Política

Serrano, bestia negra del feminismo

Juez de Familia de profesión, el líder de Vox en Andalucía fue condenado a 10 años de inhabilitación por alterar el régimen de visitas para que un niño saliera de paje en la 'Madrugá' sevilla / El Tribunal Constitucional anuló la condena años después

logo
Serrano, bestia negra del feminismo
Francisco Serrano, líder de Vox en Andalucía, tras conocerse el escrutinio del 2-D.

Francisco Serrano, líder de Vox en Andalucía, se dirige a los afiliados y simpatizantes tras conocerse el escrutinio del 2-D. EFE

Resumen:

Se llama Francisco de Asís Serrano, es juez especializado en Derecho de Familia y protección de menores en excedencia, tiene bufete propio y fue apartado de la carrera judicial por modificar el régimen de visitas establecido por otro juzgado para que un niño pudiera salir de paje en una cofradía de la Madrugá de 2010. Ésta es sucintamente la tarjeta de presentación del líder de Vox en Andalucía, uno de los 12 diputados que la formación de extrema derecha sentará en el Parlamento autonómico la próxima legislatura tras protagonizar la gran sorpresa en la jornada electoral de este 2-D.

Serrano saltó a los periódicos en octubre de 2010, cuando el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) ordenó la apertura de diligencias previas contra Serrano -entonces al frente del Juzgado de Familia 7 de Sevilla- por un presunto delito de prevaricación dolosa. Un año después, el alto tribunal andaluz condenó al magistrado a dos años de inhabilitación, pena que el Supremo elevó a 10 años cuando revisó la casación. El Tribunal Constitucional anuló esa sentencia en 2016, después de que el magistrado hubiera cumplido ya los dos años y hubiera montado bufete propio para ejercer la abogacía.

Políticamente incorrecto, Serrano ha mantenido un enfrentamiento con lo que él llama el “lobby de género”, del que dijo que “brindó con champán” cuando el TSJA lo apartó de la carrera judicial. “Prefiero ser un abogado libre a un juez esclavo del miedo”, proclamó cuando el Tribunal Supremo revisó la pena y lo condenó a dejar colgada la toga durante 10 años.

Bestia negra del feminismo, el hoy cabeza de cartel por Vox ha denunciado reiteradamente que, según sus datos, hay menos mujeres maltratadas de lo que dicen las estadísticas, lo que le ha valido severas críticas de políticos, de compañeros en la judicatura y del Observatorio contra la Violencia de Género, entre otros foros. “El único género que me interesa es el género humano”, suele ser una de sus frases de cabecera.

El lobby de género ha brindado con champán”, proclamó cuando el TSJ andaluz lo apartó de la carrera judicial

Su experiencia personal la reflejó en La dictadura de género, un libro publicado a finales de 2012 en el que alertaba de la “amenaza” que suponía para la “Justicia y la igualdad” el feminismo. “Este libro quiere ser una denuncia pública sobre las políticas de ‘igualdad’ y de ‘violencia de género’ y, lo que es peor, de su reflejo legislativo en leyes que pueden estar siendo dramáticamente perniciosas para su objetivo fundamental, la Justicia y la Igualdad”, mantenía.

Casado y padre de dos hijas, Serrano ya lideró la lista de Vox por la circunscripción de Sevilla en las elecciones autonómicas de 2015, obteniendo en esta provincia 8.002 votos. Menos de cuatro años después, 95.484 sevillanos le han dado la confianza, lo que ha permitido a esta formación obtener dos diputados. Estos se suman a los 10 obtenidos en el resto de Andalucía.

Eufórico por los resultados obtenidos, Francisco Serrano ha proclamado en la noche de este domingo el fin del “día de la marmota en Andalucía”. “Aquí se reúne hoy la auténtica Andalucía por el cambio, que ya estaba bien de entrar en bucle, nosotros somos los que vamos a propiciar el cambio, la mejoría, la reconquista”, ha afirmado.