Política

La autopsia confirma que Laura Luelmo sufrió una agresión sexual

Vecinos de el Campillo (Huelva), han saltado el cordón policial para increpar a Bernardo Montoya, el autor confeso de la muerte de la joven zamorana de 26 años Laura Luelmo, a su llegada a dicho municipio, concretamente a su vivienda, acompañado por agentes de la Guardia Civil para realizar una reconstrucción de los hechos.

Agentes de la Guardia Civil, en el domicilio en El Campillo de Bernardo Montoya, el asesino confeso de Laura Luelmo. EFE

Laura Luelmo sufrió una agresión sexual, según confirma la autopsia realizada al cadáver por un médico forense y adelanta El Mundo. La misma autopsia ya apuntaba a que la causa de la muerte fue un traumatismo craneoencefálico provocado por un fuerte golpe en la cabeza. Según fuentes de la investigación consultadas por Europa Press, el fallecimiento se produjo entre el 14 y el 15 de diciembre.

El informe preliminar de la autopsia se ha practicado en el Instituto de Medicina Legal (IML) de Huelva, a donde se habían trasladado este martes los familiares de la joven. Los investigadores de la Guardia Civil rastrean la zona cercana a El Campillo donde apareció el cuerpo para buscar indicios sobre esta muerte, ya que se baraja la posibilidad de que Laura hubiera sido golpeada con algún objeto contundente.

Este pasado martes por la mañana, 24 horas después del hallazgo del cuerpo y del levantamiento del cadáver ordenado ayer a las 18.40 horas, fuentes de la investigación habían señalado que la primera inspección ocular apuntaba a que la muerte se había producido por un fuerte golpe en la cabeza. El cuerpo presentaba otros signos de violencia pendientes de análisis forense.

Bernardo Montoya ha confesado este miércoles en dependencias de la Guardia Civil de Huelva que es el autor de la muerte de Laura Luelmo, según han informado a Europa Press fuentes de la investigación. La Guardia Civil detuvo este martes a Bernardo Montoya, vecino de El Campillo que había salido de prisión el pasado octubre y que tiene antecedentes por asesinato. En el momento del arresto, conducía un coche entre esta localidad onubense y Cortegana, momento en el que sospechó y trató de huir campo a través.

El asesino ha abandonado su vivienda en El Campillo después de casi una hora y media, increpado por los vecinos que han saltado el cordón policial y le han gritado «asesino», informa Efe.

La llegada del detenido se producía alrededor de las 13:30 horas y la ha abandonado poco antes de las 15:00 horas, habiendo permanecido todo ese tiempo en el interior de la casa, de la que se ha visto salir de manera continua a agentes de la Guardia Civil y a la titular del Juzgado de Instrucción 1 de Valverde del Camino que investiga el caso.

Reconstrucción de los hechos

Ha sido en ese punto donde ha comenzado la reconstrucción de los hechos y no se descarta que tras concluir en este punto Montoya pueda ser trasladado hasta el lugar donde apareció el cadáver, en el paraje de Las Mimbreras, a unos cuatro kilómetros del núcleo poblacional de El Campillo.

La indignación y la tensión que viven los vecinos de esta localidad desde la desaparición y localización del cadáver de la profesora de Zamora se ha hecho patente hoy mientras el asesino confeso ha estado en su vivienda y a la salida de ella.

Durante esos 90 minutos ha ido creciendo el número de personas que se han ido congregando en los alrededores de la casa, en las tres vías que dan acceso a la misma: «Laura cariño, El Campillo está contigo», han dicho. En un momento determinado algunos vecinos han saltado el cordón policial hacia la vivienda de Montoya aunque han sido dispersados por agentes de la Guardia Civil.

El detenido ha salido de su vivienda en un coche patrulla junto a varios agentes y parcialmente cubierto para evitar que fuera visto. Varios vecinos, sin embargo, han alcanzado el vehículo y se han subido a él, lo han golpeado y le han lanzado piedras al tiempo que continuaban increpando al detenido.

Comentar ()