El Ministerio de Justicia que encabeza Dolores Delgado ha destituido al abogado del Estado, Edmundo Bal, después de que se opusiese a firmar el escrito de acusación en el procés descartando acusar a los líderes independentistas por el delito de rebelión. Según informan fuentes jurídicas a El Independiente, el motivo esgrimido por el Ejecutivo ha sido la pérdida de confianza en el jefe de la Sección Penal de la Abogacía del Estado después de las discrepancias vividas a la hora de presentar en el Tribunal Supremo el escrito de acusación por el desafío independentista en Cataluña.

La abogada general del Estado, Consuelo Castro, ha comunicado este miércoles a Bal -un jurista de reconocido prestigio- su relevo, según indican las fuentes consultadas. Desde el Ministerio de Justicia explican que dicho cargo era de dependencia “directa” de la abogada general y que corresponde a Castro el citado cese.

Esta destitución dentro del cuerpo de letrados del Gobierno se produce después de que Delgado ordenara a principios de mes a sus servicios jurídicos que no acusará por rebelión a los cabecillas del ‘procés’. En su lugar, la Abogacía del Estado presentó escrito de acusación por los delitos de malversación de caudales públicos y sedición. Edmundo Bal fue apartado del caso y vio cómo se le corregió el borrador de su escrito para eliminar la rebelión antes de presentarlo ante la Sala Segunda del Tribunal Supremo.

Castro, como jefa de la Abogacía, suscribió dicho escrito aunque Bal iba a ser el representante del Ejecutivo en el juicio que se celebrará en las próximas semanas en el Alto Tribunal. Para evitar que asistiera a la celebración de la vista oral, el Gobierno de Pedro Sánchez lo ha cesado.