“La autodeterminación no es delito”. Con este lema partidos y entidades independentistas han convocado a decenas de miles de personas que ha recorrido la Gran Via de Barcelona desde la Plaza de España a la Plaza Universidad para protestar por el juicio a los líderes políticos del 1-O. Una manifestación con la que el independentismo ha querido recuperar el tono unitario y pacifista de las Diadas, que esta semana ha utilizado Oriol Junqueras como argumento ante el Tribunal Supremo.

Unas 200.000 personas, según la Guardia Urbana, han recorrido la Gran Vía al grito de independencia, “libertad presos políticos”, “esto no es justicia” y “Puigdemont president”.

Liderada por las entidades independentistas, la cabecera de la marcha ha contado con el presidente de la Generalitat, Quim Torra, y el Parlament, Roger Torrent, junto al Govern en pleno, además de representantes de Esquerra, PDeCat y JxCat, la CUP y representantes de los Comunes, Gerardo Pisarello y Jaume Asens, y Podemos, Jessica Albiach y David Cid.

No ha acudido la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, que ha evitado la foto con un mar de esteladas la semana que el independentismo ha hecho caer el Gobierno de Pedro Sánchez con su no a los presupuestos generales.

Mensajes a Pedro Sánchez

En el turno de intervenciones, el vicepresidente de Omnium, Marcel Mauri, ha lanzado un mensaje muy directo -y en español- al Gobierno del PSOE “es una irresponsabilidad ceder ante la ultra derecha”. En Cataluña, ha añadido, “hay una mayoría por el dialogo, un diálogo sin renuncias”.

“Aún puede instar a abogacía del Estado y a la Fiscalía a retirar todas las mentiras, sino seguirá siendo complice a la extrema dcha de vox” ha concluido Mauri.

Tras él, la presidenta de la ANC, Elisenda Paluzie, y los representantes de entidades y sindicatos independentistas convocantes han llamado a “parar el país” el próximo jueves, en la huelga general convocada por la intersindical independentista CSC, que no ha obtenido el apoyo de las grandes centrales sindicales pero si de USTEC y los sindicatos estudiantiles. Una huelga en la que los CDR podrían volver a tener una participación decisiva.

“Como en las artes marciales, este golpe de la represión lo tenemos que devolver contra el Estado español” ha advertido Paluzie, quien no ha obviado las críticas a los partidos independentistas, al recriminar que si se hubiera hecho efectiva la independencia tras el 27 de octubre de 2017 “no estaríamos aquí” con el anterior gobierno catalán en pleno respondido por aquellos hechos ante el Tribunal Supremo.

Desde el ámbito político, el republicano Gabriel Rufián ha utilizado también el castellano para asegurar que “somos una muralla contra el fascismo que campa libremente”. Rufián ha utilizado el ejemplo de los cinco agresores sexuales de “la manada” que siguen en libertad mientras los líderes del procés siguen en prisión preventiva y ha advertido que “la única pregunta es quién será el siguiente”.

Por su parte, Elsa Artadi, ha tachado de “franquista” y “autoritario” al Estado. “Creen que porque hay rehenes nos callarán” ha asegurado la dirigente de JxCat, que ha recriminado al presidente del Parlamento Europeo, Antonio Tajani, el veto a la conferencia que debían protagonizar el lunes Quim Torra y Carles Puigdemont en la Eurocámara.