Pedro Sánchez, presidente del Gobierno, ha enseñado esta noche el Guernica de Pablo Picasso, en el Centro Reina Sofía, a los líderes socialistas europeos reunidos en Madrid.

El presidente del Gobierno ha celebrado un encuentro bilateral con el líder de los laboristas británicos, Jeremy Corbyn, en el marco de la Convención que el Partido Socialista Europeo (PES) celebra en Madrid. La reunión ha tenido lugar en el Centro de Arte Reina Sofía, donde transcurre la primera jornada de la convención, y donde esta noche se desarrollará la cena de líderes socialdemócratas, con Sánchez como anfitrión.

La bilateral con Corbyn -que no ha intervenido en la convención socialdemócrata- se produce en un momento en el que el Partido Laboralista afronta una dura crisis, tras la deserción de nueve diputados en desacuerdo con la línea que éste está siguiendo en el Brexit y con el presunto antisemitismo de su entorno.

Este sábado Sánchez recibirá en La Moncloa al primer ministro de Suecia, Stefan Löfven, que ha conseguido pactar con el centro derecha para formar Gobierno, lo que ha evitado la entrada de la extrema derecha en el Ejecutivo sueco. Tras ese encuentro, el presidente español celebrará mañana bilaterales con la primera ministra de Rumanía, Viorica Dancila, que hace un año se convirtió en la primera mujer que llegaba a ese cargo en la historia de su país; con la presidenta del Partido Socialdemócrata Alemán (SPD), Andrea Nahles; y con la del Partido Socialdemócrata de Austria (SPO), Pamela Rendi-Wagner, informa Efe.

Las entrevistas de mañana tendrán lugar en el teatro Coliseum, donde Sánchez clausurará el encuentro de los socialistas europeos. En él se ha presentado el manifiesto común con el que concurren a las elecciones a la Eurocámara del 26 de mayo, para las que el PSOE no tiene todavía cabeza de lista, aunque todas las miradas se dirigen al ministro de Asuntos Exteriores, Josep Borrell.

El 28-A, un «revulsivo»

El ministro de Fomento y secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos, ha abogado este viernes por una victoria de su partido en las generales del 28 de abril que sirva como «revulsivo» contra el avance de las fuerzas reaccionarias en toda Europa, en los comicios a la Eurocámara del 26 de mayo.

«Sinceramente me alegro de que la partida empiece el 28 de abril en España, con unas elecciones generales que deben servir de revulsivo para que todos los progresistas europeos vean que entre todos podemos parar a las fuerzas reaccionarias», ha afirmado Ábalos en la Convención del Partido Socialista Europeo (PES) que se celebra en Madrid y que este sábado clausurará el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez.

Ante más de 400 representantes de partidos socialdemócratas europeos, Ábalos ha alertado de que «una tormenta perfecta se ha cernido sobre Europa» y de que ésta está amenazada por los «tifones de la involución».

El dirigente socialista ha cargado, sin nombrarlo, contra Ciudadanos, que tras «reivindicar el centro político como una especie de bandera panameña con la que navegar rumbo al éxito electoral, a la hora de la verdad, y tras no pocos cambios de rumbo, de ideas y venidas a babor y estribor ha demostrado su inconsistencia y su escasa utilidad real, más allá de como acompañantes de otros». Tras criticar que «ante el primer órdago político que les han presentado, se han destapado», ha sostenido que su «supuesta falta de pedigrí ideológico identificable ocultaba una consanguinidad con el fundamentalismo conservador y con la extrema derecha sociológica».

Ábalos ha dicho a sus colegas socialdemócratas que para hacer frente a esa «ola reaccionaria» que amenaza al proyecto europeo tienen que librar la batalla ideológica, como está haciendo el PSOE en España desde el Gobierno. En la misma línea, la vicepresidenta Carmen Calvo ha defendido que el único «parapeto» posible contra la extrema derecha es la socialdemocracia y unido a ella el feminismo.

Calvo ha llamado a «redoblar los esfuerzos» de movilización el 8 de marzo, contra el avance «peligroso y enloquecedor» de la extrema derecha, que podría convertirse en mayoritaria -ha dicho-, una vez que los partidos conservadores han «abandonado sus posiciones y se confunden» con ella. «Si el año pasado pensábamos que estábamos avanzando, solo un año después empezamos a comprobar que no está tan claro», ha advertido Calvo, a dos semanas para la celebración del Día de la Mujer.

Tras criticar que Ciudadanos haya «cedido a la primera» al cuestionamiento de las políticas de igualdad y la violencia machista de Vox, se ha mostrado convencida de que el «voto mayoritariamente progresista de las mujeres sigue siendo el parapeto contra la ultraderecha» en España y en el resto de países europeos. También ha defendido que el socialismo «es lo nuevo», frente a la «vuelta al egoísmo en estado puro», y ha advertido a los socialistas europeos de que «no cabe otra alternativa que crecer para parar el dislate que tenemos enfrente».

A lo largo de la jornada, los dirigentes del PES han coincidido en la necesidad de movilizar a la ciudadanía para que con su voto impida un avance de la extrema derecha en las elecciones de mayo.