ETA no fue el IRA. Tampoco el Tercer Reich de Hitler. Ni Euskadi es Irlanda o Alemania. Pero todos ellos tienen algo en común; haber vivido una experiencia traumática en sus sociedades. En el caso de la vasca, es la última de las tres que ha comenzado a dejar atrás los años oscuros de la violencia terrorista y emprende el camino de la reparación social. Un proceso complejo que tanto en Irlanda del Norte como en la Alemania actual y en su entorno hace años que pusieron en marcha. Ahora el País Vasco se ha propuesto aprender de ellos. Lo hará poniendo los ojos en los jóvenes, en los estudiantes a los que propondrá viajar a otros países que han vivido experiencias traumáticas como una guerra o un conflicto armado para descubrir el verdadero valor de la dignidad humana, el respeto de los derechos humanos y la ética.

El Gobierno Vasco pondrá en marcha este verano un programa piloto dirigido a estudiantes de Bachillerato, Formación Profesional y primer curso de Universidad consistente en viajes educativos a países que han atravesado por experiencias que han fracturado a su sociedad. En esta primera edición experimental los destinos elegidos han sido el campo de refugiados de Auschwitz, en Polonia, y la ciudad de Belfast, en Irlanda del Norte.

El programa, denominado ‘Etikasi’, ofrecerá a los estudiantes la posibilidad de conocer ciudades marcadas por la guerra o por conflictos como los vividos en Irlanda del Norte y la violencia del IRA. El propósito pasa por hacer reflexionar a los estudiantes no sólo en torno al respeto a los derechos humanos, sino en el respeto a la dignidad humana, el compromiso con la paz, la diversidad y la solidaridad.

El programa aspira a que los jóvenes experimenten en primera persona el impacto que este tipo de violencias tiene en una sociedad y en sus generaciones. Esta experiencia piloto se quiere ampliar en el futuro y extenderla al mayor número de jóvenes y ciudades posible.

«¿Qué son los derechos humanos?»

El programa comienza con la elaboración de trabajos previos al viaje en los que se profundizará no sólo en el fenómeno violento acaecido sino en el análisis en aspectos como la vulneración de los derechos humanos. Posteriormente, los estudiantes seleccionados llevarán a cabo la visita al destino previsto y tras el cual, a su regreso, tendrán que realizar un trabajo sobre el proceso de aprendizaje vivido.

En esta primera edición está previsto ofertar 60 plazas a estudiantes de todo el País Vasco que lo deseen. El viaje programado al campo de concentración de Auschwitz está dirigido a una treintena de alumnos de 1º de Bachillerato y tendrá una duración de cuatro días. La segunda opción, Belfast, se reserva para estudiantes de FP y de primer curso de Universidad, también con 30 plazas.

Como requisito para ser aceptado en el programa para el campo de concentración de Auschwitz se solicita la elaboración de un vídeo de entre 3 y 6 minutos en el que el alumno solicitante aborde y desarrolle la cuestión de los derechos humanos. Como referencia se traslada a los aspirantes tres preguntas posibles a desarrollar: ¿Qué son los derechos humanos?, ¿Identificas alguna vulneración de derechos humanos en tu entorno? y ¿qué dirías que tiene en común todas las vulneraciones de derechos humanos? El documento podrá tener el formato de crónica, análisis teatralizado, fotografías, etc. y será difundido a través de youtube.
En el caso de los estudiantes de FP y Universidad se les reclama una reflexión “crítica y personal” en torno a los derechos humanos -de 900 palabras-, así como una motivación de su interés por participar en el programa.