El Consejo General del Poder Judicial ha comenzado los trámites para suspender de forma provisional al magistrado Juan Antonio Toro, que será juzgado por prevaricación y revelación de secretos en su investigación al ex presidente de la Federación Española de Baloncesto (FEB) José Luis Sáez, informa el CGPJ en un comunicado.

La Comisión Permanente del CGPJ ha tomado esta decisión a raíz del auto del Tribunal Superior de Justicia de Madrid, en el que se acordaba la apertura de juicio oral contra el juez de la Audiencia Provincial de Madrid, y ha acordado dar traslado al fiscal y al juez afectado para formular sus alegaciones.

En esta causa, el fiscal solicita una condena de inhabilitación especial de quince años para Toro, magistrado señalado también por, supuestamente, haber ofrecido ayuda al expresidente de la Federación Española de Fútbol (RFEF) Ángel María Villar apenas una semana antes de que fuera detenido en el marco de la operación Soulé.

En concreto, pide 15 años de inhabilitación y 5.400 euros de multa por un delito de prevaricación y de suspensión de empleo durante dos años y 4.500 euros de multa por otro de revelación de secretos.

Los hechos que se le imputan ocurrieron cuando Toro era titular del Juzgado de Instrucción número 36 de Madrid, desde el que investigó presuntas irregularidades del equipo de José Luis Sáez al frente de la Federación de Baloncesto a raíz de una auditoría del Consejo Superior de Deportes (CSD) cuando lo presidía Miguel Cardenal.

El Tribunal Superior de Justicia de Madrid acordó la apertura de juicio oral contra Juan Antonio Toro, magistrado de la Audiencia Provincial de Madrid

Toro, ex magistrado de la Sección 23 de la Audiencia de Madrid, autorizó en 2017 entregar una copia de las diligencias al expresidente de la Federación Española de Tenis (FET) José Luis Escañuela, que había sido inhabilitado tras otra investigación del CSD.

Escañuela se querelló contra Cardenal tras su inhabilitación, lo que derivó en una investigación que realizó el propio Toro y que archivó en 2016. El acceso a las diligencias del caso de Sáez (cuya mano derecha en la Federación, Luis Giménez, fue quien se querelló contra él) le permitiría fundamentar su recurso a ese archivo.

No ha sido el único caso de Toro relacionado con el deporte. En 2012 archivó una querella contra Ángel María Villar por fraude en la convocatoria de elecciones en la Federación de Fútbol, fue fotografiado por la Guardia Civil saliendo de un restaurante con Villar poco antes de su detención, según publicó El Mundo.

El organizador de dicha comida fue el expresidente de la Federación de Fútbol de Madrid Vicente Temprado, quien en una conversación con Villar pinchada por la Guardia Civil situó a Toro entre un grupo de personas que estaban “incondicionalmente” a disposición del entonces presidente de la Federación Española de Fútbol.