La vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, se reunirá el jueves en Madrid como el vicepresidente de la Generalitat, Pere Aragonés y la portavoz Elsa Artadi. En pleno debate sobre el apoyo del independentismo a los presupuestos Generales (PGE), Artadi ha confirmado hoy este encuentro, que ha presentado como “la continuación de la reunión del 20 de diciembre -entre Pedro Sánchez y Quim Torra-, y del acuerdo que se plasmó por escrito para pasar de la retórica del dialogo a un diálogo efectivo”.

Artadi se ha referido así al comunicado acordado por Gobierno y Generalitat tras ese segundo encuentro, en el que el Gobierno de Sánchez aceptó la existencia de un “conflicto catalán” y la Generalitat arrancó el compromiso de sistematizar el diálogo entre ambos ejecutivos. La formalización de ese diálogo coincide además con la exigencia independentista de que el Gobierno acepte una “mesa de diálogo” sobre el futuro de Cataluña para obtener su apoyo a los PGE.

Tanto el ex president Carles Puigdemont como el republicano Pere Aragonés han coincidido en los últimos días en reclamar una “mesa de diálogo”, a la que Puigdemont añadió ayer la exigencia de que se incorpore a mediadores o, por lo menos, algún “testigo neutral” de las negociaciones, como condición sine qua non para permitir la tramitación de las cuentas. Unas cuentas que ERC y PDeCat ven hoy por hoy más cerca de la enmienda a totalidad que de la tramitación.

Artadi advierte que el encuentro del jueves no servirá para negociar el apoyo independentista a las cuentas del Gobierno

Artadi, sin embargo, ha asegurado hoy que la reunión del jueves no busca negociar el apoyo de los independentistas a los presupuestos, sino poner las basas de ese diálogo formal que reclaman a Pedro Sánchez. La Generalitat, ha explicado la consellera de Presidencia, quiere “formalizar mecanismos regulares, reunirse de forma periódica para adelantar en negociación” tras medio año de diálogo “con resultados más bien escaso” ha lamentado.

Artadi ha defendido además la mesa de diálogo reclamada por Puigdemont, aunque sin ligarla oficialmente a esa sistematización del diálogo entre gobiernos acordada en diciembre. “La petición de una mesa de negociación es la consecuencia lógica de voluntad de dialogo” ha argumentado Artadi, que ha abogado por aportar “calendario, contenidos y mediadores imparciales para que no pase lo que ha pasado antes, se dice una cosa, se explica otra y se hace una tercera”.

La portavoz ha reconocido que “lo primero es ver si el Gobierno se siente cómodo con la mesa de diálogo”, y a partir de ahí se planteará si esa mesa debe “incluir solo gente del govern o gente de ámbito independentista” y ha insistido en que para ellos “la figura del mediador o testigo es importante”.

Critica a los presupuestos

En este contexto, la portavoz del Govern sí ha dejado claro que los presupuestos presentados ayer en detalle por la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, no satisfacen las aspiraciones catalanas ni cumplen con lo estipulado en la Disposición Adicional Tercera del Estatut.

“Es evidente que incumplen el Estatut en cuanto a nivel inversor en Cataluña relacionado con su aportación al PIB” ha asegurado Artadi, menospreciando los más de 2.000 millones de inversión directa, a los que el Gobierno suma 900 millones de gestión directa de la Generalitat que corresponden al pago de una sentencia del Supremo y del acuerdo sobre la liquidación insuficiente de los presupuestos de 2008.

“El gasto en el rescate de las radiales de Madrid será mayor que la inversión en Cataluña” ha asegurado la número dos de Puigdemont para dejar claro que las inversiones prometidas por el Gobierno no serán suficientes para torcer la voluntad de los independentistas.