Uno de los tres muertos por la fuerte explosión que ha tenido lugar este sábado en París es una mujer española, según han confirmado la Prefectura de Policía y fuentes del Ministerio español de Exteriores. La deflagración ha ocurrido en una panadería del centro de la ciudad, concretamente en el cruce de la calle Trevise Saint-Cécile del distrito IX, en un principio atribuida a una fuga de gas.

El cónsul adjunto de la Embajada de España en Francia está acompañando al marido de la fallecida, a la espera de conocerse más detalles.

Además de la ciudadana española, dos bomberos que se encontraban en estado crítico tras intervenir en el accidente, finalmente han fallecido. Aunque en un principio las autoridades han hablado de cuatro muertos, la cifra se ha rebajado a tres.

La explosión ha dejado 37 heridos de diferente consideración, 10 de ellos en estado grave. Entre los heridos leves se encuentra otro español que no reviste gravedad, según informan fuentes de Exteriores.

La detonación ocurrió poco antes de las 09.10 en un local de la calle de Trévise, en distrito 9 de la capital, después de que comenzara a arder, por causas todavía bajo investigación, de acuerdo con la Policía de la capital francesa.

Las imágenes captadas por los medios franceses revelan importantes daños materiales tanto en la calle como en la fachada y el interior del edificio que albergaba el local. En las operaciones de rescate están trabajando más de 200 bomberos en un día en que también estaban movilizados por una nueva concentración de los chalecos amarillos.

Al menos siete vehículos han quedado destruidos por la detonación, según las mismas fuentes policiales, que han alertado de la posibilidad de que se produzcan nuevas explosiones, por lo que ha recomendado a los transeúntes que se alejen de la zona.

El ministro del Interior francés, Christophe Castaner, se desplazó esta mañana al lugar de los hechos para evaluar de primera mano los efectos de la detonación e informó a la prensa de que «el balance humano es grave» aunque «la situación está controlada».