El presidente de la Sala Segunda del Tribunal Supremo, Manuel Marchena, ha remitido este jueves un oficio al Ministerio de Interior para que “garantice” la presencia de los presos preventivos del ‘procés’ en Madrid a finales del mes de enero, fecha prevista para el inicio del juicio por el desafío separatista en Cataluña.

En el oficio, el Alto Tribunal explica que ya se ha declarado abierto la fase de juicio oral y presentado los escritos de acusación por parte de la Fiscalía, Abogacía del Estado y acusación popular Vox y que, además, en los próximos días vencerá el plazo para que se presenten los escritos de defensa.

Por esta razón, y atendiendo al artículo 664 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal (LeCrim), el Supremo solicita al ministro de Interior, Fernando Grande-Marlaska, que “adopte las decisiones que resulten indispensables para garantizar la presencia de los procesados presos a disposición de esta Sala en la última semana del corriente mes de enero”. Esta medida afectará a los acusados Oriol Junqueras, Raül Romeva, Jordi Turull, Josep Rull, Joaquim Forn, Dolors Bassa, Carme Forcadell, Jordi Sánchez y Jordi Cuixart.

Dicho artículo legal sostiene que “una vez señalado el día para el comienzo de las sesiones del juicio oral, el Tribunal dispondrá que los procesados que se hallen presos sean inmediatamente conducidos a la cárcel de la población en que haya de continuarse el juicio. El artículo 33 del Reglamento Penitenciario sustituye la inminencia a la que se refiere la LeCrim por una antelación mínima de treinta días”.

El juicio, de martes a jueves

En base a estos preceptos legales, Marchena recalca que”la Sala entiende que ni la celeridad que impone el artículo 644 de la LeCrim ni la fijación reglamentaria del plazo mínimo de un mes para recabar la presencia de los procesados presos pueden ser concebidas como exigencias temporales en detrimento de la seguridad que ha de presidir el traslado de los presos, de su derecho a que este traslado se verifique en condiciones que respeten su dignidad y del derecho de todo acusado a un proceso sin dilaciones indebidas”.

Tal y como publicó El Independiente, el calendario que se maneja en la Sala Segunda es el siguiente: que el juicio arranque a finales de enero y finalice antes de que comience la campaña electoral, ya que en el ánimo del Supremo está no interferir en el devenir político del país. No obstante, las mismas fuentes explican que es difícil saber “con exactitud” cuántos meses se va a prolongar la vista oral ya que dependerá en gran medida de la prueba –testificales, periciales, etc- propuestas por las defensas y acusaciones y de, si a medida que se celebren sesiones, se renuncia o no a parte de la misma.

De igual manera, las fuentes informantes explican que está previsto que el juicio se celebre los martes, miércoles y jueves en sesión de mañana y tarde en el histórico Salón del Plenos del tribunal. El plazo que se baraja de duración de la vista oral ronda los tres meses.