Política

Mossos, ante el 21-D: "Si los mandos dan la orden, claro que garantizamos la seguridad"

Agentes de la Policía de la Generalitat reivindican la capacidad del Cuerpo para hacer frente al desafío de los CDR ante la reunión que el Consejo de Ministros celebrará en Barcelona / Demandan un "protocolo de actuación claro y por escrito"

Agentes adscritos al Área Regional de Recursos Operativos (ARRO) de los Mossos, en una actuación reciente.

Agentes adscritos al Área Regional de Recursos Operativos (ARRO) de los Mossos, en una actuación reciente. EP

Agentes de los Mossos d’Esquadra reivindican la capacidad y preparación del Cuerpo para hacer frente al desafío que supondrá la jornada del 21 de diciembre por la celebración de la reunión del Consejo de Ministros en Barcelona y los disturbios que preparan los Comités de Defensa de la República (CDR) y no tienen dudas de poder garantizar ese día la seguridad ciudadana en Cataluña si los mandos políticos dan las instrucciones correspondientes para poder intervenir.

«El Cuerpo está preparado de sobra para controlar la situación y actuaría como tendría que actuar, con respecto a la ley. Otra cosa es que te respalden o no y que luego te dejen a los pies de los caballos. Que nadie lo dude: si los mandos dan la orden, claro que garantizamos la seguridad», relata a este diario un agente de la Policía de la Generalitat destinado en el área metropolitana de Barcelona bajo condición de anonimato.

Cada vez está más extendido el convencimiento de que los CDR aprovecharán la celebración de la reunión semanal del Consejo de Ministros en la Ciudad Condal como caja de resonancia para protagonizar altercados, lo que volverá a poner a prueba la actuación de los Mossos. Estos no actuaron el pasado fin de semana ante el corte de la AP-7 durante 15 horas al no recibir las órdenes de la dirección de la Policía Autonómica, lo que ha generado dudas acerca de cuál será su actuación dentro de nueve días cuando Pedro Sánchez se reúna con su gabinete en Barcelona.

«Que a nadie le quepa duda de que si los compañeros no actuaron ante el corte de la autopista fue porque no recibieron órdenes de sus superiores», afirma el portavoz del Sindicato de Policías de Cataluña (SPC), Fran Reina, quien demanda un «protocolo de actuación claro y por escrito» con vistas al 21-D al objeto de que el agente sepa en todo momento cómo actuar y quién da la instrucción.

La incógnita no despejada todavía es si la dirección de los Mossos ordenará una actuación pasiva después de que el presidente Torra pidiera que se depuraran responsabilidades en la Policía Autonómica por las cargas practicadas ante los altercados registrados en Girona y Terrasa (Barcelona) por activistas partidarios de la independencia o si, por el contrario, dará instrucciones para que se repelan las protestas violentas que presumiblemente provocarán ese día los CDR.

Mossos reivindican la capacidad del Cuerpo para hacer frente al desafío de los CDR ante la reunión del Consejo de Ministros en Barcelona

«Quiero romper una lanza a favor de la nueva cúpula de los Mossos y quiero pensar que no caerán en el error del anterior equipo y que no se la jugarán después de que el mayor Trapero haya sido procesado por la actuación del 1-O. Por supuesto que garantizamos la seguridad ese día siempre que existan órdenes claras y precisas», añade el representante sindical.

El Ejecutivo de Torra está avisado. El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, ya ha advertido al Govern de que, en caso de que los Mossos d’Esquadra hagan dejación de funciones y no garanticen el orden público el próximo día 21, ordenará la intervención de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado «en términos de proporcionalidad y necesidad».

Coordinado por el servicio de seguridad de Presidencia del Gobierno, mandos de los Mossos, Policía Nacional, Guardia Civil y Guardia Urbana de Barcelona han mantenido este martes una «reunión técnica» para empezar a diseñar el operativo que se pondrá en marcha. «Se han abordado las necesidades de seguridad desde todos los puntos de vista», han indicado a este diario fuentes del Ministerio del Interior, sin precisar si en el encuentro se ha cuantificado el número de policías y guardias civiles que se enviarán a Cataluña ante la previsión de disturbios por parte de los CDR.

El problema añadido para los Mossos d’Esquadra es la carencia de efectivos que presenta en la actualidad, dado que a la no cobertura de vacantes en los últimos años -se cifra en unas 2.000 la merma- se suma el incremento de las bajas que se viene registrando en las últimas semanas coincidiendo con el aumento de la presión en las calles por parte de los CDR.

Aumento de bajas

«Hay muchas bajas de compañeros por enfermedad, por la sobrecarga de trabajo que tienen que soportar al faltar plantilla y también por el descontento. Si los que tienen que proteger tu actuación te dejan a los pies de los caballos… A ello se suma el hecho de que se filtren los datos de las personas que participan en los operativos», añade indignado un agente.

En este sentido, algunas fuentes no descartan que la dirección de la Policía Autonómica vuelve a movilizar una «brigadilla» compuesta por agentes del complejo policial Egara (Sabadell) para prestar servicio en materia de orden público, como ya ocurrió con motivo del intento de asalto al Parlament el pasado 30 de enero para celebrar la hipotética investidura de Carles Puigdemont tras las últimas elecciones autonómicas. «Se les dio una formación de tres días en orden público, se les equipó como pudieron y los mandaron al Parlamento», añade.

Las fuentes aseguran que funcionarios adscritos a la unidad de Policía Judicial, que habitualmente prestan servicio de paisano, han empezado a recibir indicaciones para que vistan de uniforme a finales de la próxima semana. «Quieren dar la imagen de que hay muchos policías en la calle», añaden.

Comentar ()