Política Convención del PP

Aznar emula a Fraga con Casado: "Eres un líder como un castillo, sin tutelas ni tutías"

"Sin el liderazgo fuerte del PP, el cambio no se produce", ha afirmado sobre Andalucía

Aznar y Casado se saludan en la Convención del PP.

Aznar y Casado se saludan en la Convención del PP. EFE

El ex presidente del Gobierno, José María Aznar, ha intervenido este sábado en la Convención del Partido Popular para anunciar «un gran paso adelante, un paso determinante para el futuro» del partido, que debe abrir «aún más las puertas de esta casa común», lejos de las «modas políticas estridentes». Y ha subrayado que «ante el desafío existencial» que vive España,»los votos tienen que ir, y lo pido, al Partido Popular». Aznar ha acabado emulando a Manuel Fraga en aquel congreso popular de 1990 al decir de Casado que «eres un líder como un castillo, sin tutelas ni tutías».

La intervención del ex presidente, era, sin duda, el plato fuerte de la jornada, que ha suscitado expectación y temor a partes iguales. No eran pocos los que recordaban viejos agravios de Aznar contra Mariano Rajoy, al que no citó directamente en ningún momento. Sólo hubo una pequeña referencia cuando, irónico, afirmó que «os han puesto a dieta: sólo un ex presidente al día», en alusión a la negativa de Rajoy a coincidir con su antecesor.

No ha habido nada de guiños a Ciudadanos o a Abascal

La refundación del PP en 1989 abrió una «historia de éxito». Así se dio la bienvenida en la sede de Ifema a Aznar, 14 años presidente del partido y ocho de España, que ha desgranado un discurso muy centrado en definir al PP como la casa común «de quienes quieren sacar adelante las cosas en España, que se sienta representada en el PP la gran mayoría de españoles». Nada de sus antiguos guiños a Ciudadanos o de definir al líder del Vox, Santiago Abascal, de «chico lleno de cualidades».

Presentado por el secretario general del Grupo Popular en el Parlamento Europeo, Antonio López Istúriz, el ex presidente ha agregado que «sé muy bien que los últimos meses han sido muy exigentes, y los que vienen no serán menos» y ha animado a Casado a que se rodee de «amigos y aliados» no de «derrotados».  Y, a partir de ahí, ha apelado que los votos que «España necesita para responder al desafío contra la continuidad histórica son los votos que deben ir al PP y que, a partir de ahora, los pido para el PP», frase que se llevó la más clamorosa ovación del auditorio.

«Hoy todos tienen que ser conscientes que la historia de éxito está amenazada. España tiene planteado un desafío existencial, al que hay que responder con coraje y visión histórica. Y tenemos que responder con los votos», ha dicho respecto al desafío secesionista planteado en Cataluña. «¿Cuánto tiempo más tenemos que esperar para que se desarticule el golpe de Estado en Cataluña?«, se preguntó el ex presidente del Gobierno, quien pidió no «rendirse» ni «negociar» porque significa «un insulto a los españoles».

Estamos lejos del lío de los alborotadores y de las modas políticas estridentes», aseveró Aznar

Tras defender que el PP «está lejos del lío de los alborotadores y de las modas políticas estridentes»,  se ha felicitado del «formidable cambio en Andalucía». Al hilo de esta reflexión, defiende Aznar que si bien el PP «no ha sido suficiente para ese cambio, sin el PP es seguro que el cambio no se hubiera producido». En definitiva, «sin el liderazgo fuerte del PP, el cambio no se produce».

Recordó que hace casi 30 años cuando él tenía 37, llegó a la presidencia del Partido Popular.  Casi como Casado, con una diferencia, «es mucho más listo y sabe mucho más de política». «Ninguno de tus antecesores lo tuvimos tan difícil como tú. Sé que vas a saber responder a ese gran compromiso. Pero eres un líder sin tutelas ni tu tías, como aquí se dijo en otro tiempo: un líder como un castillo».

El anterior presidente, Mariano Rajoy, intervino este viernes sin coincidir con Aznar. Rajoy fue recibido en pie por los asistentes a este cónclave antes de conversar con la presidenta del Congreso de los Diputados y gran amiga, Ana Pastor. Se trataba de hacer un repaso de los treinta años de la refundación del PP, aunque lo que afirmó con más carga política fue que «no es bueno el sectarismo ni los doctrinarios en ninguna faceta de la vida, ni en política tampoco», otra advertencia, quizá, a Santiago Abascal y su partido, Vox cuya sombra planea por la convención del «rearme ideológico».

Lo demás fue la confesión de que «he tenido momentos en los que lo he pasado francamente mal, pero, dicho esto, me quedo con lo bueno. Lo repetiría, pero quitaría algunas cosas. Tengo la suerte de que todas las cosas malas que me pasan en la vida las olvido, lo que es muy importante porque vives feliz».

Te puede interesar

Comentar ()