Política

Sánchez ultima el apoyo de los independentistas catalanes para salvar sus Presupuestos

Nacionalistas e independentistas se inclinan por aprobar el jueves la nueva senda de estabilidad

logo
Sánchez ultima el apoyo de los independentistas catalanes para salvar sus Presupuestos

Pedro Sánchez es aplaudido por los suyos en el Senado. EFE

Resumen:

El bloque parlamentario que aprobó la moción de censura a Mariano Rajoy se está recomponiendo en el Congreso de los Diputados. La fuerte irrupción de Vox en el Parlamento de Andalucía y las encuestas que advierten de que una mayoría de derechas o una coalición entre PSOE y Ciudadanos podría gobernar en España tras las próximas elecciones generales ha hecho reorientarse a los partidos nacionalistas e independentistas, que ahora están interesados en dar un balón de oxígeno al Gobierno de Pedro Sánchez.

Los partidos se recolocan ante este nuevo tablero político como demostrarán este jueves con la votación en el pleno del congreso de la senda de déficit, el primer paso para la elaboración y aprobación de los Presupuestos pactados por PSOE y Unidos Podemos.

Hasta esta semana, el PNV y los independentistas catalanes de PDeCAT y ERC se inclinaban por abstenerse o votar en contra, ya que ese incremento de la posibilidad de endeudamiento en 6.000 millones de euros va a ser tumbado en el Senado con toda probabilidad por la mayoría absoluta. Ante la inutilidad de ese voto en apoyo de Sánchez, todos ellos habían optado por no quemarse en esta batalla.

Hasta esta semana, el PNV y los independentistas catalanes de PDeCAT y ERC se inclinaban por abstenerse o votar en contra

No obstante, conscientes de la debilidad del Ejecutivo socialista y la consolidación de un bloque de derechas con Vox, los independentistas están virando hacia la defensa de una mayoría alternativa en el Parlamento a través de la aprobación de esa senda de déficit, como ayer por la tarde reconoció el diputado de PDeCAT Ferran Bel en la tribuna del Congreso. “Nosotros entendemos que un objetivo de déficit del 1,8% en las circunstancias actuales es mucho mejor que el 1,3%. Eso generaría un margen adicional para las comunidades autónomas que están pasando una situación muy complicada”, ha asegurado.

El partido de Quim Torra sigue así el giro dado por el PNV, que el lunes confirmó que votaría a a favor de la nueva senda de estabilidad necesaria para los nuevos Presupuestos. Los independentistas se verían arropados así por el apoyo a la medida de los nacionalistas vascos y de Unidos Podemos, que la semana pasada también dejó entrever un voto favorable, y dejarían en una situación comprometida a Esquerra Republicana de Catalunya si optara por votar en contra junto a los partidos de derecha, vinculando ese rechazo a la situación judicial de los líderes del procés.

Se da la circunstancia de que la votación se producirá un día antes de la controvertida celebración del Consejo de Ministros en Barcelona con una reunión prevista entre el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el de la Generalitat, Quim Torra, que aún se está negociando.

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, volverá a defender las bondades del nuevo objetivo de déficit acordado con Bruselas, que aumenta en 6.000 millones de euros la capacidad de endeudamiento de las comunidades autónomas, el Estado y la Seguridad Social al contar cinco décimas más que el aprobado actualmente, que se sitúa en el 1,3.

Para dificultar al PP el bloqueo de la senda de déficit el día 27 en el Senado, donde tiene mayoría absoluta, el presidente del Gobierno ha anunciado este martes precisamente en esa cámara territorial otra medida que aprobará el viernes el Consejo de Ministros en Barcelona. Se trata de la subida de un 2,25% del sueldo de los funcionarios en 2019 que aumentará otro 0,25% en 2020 ligada a la evolución del PIB, y que ya estaba contemplada por el anterior Gobierno de Mariano Rajoy.

“Barcelona será testigo de la mayor subida salarial en nuestro país desde 1997”, ha asegurado Sánchez en el Senado, donde ha pedido al PP que no bloquee sus Presupuestos. “Esta cámara, representación de la voluntad territorial, debería jugar un papel que hoy no juega, rehén de un grupo parlamentario con mayoría absoluta, siempre dado a instrumentalizar las instituciones en beneficio propio”, ha reprochado en su comparecencia.

Moncloa prepara así la artillería, con trabajadores precarios y funcionarios como munición, para presionar al PP en el Senado y para construir su futuro relato electoral en el caso de que no logre aprobar los Presupuestos.