Política

La investigación al comisario Villarejo se acelera: el CNI desencripta sus algoritmos endiablados

El organismo encabezado por Félix Sanz Roldán da un impulso a la investigación conocida como Tándem tras lograr descifrar los códigos encriptados que impedían acceder al material más sensible del comisario.

logo
La investigación al comisario Villarejo se acelera: el CNI desencripta sus algoritmos endiablados
El comisario Villarejo, en una entrevista con 'El Independiente' meses antes de su detención.

El comisario jubilado José Manuel Villarejo, en una entrevista con 'El Independiente' meses antes de su detención. GIULIO M. PIANTADOSI

Resumen:

El Centro Nacional de Inteligencia (CNI) ha logrado descifrar los códigos del material encriptado incautado en noviembre de 2017 al ex comisario vinculado a las cloacas del Estado, José Manuel Villarejo, por orden de la Audiencia Nacional.

Según informan fuentes de la investigación a El Independiente, el Centro Criptológico Nacional (CCN), el ente público dependiente del CNI, ha entregado al titular del Juzgado Central de Instrucción Número 6 de la Audiencia, el magistrado Manuel García Castellón, el índice cifrado que permite acceder a los casi 40 terabytes de información encriptada del comisario preso.

El Centro Nacional de Inteligencia (CNI) ha logrado descifrar los códigos del material encriptado incautado en noviembre de 2017 al ex comisario vinculado a las cloacas del Estado, José Manuel Villarejo, por orden de la Audiencia Nacional.

Según informan fuentes de la investigación a El Independiente, el Centro Criptológico Nacional (CCN), el ente público dependiente del CNI, ha entregado al titular del Juzgado Central de Instrucción Número 6 de la Audiencia, el magistrado Manuel García Castellón, el índice cifrado que permite acceder a los casi 40 terabytes de información encriptada del comisario preso.

El problema con el que se encontró el Grupo III de la Unidad de Asuntos Internos de la Policía hace más de un año cuando comenzó a analizar la amplísima documentación -interceptada al comisario en su vivienda de Avenida de España de Boadilla del Monte, en un segundo domicilio de la calle Clavel en dicha localidad y en las oficinas de Torre Picasso (Madrid)- era que los audios almacenados durante años por el agente estaban precedidos de un complejo algoritmo cifrado que impedía acceder a los mismos.

Para solucionar este problema, el anterior instructor de la operación Tándem, remitió el pasado mes de octubre al Instituto Nacional de Ciberseguridad (Incibe), dependiente del Ministerio de Economía, dichos terabytes aunque sin aparente éxito. De ahí, que a principios de año, el instructor decidiese enviar  al CCN, dependiente del teniente general Félix Sanz Roldán, el material encriptado para agilizar la investigación de la presente macrocausa.

En este segundo caso la respuesta dada por el CNI se obtuvo en cuestión de días y fue positiva: los expertos informáticos del espionaje consiguieron descrifrar en tiempo récord el endiablado índice de las grabaciones Villarejo. No obstante, las fuentes consultadas explican que el centro que dirige Sanz Roldán no ha analizado el contenido de esas grabaciones limitándose a desencriptar el código que impedía a la Unidad de Asuntos Internos acceder a las mismas.

Junto al comisario José Manuel Villarejo, en el caso Tándem se encuentran imputados los comisarios Carlos Salamanca, Marcelino Martín-Blas, y Enrique García Castaño; el ex número dos de la Policía Eugenio Pino; el ex socio de Villarejo, Rafael Redondo; y varios clientes del ex agente encubierto.