“Lo sucedió el 6 y 7 de septiembre lo tengo en la cabeza y en el corazón, me hizo sufrir mucho, pensé que si hubiera pasado en los años 30 nos hubiera costado mil muertos”. Felipe González ha expuesto hoy hasta qué punto le angustió el proceso independentista en Cataluña del pasado otoño, en un debate compartido con Miquel Roca y la periodista Mónica Terribas sobre el 40 aniversario de la Constitución. Un debate en el que tanto González como Roca han dejado claro a Terribas, periodista estrella del independentismo, que no hay proyecto político que se pueda legitimar fuera del marco constitucional.

De hecho, González se ha mostrado convencido de que, pese a que la crisis que sigue abierta, “la Constitución nos protegió” durante los peores momentos del proceso independentista de un brote de violencia. Y aún así, el ex presidente español se ha mostrado mucho más abierto a una reforma de la Carta Magna que Roca, quien ha advertido de la falta del consenso necesario para emprender un proceso de ese tipo.

González ha aceptado incluso la posibilidad de que se apruebe una reforma que incluya el derecho de autodeterminación, como reclaman los independentistas, a preguntas de Terribas. “Yo creo que hay muy pocas opciones, yo votaré en contra, pero a lo mejor hay mayoría que decide haber descubierto una nueva forma de constitucionalismo que reconoce el derecho de autodeterminación de partes del territorio”.

Apoyo a Sánchez

El ex presidente socialista ha salido además en defensa del actual inquilino de La Moncloa, Pedro Sánchez, y su diálogo con los independentistas. “Lo que he visto fuera de Cataluña es un incremento constante de la crispación basada en la descalificación. Si algún día Pedro Sánchez pactara de verdad con Torra qué pasaría”, se ha preguntado tras resaltar que el Gobierno no ha llegado a ningún acuerdo pacto “que suponga rebasar la Constitucion”.

No entiendo si de verdad tienen afecto por las personas que están juzgando” ha recriminado González al Govern por seguir amenazando con la unilateralidad

González ha cuestionado también la estrategia discursiva del Govern Torra, que ha tachado de un “error de bulto” por seguir amenazando con la unilateralidad. “Estar exponiendo constantemente que estamos dispuestos a hacer lo que se está juzgando. Es error de bulto, no entiendo si de verdad tienen afecto por las personas que están juzgando”.

Más allá de la crisis catalana, González ha defendido la reforma constitucional en ámbitos como el papel del Senado y ha arremetido contra quienes aseguran que “no tocarán ni una coma de la Constitución. “No estamos hablando de las Tablas de la Ley, es un modelo de convivencia” ha argumentado para defender que se reforme “y de paso, que la gente se la lea”.

En este contexto, ambos ponentes han lamentado la falta de voluntad de diálogo para afrontar esa reforma. “40 años después, los que nunca tuvieron que estar en las trincheras están cavando trincheras otra vez, me lo tienen que explicar” ha lamentado González.

Defensa del Rey

Si alguna figura ha concitado sin embargo la defensa cerrada de Roca y González ha sido la de la Monarquía. “La Jefatura del Estado ha hecho papel excelente desde punto vista de la neutralidad, ha defendido constitucion de manera muy evidente en dos ocasiones, el 23F, y la siguiente, aunque nos pareció muy mal que lo hiciera” ha ironizado González. “En la primera ocasión no había gobierno para salir al paso, en segunda ocasión sí había gobierno pero no sé si registraba la realidad en vez de interferir en ella”.

Roca ha rechazado además que no se hubiera planteado el debate entre monarquía y república durante la transición. “Claro que hubo debate sobre la monarquía. Los comunistas votaban a favor y los socialistas mantenían la abstención” ha explicado el padre de la Constitución, quien ha recordado además que después “hubo referéndum en el que no pasaba precisamente desapercibido que era una monarquía; la gente sabia lo que votaba”.

Por contra, González ha restado importancia a la irrupción de Vox en las instituciones tras las elecciones andaluzas. “Ya estamos homologados a Europa en una anomalía más” ha ironizado, apuntando que ve en ese ascenso mucho de “reacción de nacionalismo español”.