Un simpatizante de Guaidó, en un guiño a los militares, en una concentración en Caracas.

Un simpatizante de Guaidó, en un guiño a los militares, en una concentración en Caracas. EFE

logo
Primeras grietas en el Ejército de Maduro

Política CRISIS EN VENEZUELA

Primeras grietas en el Ejército de Maduro

El agregado militar en Washington hace pública su lealtad a Juan Guaidó horas antes de que se movilice la oposición para difundir la Ley de Amnistia en los cuarteles

“Soldado de la patria, póngase del lado del pueblo venezolano”. El llamamiento de Juan Guaidó, el presidente “encargado”, para atraer a la causa por la democracia a los militares comienza a dar frutos. El coronel José luis Silva Silva ha sido el primero en dar un paso al frente.

Militar agregado de Venezuela en Estados Unidos, el coronel ha hecho público el sábado su reconocimiento a Juan Guaidó como presidente interino del país. En consecuencia, no va a dejar su puesto en Washington, como ordenó Maduro, después de anunciar que rompía relaciones con la Administración Trump.

“Yo, en mi posición de agregado de Defensa de Venezuela en los Estados Unidos, no reconozco al señor Nicolás Maduro como presidente de Venezuela. Reconozco a Juan Guaidó con base en lo que se establece en la Constitución”, ha declarado Silva en una entrevista telefónica con el El Nuevo Herald.

Mi mensaje es a todos los militares, a todos los que portan armas, por favor, no ataquemos al pueblo», dice Silva

“Mi mensaje es a todos los militares, a todos los que portan armas, que por favor no ataquemos al pueblo. Nosotros también somos del pueblo y ya está bueno de seguir soportando a un gobierno que ha traicionado los principios más básicos y que se han vendido a los intereses de otros países”, añadía el coronel. Silva había sido designado por Nicolás Maduro en 2014.

En Twitter se ha hecho eco el opositor David Smolanksy, coordinador del grupo de trabajo de la OEA para los migrantes venezolanos, y ha expresado la esperanza de que este acto inspire a otros militares para que se sumen a poner en marcha la transición hacia la democracia.

El propio Silva hace un llamamiento a los militares para que sigan su camino. «¡Y! Dejemos a un lado la usurpación de nuestro territorio y de nuestro poder ejecutivo. Los líderes se han hecho millonarios a costillas del pueblo. Capitanes, comandantes: tengan presentes a todos los que sufren. No se olviden que sus esposas tampoco les consiguen leche a sus hijos. No se olviden que sus mamás y sus papás no consiguen pastillas para la tensión [presión arterial]”, clamaba el oficial en su conversación con el medio de Miami.

El coronel Silva asegura en la entrevista que la mayor parte del personal diplomático venezolano comparte su opinión y cree que Maduro es «un usurpador».

“Acá es un gran porcentaje de los diplomáticos no está de acuerdo con la usurpación de Maduro, pero siempre está el temor de qué es lo que le puede pasar a la familia que tienen en Venezuela y la incertidumbre de lo que les podría pasar en un país extranjero”, ha dicho el militar.

Muy activo en Twitter, Juan Guaidó ha respondido al mensaje del coronel Silva, dándole la bienvenida.

Unos días antes del 23 de enero, cuando juramentó como presidente «encargado» Juan Guaidó, un grupo de 27 militarese de un cuartel de Cotiza, en San José, distrito de Caracas, intentaron sublevarse sin éxito. Los 27 militares fueron arrestados y acusados de estar al servicio de fuerzas de «extrema derecha».

En cuanto los vecinos se enteraron de los hechos salieron a las calles con cacerolas a solidarizarse con los uniformados. Las protestas se sucedieron un par de noches y hubo decenas de detenidos. En la jornada del 23 de enero también hubo 26 muertos en todo el país.

Soldado a soldado

El anuncio del coronel Silva se conoce horas antes de que los simpatizantes de Juan Guaidó atiendan a su llamamiento para convencer a los militares para que se unan a la hoja de ruta ya conocida para acabar con la dictadura. Son tres pasos: denunciar la usurpación, apoyar el gobierno de transición y facilitar la realización de elecciones libre y transparentes.

En su comparecencia del viernes en la Plaza Bolívar del barrio de Chacao, en Caracas, Guaidó insistió en su mensaje a las Fuerzas Armadas. “Insisto en el mensaje a las Fuerzas Armadas. Llegó el momento de ponerse del lado de la Constitución. Pónganse del lado del pueblo de Venezuela».

Guaidó en sus intervenciones habla de la «familia militar» Siempre recuerda que sabe que sufren, como todos los venezolanos, la escasez y las penurias por la crisis económica que padece el país.

Desde que decidió asumir como presidente «encargado» ha reconocido que para que el cambio tenga éxito es fundamental el apoyo mayoritario del pueblo, de las Fuerzas Armadas y de la comunidad internacional.

La cúpula del Ejército ha dado su apoyo público a Maduro. Primero el ministro de Defensa, Vladimir Padrino, expresó su respaldo al líder bolivariano por Twitter. Horas después el alto mando reunido grabó un video más contundente.

Padrino tildó a los opositores que apoyan a Guadó de “golpistas”, les acusó de actuar en coordinación con “agentes imperiales” y añadió que las Fuerzas Armadas trabajarán para “evitar a toda costa un enfrentamiento entre venezolanos”. Añadió: “Estamos dispuestos a dar la vida para defender a nuestra patria”.

Pero la cúpula militar, como la élite bolivariana, no comparte los mismos sufrimientos que los ciudadanos venezolanos. Al contrario, se han beneficiado de negocios multimillonarios durante estas dos décadas de chavismo.  Padrino figura entre los sancionados por la comunidad internacional.

Maduro, para ganarse el favor el alto mando militar, ha multiplicado el número de generales, hay más que en EEUU, mientras que la tropa vive en la miseria. De todas formas, las Fuerzas Armadas están infiltradas por cubanos y son uno de los grandes misterios en Venezuela.

De ahí que Guaidó se haya propuesto atraer a su proyecto uno por uno a los cuadros intermedios y a los soldados. Hoy domingo los venezolanos que apuesten por este cambio tienen una misión encomendada por el presidente interino. Han de dar a conocer la ley de amnistía.

Esta ley es una de las grandes apuestas de la Asamblea Nacional, órgano legislativo de mayoría opositora fruto de las últimas elecciones legislativas en las que la disidencia tomó parte, en diciembre de 2015.

La ley de amnistía y garantías constitucionales es «una gracia o beneficio de carácter excepcional» dirigida a los militares y civiles «que colaboren o hayan colaborado con la restitución del orden constitucional».

El fin es claro: hay que sumar a los uniformados. Como a los que hasta ahora han apoyado al chavismo. Este domingo es una fecha clave. Un grupo de diputados acudirán a la Comandancia de la Armada en San Bernardino, en Caracas.

Si el plan va como está previsto, la idea que Guaidó expresó el viernes era que cada venezolano pueda leer la ley, que la difundan por las redes, en persona, a los parientes, a los vecinos, casa por casa, cuartel por cuartel. Hasta que todos sepan que son bienvenidos en la nueva Venezuela.