«Hay dejar atrás los juegos y la tentación electoralista». El vicepresidente de la Generalitat y de ERC, Pere Aragonés, ha reclamado a CatEC que apoye a las cuentas catalanas pensando en el bienestar de los ciudadanos con la promesa de 1.226 millones de euros más en gasto social -un argumento que no sirvió para que Esquerra levantara su veto a las cuentas auspiciadas por PSOE y Podemos-. «No se trata de apoyar al Govern, sino el bienestar de los catalanes» ha asegurado Aragonés, que hoy ha hecho públicas las líneas generales de su propuesta de presupuesto para 2019, pese a que no ha sido aprobado por el Govern.

De hecho, el ejecutivo catalán ha optado por presentar sus cuentas sin aprobarlas ni iniciar el trámite parlamentario hasta que los comunes se comprometan a darles su voto. Así, el president Torra presentará el miércoles estas cuentas en el Parlament, donde aclarará hasta dónde está dispuesto a llegar al Govern en materia fiscal, pero esto no iniciará el trámite parlamentario de las cuentas porque no han sido aprobadas previamente por el Consell Executiu.

Aragonés ha insistido hoy en que no piensa iniciar el trámite parlamentario hasta que no cuente con los apoyos suficientes y ha ironizado que «viendo lo que ha sucedido en otras latitudes, nos ratificamos en esta estrategia».

«Hemos llegado al límite en las negociaciones con CatEC» ha argumentado el titular de Economía, «ahora que sea la ciudadanía la que decida» tras conocer «el esqueleto» de las cuentas, que el Govern ha hecho público a través de su página web.  «Precisamente porque queremos garantizar su aprobación, hemos trabajado en dos fases» ha insistido Aragonés.

Tras una primera fase de negociación con grupos predispuestos a trabajar los presupuestos, esto es, los comunes, con los que han mantenido una decena de reuniones, la segunda fase pasa por «compartirlos con la ciudadanía» en un «ejercicio de transparencia» según el Govern.

Aragonés anuncia un crecimiento del 2,5% y la reducción del paro por debajo del 10% en Cataluña

En este contexto, Aragonés ha destacado la previsión de crecimiento del 2,5% del PIB catalán para este año, por encima de la media española y zona euro. Una cuota de crecimiento que permitirá reducir el paro con la creación de 172.000 puestos de trabajo, lo que situaría la tasa de en el 9,7% a final de 2019.

El vicepresidente económico ha destacado además que las cuentas catalanas cuente con el objetivo de déficit, pese a que se trata de un «déficit injusto» porque lo fija el Estado «unilateralmente». Un escenario que permite a la Generalitat mejorar la situación de tesorería -esto es, garantizar los pagos- y pasar de su dependencia del FLA al Fondo de Facilidad Financiera (FFF) como anunciaron hace dos semanas.

Para ello, Aragonés cuenta con un generoso aumento de ingresos no financieros que ha insistido que derivan de las previsiones proporcionadas por el Ministerio de Hacienda a las comunidades autónomas el pasado julio. «Todas las comunidades han hecho su presupuesto en base a esa previsión» ha asegurado Aragonés, quien ha advertido que la «lluvia de millones» prometida por el Gobierno a Cataluña «deriva de la estricta aplicación de la Lofca».

Así, según el número dos de Esquerra «con un Gobierno del PP Cataluña habría recibido lo mismo» que lo prometido en los presupuestos del PSOE, que según el Gobierno suponían unos ingresos adicionales de 2.300 millones para esta comunidad.