por qué no condenáis?”.

ETA como origen de la violencia

En el documento EH Bildu se refiere a los cientos de personas asesinadas por ETA como las 853 “personas que fallecieron por la acción de ETA”. Subraya que esa violencia de la banda terrorista “no es la original”, como en su opinión se pretende plasmar en la unidad didáctica. Bildu rechaza que se sitúe a ETA como el origen “que ha provocado el resto de violencias, que con ETA comenzó la violencia en este país y con ETA ha terminado: “Estas cinco décadas no se pueden explicar con ETA como única protagonista, salvo que el objetivo sea no contar la realidad, sino incurrir en un formato más sofisticado y sutil de la famosa teoría del ‘todo es (era) ETA”, apunta Bildu.

También rechaza que se les impute el término y concepto “socializar el sufrimiento” que durante años se impulsó por parte de ETA. Señalan que ese término no lo conciben como propio ya que la izquierda abertzale no lo ha incluido “en ningún documento”.

EH Bildu llega a cuestionar incluso que la unidad didáctica se incluya en la asignatura de historia. Considera que en esa materia únicamente se debe enseñar la “historia de Euskal Herria” o lo que considera que debería ser “la historia más objetiva posible de lo sucedido en nuestro país”: “Una historia inclusiva, plural y el objetivo de este proyecto evidentemente no es ese”.

La ‘guerra sucia’

Otra de las peticiones que incluye en su lista de alegaciones no presentadas hace referencia a la calificación de “malos tratos” que se hace sobre los detenidos en el ‘caso Egunkaria’. Bildu recuerda que en ese contexto “evitar la palabra ‘tortura’ no es legítimo de ninguna manera”: “Denunciaron malos tratos y torturas”. Rechaza que se hable de las víctimas del GAL subrayando que 13 de ellas eran civiles, “no entendemos cómo y por qué se categoriza las víctimas del GAL cuando con las de ETA no se hace así”. Reclaman que al igual que se cita al General Galindo y a Rafael Vera, como agentes de la ‘guerra sucia’ se incluya también al ex ministro del Interior José Barrionuevo y al ex delegado del Gobierno. Ricardo García Damborenea.

Critican que se haga referencia a la aparición de la “guerra sucia” como una respuesta a ETA, “es absolutamente injustificable”, considera a izquierda abertzale. Apunta que pese a que se apunta en el texto propuesto que encontró “aquiescencia, connivencia o en ocasiones complicidad” por parte de algunos estamentos del Estado, se debería dejar claro que fueron quienes “organizaron ese terrorismo”.

Por último, se critica que se quiera utilizar este material escolar para criticar un proyecto político o una “sensibilidad” política como la suya y que se plantee desde “una supuesta superioridad ética”. Rechaza que se recurra a representantes de la izquierda abertzale en el material educativo para que se expresen en “términos de arrepentimiento” y en cambio no se busque un tratamiento en términos similares cuando se aborda el terrorismo de Estado: “Ahí, ni autocrítica, ni arrepentimiento, ni expresiones de ‘matar estuvo mal’”.