En la fachada de la vivienda ondeaba desde hacía días la pancarta que, como en otros muchos balcones del País Vasco, pide el acercamiento de los presos de ETA. Hasta el domingo por la mañana no había pasado nada, hasta que en torno a las 11.15 horas de la mañana un ruido alertó a la pareja que reside en el caserío. El estruendo de cristal roto lo acababa de producir una bala que quedó enclavada en una de las paredes.

El suceso ocurrió ayer en Amurrio, la pequeña localidad alavesa en la que nació y reside la familia, la de Santiago Abascal, el líder de Vox. Por el momento la Ertzaintza investiga lo ocurrido sin que haya dado explicaciones sobre lo sucedido. Por ahora tan sólo ha trascendido que se ha identificado a un hombre por estos hechos que se siguen investigando.

El disparo se suma a otro incidente ocurrido en este  municipio alavés el pasado mes de diciembre cuando la edil del grupo Orain Amurrio, María José García, deunció haber sido atacada con pintadas su vivienda y varios coches de la familia. En una de ellas se podía leer “viva España”. El grupo municipal vinculó la agresión con su iniciativa para debatir en el consistorio sobre la pervivencia y abolición de la  Monarquía. El ayuntamiento de la localidad condenó los hechos y mostró su apoyo a la concejal y su familia.

La izquierda abertzale ha acusado a un “exagente” de la “policía española” como autor de los hechos. A través de las redes Sortu ha lanzado una campaña bajo el lema “uniformados de día, incontrolados de noche”.

 

Sortu asegura que un “elemento incontrolado” ha tiroteado la vivienda de “unos militantes de la izquierda abertzale. “Es lo que pasa cuando se impulsa la involución que se está dando en el Estado de la mano del triunvirato aznarista. Les conocemos de sobre en Euskal Herria. #QueSeVayan”.

Amurrio ha registrado durante años actos de violencia de signo diferente, en especial contra la sede del PP del municipio. La concejal popular, María José Canive fue uno de los últimos cargos en el País Vasco al que se le retiró la escolta.

En Amurrio la familia del hoy líder de Vox, Santiago Abascal también sufrió numerosos ataques, tanto contra su padre como contra él mientras pertenecían al PP. La madre de Abascal aún reside en el municipio al que periódicamente acude el dirigente de Vox.