Política

Rajoy se reafirma sobre el 155: "En Cataluña se liquidó la legalidad vigente"

"Es el pueblo español el que decide lo que es España y no los representantes de una comunidad autónoma", subrayó el ex presidente del Gobierno en el Tribunal Supremo.

logo
Rajoy se reafirma sobre el 155: "En Cataluña se liquidó la legalidad vigente"
Juicio al procés: Mariano Rajoy, ante el Supremo.

Juicio al procés: Mariano Rajoy, ante el Supremo. EFE

Resumen:

La defensa de la soberanía nacional y la aplicación del artículo 155 fueron las expresiones más repetidas por el ex presidente del Gobierno Mariano Rajoy durante su declaración como testigo en el juicio del ‘procés’. “Es el pueblo español el que decide lo que es España y no los representantes de una comunidad autónoma ni el Gobierno de España ni las Cortes generales. Eso quedó meridianamente claro en todo momento y todos los interlocutores que hubo de la Generalitat sabían que mientras yo estuviera en el gobierno no se convocaría el referéndum”, señaló una y otra vez el ex jefe del Ejecutivo que defendió de forma férrea la legalidad vigente en España frente a quienes trataron de “liquidarla”. Hubo diálogo entre el Gobierno y la Generalitat pero no negociación sobre la autodeterminación. “Yo siempre he mostrado mi buena disposición al diálogo. Me vi en seis ocasiones, aparte de llamadas telefónicas, con el señor Mas, y un par de veces con el señor Puigdemont. Pero yo puse un límite al diálogo que siento reiterarlo, y es que son los españoles los que deciden lo que es España, el cumplimiento de la ley y la Constitución. No se me ocurre pensar que se pueda hacer otra cosa diferente. Me gusta dialogar, me gusta pactar pero me gustan las reglas del juego, que son fundamentales para la estabilidad, la buena convivencia y para que la gente sepa a qué atenerse”, explicó un Mariano Rajoy seguro de que cumplió con su obligación cuando disolvió el Govern y aplicó el 155.

La defensa de la soberanía nacional y la aplicación del artículo 155 fueron las expresiones más repetidas por el ex presidente del Gobierno Mariano Rajoy durante su declaración de algo más de una hora y media este miércoles como testigo en el juicio del ‘procés’. «Es el pueblo español el que decide lo que es España y no los representantes de una comunidad autónoma ni el Gobierno de España ni las Cortes generales. Eso quedó meridianamente claro en todo momento y todos los interlocutores que hubo de la Generalitat sabían que mientras yo estuviera en el gobierno no se convocaría el referéndum», señaló una y otra vez el ex jefe del Ejecutivo que defendió de forma férrea la legalidad vigente en España frente a quienes trataron de “liquidarla”.

Rajoy, que se enfrentó por segunda vez en su vida a una declaración testifical en un juicio mediático -tras su intervención en la vista oral de la trama Gürtel-, superó esta vez con holgura el trance y se presentó como un político con gran sentido de Estado. No fue recibido a su llegada al Tribunal Supremo -a las 15:45 horas- por el presidente de la institución, el magistrado Carlos Lesmes, sino por su jefa de Gabinete Ana Murillo.

Siempre he mostrado mi buena disposición al diálogo pero los españoles son los que deciden que es España»

Ya dentro del majestuoso Salón de Plenos del Alto Tribunal, ante las atentas miradas de los líderes independentistas y el tribunal compuesto por siete magistrados, el ex presidente puso de relieve que hubo diálogo entre el Gobierno y la Generalitat pero no negociación sobre la autodeterminación. “Yo siempre he mostrado mi buena disposición al diálogo. Me vi en seis ocasiones, aparte de llamadas telefónicas, con el señor Mas, y un par de veces con el señor Puigdemont. Pero yo puse un límite al diálogo que siento reiterarlo, y es que son los españoles los que deciden lo que es España, el cumplimiento de la ley y la Constitución. No se me ocurre pensar que se pueda hacer otra cosa diferente».

«Me gusta dialogar, me gusta pactar pero me gustan las reglas del juego, que son fundamentales para la estabilidad, la buena convivencia y para que la gente sepa a qué atenerse», prosiguió un Mariano Rajoy seguro de que cumplió con su obligación cuando disolvió el Govern y aplicó el 155 en 2017.

«Una situación imposible»

«Dialogar con alguien que de lo único que quiere dialogar es de ponerle fecha o discutir los términos de cómo liquidar la soberanía nacional no era posible o al menos no lo era para mi», explicó el testigo que detalló cómo «en las últimas fechas ya era muy difícil hablar con Puigdemont». El mensaje que transmitió a los ex miembros del Govern fue el siguiente: «Aquí se puede arreglar todo, pero no la liquidación de la ley y de la Constitución española, conmigo no cuenten para esto».

«Me pusieron ante una situación imposible -prosiguió- a sabiendas de que se arriesgaban a eso», dijo Rajoy, que juró decir la verdad ante el tribunal presidido por el magistrado Manuel Marchena. El ex presidente relató en que habló con mucha gente y que los líderes independentistas eran «plenamente conscientes» de que «no iba a aceptar» de ninguna manera negociar lo que implicara el no cumplimiento de la ley y de la Constitución y de liquidar la soberanía nacional.

“España es la que quieran los españoles y no una parte de los españoles», enfatizó el ex presidente del Partido Popular.

Durante su comparecencia, donde respondió a preguntas de Vox, Fiscalía, Abogacía del Estado y defensas, el expresidente del Gobierno explicó que “estaba francamenente preocupado” por el clima de violencia en Cataluña. “No era una situación normal. Me preocupaba que un Gobierno autonómica quisiera liquidar la Constitución. Y también los acosos».

Lamenta las imágenes violentas del 1-O

En ese momento, el letrado Jordi Pina –que ejerce de defensa de los ex conseller Jordi Turull, Josep Rull y el ex presidente de ANC, Jordi Sánchez- le preguntó por esos acosos. El ex presidente explicó que “muchos alcaldes del PSC” fueron acosados “como hemos podido leer en este tiempo, decir que no hubo acoso, critica o manfiestación contra alcaldes es, con perdón, estar ciego”. “Todo el mundo que quiso pudo verlo en los medios de comunicación», remachó. “He hecho todo cuanto estaba en mi mano y al final pusimos en marcha el 155; un artículo que sólo se prevé para situaciones límites».

He hecho todo cuanto estaba en mi mano y al final pusimos en marcha el 155″, explicó el ex presidente del Ejecutivo

Por otro lado, al visionarse un vídeo con imágenes de violencia del 1-O en el plenario, Rajoy lamentó las mismas y culpó íntegramente a las autoridades de la Generalitat por su responsabilidad al llamar a la gente a votar. «Yo lo lamento muchísimo todas estas imágenes, no me gustan ni estas ni otras» aunque «la responsabilidad de los dirigentes políticos está en evitar que se produzcan acontecimientos como los que se han visto aquí”. “Si se hubiese actuado cumpliendo la ley no hubiésemos visto esas imágenes ni otras imágenes parecidas”, recalcó el ex jefe del Ejecutivo.