Política

Vuelco en Andalucía: el éxito de Vox hace posible una derrota histórica del PSOE

logo
Vuelco en Andalucía: el éxito de Vox hace posible una derrota histórica del PSOE

Resumen:

Contra todo pronóstico, la fragmentación del voto de derechas en Andalucía ha permitido un vuelco histórico en la comunidad. El PP no ha ganado las elecciones, como sí hizo Javier Arenas en 2012, pero la suma -al 96% escrutado- de sus 26 escaños con los 21 de Ciudadanos y la fuerte irrupción de Vox, que ha logrado entrar por primera vez en un parlamento español con 12 diputados, ha producido un vuelco político inédito e inesperado que pone del revés el escenario político nacional.

La suma de los tres partidos supera la unión de los 33 diputados conseguidos por el PSOE en su peor resultado histórico en Andalucía, por debajo del 29% de los votos, con los 17 obtenidos por Adelante Andalucía ni con los 21 logrados por Ciudadanos.

El PSOE de Susana Díaz sigue cayendo. Después de obtener los peores resultados de la historia del partido en Andalucía en 2015, cuando cayó cuatro puntos respecto a 2012 obteniendo el 35% de los sufragios, los socialistas profundizan ahora su suelo con sólo el 28% de los votos, siete puntos menos que hace tres años. El desgaste después de 36 años de gobierno, la incapacidad de Susana Díaz por mejorar los datos del paro, los casos de corrupción que afectan a la Junta de Andalucía, el deterioro de servicios públicos como la sanidad y la educación y el rechazo que genera el ‘susanismo’ entre el socialismo tradicional han desmovilizado a los electores del partido.

Los resultados muestran el acierto de la estrategia electoral del PP y de Ciudadanos, que se basaba en dar respuesta al ansia de cambio de los  andaluces que revelaban las encuestas tras 36 años de gobiernos socialistas. La campaña de las elecciones autonómicas ha girado en torno a este eje fundamental: ‘más Andalucía’, lema de Susana Díaz, o ‘cambio político’, leit motiv del PP de Juanma Moreno.

 

“Mira, yo no soy ni de izquierdas ni de derechas, yo soy andaluza y a mí lo que me importa es mi tierra. Andalucía no aguanta otros cuatro años más del PSOE, que ya van para 40. Y el problema es que no me fío de Ciudadanos, que al final acaban pactando con Susana como la última vez, así que lo que me queda es votar a Juanma Moreno, que es el único que me garantiza el cambio”, explicaba con acento andaluz una mujer en el spot central de la campaña del PP.

A medida que avanza la campaña electoral ha aumentado el número de asistentes a los actos de Vox: 400 jóvenes en Sevilla, 1.000 personas en El Ejido (Almería), 3.000 en Málaga… una tendencia que ha sorprendido y abrumado a los dirigentes del partido. Y no sólo a Vox, sino también al PP, que optó por lanzar una mano a sus votantes y evitar la confrontación con sus líderes.

El socialismo andaluz sufre un castigo por parte de sus votantes, que han optado mayoritariamente por quedarse en casa este domingo o dar su confianza a una nueva formación de izquierdas con tintes andalucistas, Adelante Andalucía, coalición formada por Podemos, IU, Izquierda Andalucía y Primavera Andaluza. No obstante, la coalición liderada por Teresa Rodríguez se ha quedado por debajo de sus expectativas como cuarta fuerza política con sólo 17 escaños, dos más de los que sumaban Podemos e IU en el Parlamento.