La primera ministra de Reino Unido, Theresa May, ha destacado ante la Cámara de los Comunes que su Gobierno seguirá del lado del pueblo de Gibraltar, de cuya soberanía ha dicho sentirse “orgullosa”, y ha parafraseado al ministro principal gibraltrareño para destacar que no se ha modificado el borrador del Acuerdo de Retirada de la UE como pidió España “repetidamente”.

 

“El texto legal del Acuerdo de Salida no ha sido cambiado. Es lo que España ha buscado repetidamente, pero no han conseguido. El Reino Unido no nos ha decepcionado”, ha leído Theresa May, recuperando las palabras de Picardo, ante el ‘yay’ de aprobación de la Cámara. “Nuestro mensaje al pueblo de Gibraltar es claro: siempre les defenderemos, estamos orgullosos de que Gibraltar sea británico y nuestra posición sobre la soberanía no ha cambiado ni cambiará”, ha rematado la primera ministra.

Los líderes europeos confirmaron el domingo su visto bueno al acuerdo de divorcio con Reino Unido, sobre el que España había mostrado suspicacias al entender que no le concedía suficientes garantías en relación a Gibraltar. El Gobierno español accedió a votar a favor después de obtener una declaración política en la que se reserva la última palabra sobre cuestiones relativas al Peñón.

May ha acudido este lunes al Parlamento para defender las bondades de un acuerdo cuestionado incluso en las filas del Partido Conservador pero que, según la ‘premier’, permitirá a Londres centrarse en las “prioridades” nacionales de cara al futuro y garantizará la “integridad” de Reino Unido.

Tras las polémicas referentes a Gibraltar, May ha subrayado que su Administración ha trabajado de forma “constructiva” tanto con las autoridades del Peñón como con las españolas y ha reconocido “en particular” la altura de miras del ministro principal gibraltareño, Fabian Picardo. May ha subrayado que, gracias a las negociaciones, Gibraltar estará “cubierto” por el Acuerdo de Retirada y ha avanzado que también hablará en nombre de “toda la familia de Reino Unido” en las negociaciones en ciernes, en las que se establecerán las directrices de la relación entre Londres y el bloque comunitario una vez concluido el periodo de transición -a finales de 2020-.