Ciudadanos intenta este miércoles a contrarreloj componer un acuerdo sobre la Presidencia del Parlamento andaluz que ayer puso en riesgo la reunión que mantuvo su líder en Andalucía, Juan Marín, con los responsables de Podemos, Teresa Rodríguez, y de IU, Antonio Maíllo, para dejar fuera del acuerdo sobre la Mesa de la Cámara a Vox.

Esa reunión en la cafetería de la estación de tren de Jerez de la Frontera indignó a los respresentantes de Vox, que no entienden por qué Cs se niega a negociar con ellos para propiciar el cambio político en Andalucía cuando sí lo hacen con el PSOE de Susana Díaz y con los anticapitalistas de Podemos. “Así no se puede construir y no se va a construir una mayoría alternativa en Andalucía”, advirtió ayer en la red social Twitter el líder de Vox, Santiago Abascal.

La actitud de Cs generó un incendio entre sus seguidores en redes sociales, que reprochaban al partido que formara parte del cordón sanitario frente a Vox propuesto por el PSOE mientras negociaba en un sitio público con Podemos. Al constatar ese enfado y que el acuerdo entre PP y Vox para entregar la presidencia del Parlamento a Cs corría peligro, el portavoz de la formación en Andalucía, Juan Marín, llamó anoche a su homólogo de Vox, Francisco Serrano.

Está previsto que ambos mantengan hoy un encuentro al que se sumará el secretario general de Vox, Javier Ortega Smith, en Sevilla. Hasta la capital andaluza también se desplazan hoy altos cargos de PP y de Cs, que formalizarán el acuerdo entre ambos partidos para formar una coalición de gobierno que ponga fin a 36 años de gobiernos socialistas en la comunidad. Mañana jueves se celebra la sesión constitutiva del Parlamento andaluz y la decisiva votación para elegir a los miembros de la Mesa.

El PSOE intenta a la desesperada hacerse con el control de la Presidencia de la Cámara, la única opción que queda en sus manos para intentar frenar el cambio de gobierno pactado por PP y Cs y que se repitan las elecciones andaluzas. Los socialistas aún confían en que el desencuentro entre Cs y Vox les facilite la baza de poder nombrar al presidente del Parlamento, que es quien propone al candidato para la investidura.

Apoyos necesarios

Si fuera un representante del PSOE, postularía a Susana Díaz, que carece de los apoyos necesarios, en vez de a Juan Manuel Moreno (PP), que sí los tiene. Con esa investidura fallida empezaría a correr el plazo de dos meses previsto antes de la repetición electoral en caso de que no se produzca el acuerdo. Por este motivo, para PP y Cs resulta vital hacerse con la Presidencia de la Cámara.

Desde primera hora de la mañana, el líder de Cs en Andalucía, Juan Marín, está participando en programas de radio y televisión de gran audiencia para explicar que su apuesta es incluir en la Mesa del Parlamento a ambos partidos: Vox  y Adelante Andalucía. El órgano de gobierno de la Cámara cuenta con siete representantes. Marín aboga por que el PSOE tenga dos, y otros dos vayan al PP o a Cs, dejando sólo con uno a Vox, a Adelante Andalucía y a una de las fuerzas que pretenden formar gobierno.