El líder de Vox, Santiago Abascal, ha asegurado hoy que en Andalucía su formación fijará “líneas rojigualdas” a PP y Ciudadanos, pero que serán las formaciones de Pablo Casado y Albert Rivera las que tendrán que ponerse de acuerdo sobre quién proponen como candidato a presidir la junta de Andalucía, “y nosotros les vamos a poner todos los deberes posibles”.

Abascal ha insistido en que serán las dos formaciones las que tendrán que alcanzar un pacto sobre el candidato, “a nosotros nos gustaría que fuera Paco Serrano”, ha señalado en referencia a su candidato. Ha asegurado que será hoy, con motivo del Comoté Nacional de Vox que se celebrará en Madrid donde se determinará las cuestiones que Vox exigirá para apoyar a quien se presente con candidato alternativo para derrocar a Susana Díaz y su “régimen” apoyado por el “comunismo chavista”.

Abascal ha reconocido que Pablo Casado ya se ha puesto en contacto con él para celebrar un próximo encuentro, no así ningún dirigente de ciudadanos. Se ha reafirmado en los ejes de su campaña para Andalucía como la base de la que partirán sus demandas.

Hay un germen tremendamente violento de la hoz y el martillo. Sánchez debería llamar al orden a su socio si no lo hace será responsable”

Cuestiones como la devolución de la competencia de educación y sanidad al Estado,el cierre de Canal Sur, la defensa de las tradiciones “como la Semana santa o a tauromaquia”, el empleo, el mundo rural, erradicar las “leyes ideológicas”. entrevistado en el Programa de Ana Rosa, en Telecinco, Abascal se ha mostrado convencido de que la nueva olade apoyo que su partido recibió el pasado domingo en Andalucía se reproducirá en los comicios europeos.

Ha dado a conocer que en sólo 24 horas, el número de afiliados en Vox creció en cerca de 2.000 personas tras lo buenos resultados de la elecciones andaluzas “y somos ya 19.000”. Ha asegurado que en ningún caso “frustraemos” la esperanza de alternativa en Andalucía clamada por los 400.000 andaluces que les han apoyado.

Llamada al orden de Sánchez

El líder de Vox ha arremetido con dureza contra Pablo Iglesias por llamar a un “antifascismo militante” y promover manifestaciones en la calle en las que se grita “sin piernas, ni brazos, fascistas a pedazos”: “Hay un germen tremendamente violento que va con la hoz y el martillo que ha sido arengado e impulsado por pablo Iglesias”. Ha recordado que se rata de manifestaciones ilegales que están siendo toleradas y ante las que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez “debería llamar al orden a su socio”: “Si no lo hace las estará tolerando y le responsabilizaremos de cualquier agresión”, ha señalado.

Ha renegado de la consideración de partido fascista, “ése es un debate que quiere imponer la izquierda” y ha preferido definirse como “antipodemita y anticomunista”. Ha criticado que se tilde a Vox de anticonstitucional y en cambio a formaciones como Podemos no se califique del mismo modo pese a “llegar a acuerdos para violentar toda la legalidad con acuerdos con formaciones separatistas” y que han dado “un golpe de Estado”.

No somos fascistas, somos antipodemitas y anticomunistas”

Abascal ha salido en apoyo del Rey y en contra de cualquier intento de minar la institución monárquica con debate en torno a la supresión de su inviolabilidad. Ha subrayado el papel jugado por el monarca durante el pasado 1-O y ha situado los mensajes referidos al blindaje de Felipe VI como “un ataque a la unidad nacional”.

Cuestionado sobre su relación con el PP, a apuntado que la que mantiene con pablo Casado “es buena” e inexistente con Mariano Rajoy. Se ha definido más cercano a los postulados de José maría Aznar, al que ha calificado como el mejor presidente que ha tenido España en democracia. Ante la posibilidad de poder incorporar a figuras como María San gil a su proyecto ha señalado que no es algo que esté en sus planes, “le quiero demasiado para hacerlo”, ha asegurado, “una mujer que lo ha dado todo” en su lucha en el País Vasco.

Inmigración sólo “legal”

También ha salido al paso sobre las dudas que se han sembrado en torno a su financiación. Abascal ha afirmado que Vox se sufraga con la aportación de sus afiliados y con lo recaudado en campañas de recaudación convocadas de modo específico, bien para financiar la campaña o las denuncias que llevan a cabo en defensa de la unidad de España. ha detallado cómo en la campaña en Andalucía los candidatos se han alojado en casa de una migo “para no gastar”, como se sufragó la furgoneta en la que viajaban con fondos recaudados y cómo por ahora la estructura de la formación es reducida.

Sobre la inmigración ha negado que sea un partido en contra de la llegada de inmigrantes a España. Abascal ha aclarado que lo que vox defiende es que sea una inmigración legal y que cumpla con lo previsto en la ley. Ha defendido que quienes cumplan con la legalidad puedan recibir todos los servicios como cualquier orto español, no así quienes no tengan una situación regular en nuestro país “que deberían ser deportados”. Ha asegurado que en esta cuestión “debemos señalar” a quienes lanzan mensajes que provocan un “efecto llamada” y defienden la idea de que “toda África cabe en Europa”: “No es así. Las mafias lo saben. Es insostenible que piensen que si logran que entren luego Europa les mantendrá”.